A pesar de todos sus riesgos, los opiáceos no son mejores para aliviar el dolor, dice un estudio médico

Durante años, los médicos recurrieron a los analgésicos opiáceos como tratamiento de primera línea para el dolor de espalda crónico y dolores en las articulaciones. A pesar de que los peligros de adicción y sobredosis se hicieron más claros, los beneficios de la droga para aliviar el dolor se creía que justificaban sus riesgos.

Ahora los investigadores tienen datos fuertes que desafían esta visión.

En el primer ensayo clínico aleatorio para hacer una comparación entre los opiáceos y otros tipos de analgésicos, los pacientes que tomaron opioides no tuvieron mejores resultados a largo plazo que los pacientes que utilizaron alternativas más seguras.

"No hubo diferencias significativas en la función relacionada con el dolor entre los 2 grupos durante 12 meses", informaron el martes, los investigadores en el Journal of the American Medical Assn.

Según algunas medidas, las personas que usan medicamentos no opiáceos como Tylenol, ibuprofeno y lidocaína experimentaron más alivio del dolor que las personas que usan medicamentos como morfina, Vicodin y oxicodona, aunque las diferencias no fueron lo suficientemente grandes como para considerarse estadísticamente significativas. Los pacientes en ambos grupos vieron mejoras similares en su calidad de vida.

Los hallazgos arrojan dudas sobre el "enfoque estándar" de la comunidad médica para el uso de opioides para controlar el dolor musculoesquelético crónico, dijeron los investigadores.

"En general, los opiáceos no demostraron ninguna ventaja sobre los medicamentos no opiáceos que podrían superar su mayor riesgo de daños", escribió el equipo dirigido por la Dra. Erin Krebs del Centro de Investigación de Resultados de Enfermedades Crónicas del Minneapolis Veterans Affairs Health Care System.

Krebs y sus coautores dijeron que el ímpetu para su ensayo clínico fue la escalada de la crisis de opiáceos, que ahora reclama unas 115 vidas estadounidenses cada día, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. El número de muertes por sobredosis relacionadas con medicamentos recetados como la oxicodona y la hidrocodona se ha incrementado en un factor de cuatro desde 1999, según los CDC.

El ensayo - Estrategias para prescribir analgésicos y su eficacia comparativa, o SPACE, fue hecho con pacientes que fueron tratados por el VA de Minneapolis. Todos los pacientes tenían dolor en la espalda, caderas o rodillas durante al menos seis meses, y ese dolor era lo suficientemente fuerte como para interferir con sus actividades diarias y el disfrute de la vida.

Un total de 240 pacientes fueron asignados aleatoriamente al grupo opioide o no opioide. Aproximadamente dos tercios de ellos tenían dolor de espalda y el resto tenía dolor de osteoartritis en las rodillas y las caderas. La edad promedio de estos pacientes fue de 58; 87% eran hombres y 86% eran blancos.

Todos los pacientes comenzaron con niveles más bajos de medicamentos para el dolor y fueron capaces de "intensificar" su tratamiento según fuera necesario. Los medicamentos de primera línea para el grupo de opiáceos incluyeronn morfina y oxicodona; los pacientes en el grupo no opioide comenzaron con paracetamol y AINE, un grupo que incluye aspirina e ibuprofeno.

Después de un año de tratamiento del dolor, los investigadores no vieron evidencia de que los opiáceos fueran mejores que los otros medicamentos.

Utilizando una escala que calificó la gravedad del dolor de 0 a 10, los pacientes en el grupo de opioides informaron una puntuación promedio de 4,0 y los pacientes en el grupo no opioide tuvieron una calificación promedio de 3,5. En el transcurso de un año, el 41% de los que tomaron opioides experimentaron al menos un 30% de mejoría en la gravedad del dolor, al igual que el 54% de los que no tomaron opiáceos.

Las medidas de cómo el dolor interfiere con cosas como el trabajo, el sueño, el estado de ánimo y el disfrute general de la vida fueron casi idénticas en ambos grupos. En una escala de 0 a 10, el puntaje promedio fue de 3.4 para aquellos con opiáceos y de 3.3 para aquellos que no lo hicieron. Después de 12 meses, el 59% de aquellos en el grupo de opiáceos y el 61% de aquellos en el grupo no opioide informaron una mejora de al menos 30%.

Otras medidas de la calidad de vida relacionada con la salud, como fatiga general, dolores de cabeza, síntomas de depresión y función sexual, no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos de pacientes. La única excepción fue la ansiedad, que mejoró más para los que toman opioides.

Los pacientes en el grupo de opioides tuvieron significativamente más problemas con los síntomas relacionados con la medicación. Sin embargo, las hospitalizaciones y las visitas a la sala de emergencias para tratar los medicamentos para el dolor fueron similares en ambos grupos, al igual que las tasas de uso indebido de drogas.

Los autores del estudio advirtieron que estos resultados podrían no aplicarse a los pacientes con dolor en general, ya que los pacientes del Departamento de Veteranos (VE) no son representativos del país en general.

Sin embargo, los hallazgos deberían motivar a los médicos a reconsiderar el uso de opioides como tratamiento de primera línea para el dolor musculoesquelético crónico, escribieron.

"El tratamiento con opioides en comparación con los medicamentos no opiáceos no produjo una mejoría significativa en la función relacionada con el dolor en 12 meses", concluyeron Krebs y sus colegas. "Los resultados no respaldan el inicio de la terapia con opioides para el dolor de espalda crónico de moderado a grave o el dolor de la osteoartritis de la cadera o la rodilla".

El estudio fue financiado por el Departamento de Asuntos de Veteranos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group