Amazon Prime Day, el nuevo día clave para las huelgas de empleados y protestas de los clientes

Amazon Prime Day, el nuevo día clave para las huelgas de empleados y protestas de los clientes

Los trabajadores de Amazon.com Inc., que tradficionalmente se declaraban en huelga en el período previo a las vacaciones, hallaron una nueva ocasión para llamar la atención de su empleador: el Prime Day.

Casi 1,800 trabajadores de Amazon en España se declararon en huelga el lunes 16 de julio durante el Prime Day, que creció rápidamente hasta convertirse en el día de ventas más grande de la compañía a nivel anual.

Se espera que miles de empleados de la firma en Alemania cesen sus actividades por razones similares el martes 17, el segundo día de la venta de 36 horas. Los gremios que representan a los empleados de almacén, el sindicato de servicios Comisiones Obreras y Verdi, afirman que piden mejores condiciones de trabajo, salarios y beneficios de salud.

"El mensaje es claro: mientras el gigante en línea se enriquece, está ahorrando dinero en la salud de sus trabajadores", declaró la portavoz de Verdi, Stefanie Nutzenberger, en un comunicado en el sitio web del sindicato alemán.

El Prime Day, que Amazon instituyó hace cuatro años, creció rápidamente en los últimos años y ahora genera miles de millones de dólares en ventas para la compañía. El lunes, la venta comenzó al mediodía, hora del Pacífico, y casi de inmediato colapsó el sitio web de Amazon y la aplicación móvil durante aproximadamente 45 minutos. “UH-OH", decía un mensaje en la aplicación de la empresa. "Algo salió mal de nuestro lado". Amazon afirmó que estaba tratando de solucionar el inconveniente.

El problema informático del Prime Day -que pareció ser el más extendido hasta la fecha- y las huelgas de los trabajadores, se sumaron a una serie de malas noticias para el gigante en línea, que ha promocionado su evento de descuento durante semanas.

"No hay duda de que esto erosionará las ventas y disuadirá a algunos clientes de comprar", aseguró Neil Saunders, director general de la firma de investigación GlobalData Retail. "La interrupción es especialmente problemática ya que muchas de las ofertas Prime de Amazon se promueven por un período determinado, algo que podría causar una gran frustración para potenciales clientes”.

Las protestas laborales de esta semana subrayan un desafío creciente para Amazon: se enfrenta a un mayor escrutinio sobre sus prácticas laborales y de contratación en un momento en que busca agregar miles de nuevos trabajadores de almacén y crecer a una velocidad vertiginosa.

Amazon y su fundador multimillonario, Jeff Bezos, tienen una larga historia de frustrar los intentos de sindicalización en Estados Unidos (Bezos también es dueño del Washington Post, donde a mediadios de julio los empleados sindicalizados aprobaron un nuevo contrato con la empresa después de 14 meses de negociaciones tensas).

Pero en Europa, donde la sindicalización está más extendida, los gremios han estado a la vanguardia de reclamar los derechos de los trabajadores en las instalaciones de almacenamiento de la empresa, donde las demandas físicas pueden ser extenuantes y las temperaturas pueden llegar a extremos. Hasta ahora, sin embargo, la mayoría de sus esfuerzos se centraron en la crítica temporada de fiestas. En noviembre de 2017, por ejemplo, cientos de empleados en Italia y Alemania se declararon en huelga, diciendo que estaban bajo "alta presión para crear cada vez más en menos tiempo".

Una portavoz del gigante con sede en Seattle, destacó que la compañía estaba comprometida a proporcionar a los trabajadores "condiciones laborales positivas”.

"Amazon es un empleador justo y responsable y, como tal, estamos comprometidos con el diálogo, que es una parte inseparable de nuestra cultura", remarcó la portavoz Melanie Etches en un correo electrónico.

Las huelgas del Prime Day también han inspirado llamamientos generalizados a través de plataformas de redes sociales para que los compradores se sumen al boicot.

En Estados Unidos, grupos de presión están planeando una serie de concentraciones de consumidores en el exterior de los locales de Whole Foods Market, propiedad de Amazon, para protestar por la venta de mercancía nazi, confederada y nacionalista blanca a través del mercado de Amazon de terceros vendedores. También se han hecho llamados en las redes sociales para que los compradores boicoteen a Amazon durante el Prime Day, que continúa hasta el martes 17.

"La gente está exigiendo un cambio, no solo de los políticos, sino también de las empresas", destacó el Action Center on Race and the Economy en un comunicado promocionando las protestas de Whole Foods. "El objetivo de #PrimeDayofAction es crear conciencia sobre las prácticas dañinas del minorista en línea más grande del país y preguntar: ¿Hay algo que Amazon no haga por un dólar?”.

Según los organizadores de la protesta, es demasiado pronto para decir cómo las huelgas de los empleados podrían afectar los envíos en toda Europa.

"Es una prioridad de Amazon cumplir, y cumplir las promesas de entrega a nuestros clientes", afirmó la portavoz de la empresa, Etches.

Se esperaba que las huelgas de los empleados en Alemania afectaran a seis almacenes, mientras que los organizadores laborales en España informaron que cerca del 96% de los trabajadores en el almacén de la empresa en San Fernando, en las afueras de Madrid, estaban en huelga (Amazon disputó esa cifra y dijo que "la mayoría" de los trabajadores en las instalaciones españolas habían trabajado el lunes).

"Amazon es un gigante masivo: hará falta algo más que una huelga en España para sacudir su jaula", afirmó Peter Horst, fundador de la consultora de marketing CMO. "Pero al mismo tiempo, estas huelgas crean un momento para que los consumidores hagan una pausa y digan: '¿Qué está pasando aquí? Me encantan estos precios bajos, pero también estoy comenzando a sentir simpatía por estos trabajadores’".

Él y otros señalaron a Walmart, el mayor competidor de Amazon, como una advertencia. La compañía se ha convertido en el minorista más grande del mundo, principalmente al ofrecer precios bajísimos, pero también recibió críticas generalizadas por el tratamiento que brinda a sus trabajadores, algunos de los cuales afirman que han tenido que depender de los programas del gobierno para llegar a fin de mes.

Se espera que el Prime Day de este 2018 genere $3,400 millones para Amazon, por encima de los $2,400 millones estimados hace un año, según la firma de investigación minorista Coresight Research. A pesar del comienzo difícil del evento, Amazon informó que la demanda seguía siendo alta.

Amazon creó el Prime Day hace cuatro años para conmemorar el vigésimo aniversario de la compañía.

Varios otros minoristas, incluidos Target, Macy's, Kohl's y EBay, también están promoviendo descuentos durante toda la semana. 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°