En Los Ángeles, los homicidios han disminuido, pero los crímenes violentos aumentaron por cuarto año consecutivo

En L.A., los homicidios han disminuido, pero los crímenes violentos aumentaron por cuarto año consecutivo

En el 2017 los homicidios y la violencia con armas de fuego se redujeron en Los Ángeles, como resultado del estrechamiento de los lazos entre la policía y la comunidad, y de los esfuerzos por retirar de las calles las armas de fuego, dijeron las autoridades.

La disminución del 6% en los homicidios fue el fin de la tendencia de aumento de los dos años anteriores. Hubo 271 homicidios hasta el 16 de diciembre, en comparación con 289 del año pasado. El número de víctimas de armas de fuego también bajó un 11% desde 2016.

Hoy es mucho menos probable que los angelinos mueran asesinados que en la década de 1990, cuando los homicidios alcanzaron un máximo de 1.094 en un solo año.

Pero hay otras tendencias menos positivas en el recuento del crimen de fin de año en la ciudad. El crimen violento aumentó por cuarto año consecutivo, impulsado por un aumento del 6% en los robos y un aumento del 5% en los asaltos agravados. Los delitos contra la propiedad también aumentaron por tercer año consecutivo: un 1% más que el año pasado.

En general, los delitos violentos aumentaron un 4% en comparación con el año pasado y un 16% más que hace dos años.

El Departamento de Policía de Los Ángeles no puso a disposición a nadie para discutir las tendencias delictivas. Una portavoz dijo que nadie podía hablar sobre el tema hasta una conferencia de prensa que se llevara a cabo a fines de enero.

A principios de este año, no hubo un evento de medios similar para analizar las cifras de delitos de 2016.

En una declaración escrita, el jefe de policía de LAPD, Charlie Beck, dijo que la caída en la violencia armada se debió en parte a "estrategias enfocadas en la comunidad, la expansión de la confianza de la comunidad y el seguimiento implacable de los delincuentes".

Beck no abordó los aumentos en otros tipos de crímenes.

El alcalde Eric Garcetti, en un comunicado, dijo: "Este año pasado marcó un momento importante en nuestra campaña para acabar con la violencia armada al reducir el número de homicidios y víctimas de armas de fuego. Agradezco al Jefe Beck y al LAPD por su continuo trabajo para hacer que Los Ángeles sea la ciudad más segura de Estados Unidos".

Kevin Orange, un residente de Westmont que trabaja para reducir la violencia de las pandillas, dijo que las pandillas rivales están construyendo relaciones cada vez más extensas entre sí. Él atribuyó la disminución de los homicidios y tiroteos no fatales a esas redes.

"Antes, tomaban sus armas. Ahora, están tomando el teléfono y haciendo una llamada telefónica ", dijo Orange.

En 2016, una oleada de homicidios y tiroteos a principios de año llevó al Departamento de Policía de Los Ángeles a enviar más pelotones de oficiales élite de la División Metropolitana al sur de Los Ángeles.

Este año, la situación se estabilizó. Pero mientras los homicidios disminuyeron, los robos continuaron aumentando. A principios de este mes, el LAPD celebró una conferencia de prensa para analizar un aumento del 30% en toda la ciudad en robos de teléfonos celulares.

"Mantén la cabeza en alto y abajo el teléfono", dijo el capitán Rafael Ramírez de la 77ª División. "En el autobús, en el tren, caminando por la calle: guarde su teléfono, tenga en cuenta su entorno y deje de exhibir su teléfono".

En una reunión de la Comisión de Policía a principios de este mes, Beck dijo que el aumento de las agresiones agravadas se debió en parte a los ajustes constantes en la clasificación de los delitos, un tema que surgió por primera vez en una investigación del 2014 que encontró que el LAPD clasificó erróneamente miles de agresiones agravadas como ofensas menores, reduciendo artificialmente la tasa de delitos violentos de la ciudad.

Los aumentos en algunos tipos de crímenes no se limitaron a las áreas más violentas de la ciudad. En la división de Wilshire, por ejemplo, que incluye Fairfax, Hancock Park y vecindarios cercanos, los robos aumentaron un 17% y los robos aumentaron un 16%. En el área de Topanga, los robos aumentaron en un 14% y el robo de automóviles en un 9%.

En un parque cerca de La Brea Tar Pits, algunos residentes de Los Ángeles dijeron que no les preocupaba mucho el crimen.

Pero Remy Bender, de 41 años, que ha vivido en el área durante 20 años, dijo que nunca se siente segura. Un aumento en la población desamparada la hace sentir incómoda, dijo.

"Siempre estoy pensando que algo me va a pasar", dijo.

El área de Watts, por su parte, no vio la caída en la tasa de homicidios como en la mayoría de los otros lugares de la ciudad.

Eddie Lewis, de 58 años, parado frente a su casa en West 105th Street y señaló hacia la calle y un callejón. Dos homicidios ocurrieron en esos lugares el año pasado, dijo Lewis.

"Hay demasiados tiroteos que involucran a niños pequeños", dijo.

 

En las áreas patrulladas por el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, la violencia y los robos a la propiedad cayeron este año en un 5%, después de dos años de aumentos.

Las pérdidas económicas disminuyeron en unos 20%, impulsadas en gran parte por una disminución en las muertes relacionadas con pandillas.

Compton registró 39 homicidios en 2016, en comparación con 21 hasta el 30 de noviembre de este año. “De esto podemos atribuirnos el mérito de ser proactivos, estar afuera, trabajar con la comunidad, participar en actividades de intervención, trabajar en las escuelas ", dijo el Sheriff Jim McDonnell sobre la tendencia de homicidios en una conferencia de prensa el jueves.

McDonnell también citó el operativo Operation Safe Streets de la unidad antipandillas del departamento, para aminorar la actividad de pandillas.

El Departamento del Sheriff dirige las cárceles del condado y patrulla las calles de áreas no incorporadas y ciudades como Lakewood, Lancaster y West Hollywood.

McDonnell dijo que las reformas de la justicia penal -Proposición 47 y la AB 109- que fueron diseñadas para reducir la población carcelaria y de prisiones han resultado en más personas en las calles cometiendo crímenes para apoyar su adicción a las drogas, pero no ha habido un aumento en los programas de tratamiento, dijo.

Los defensores de las medidas dicen que no hay evidencia de que hayan generado más delitos. A principios de este año, el condado de Los Ángeles recibió casi $ 40 millones de un fondo de la Proposición 47 para tratamiento de drogas y salud mental, así como programas de reingreso a prisión, dijo Will Matthews, gerente de asuntos públicos de Californians for Safety and Justice, que patrocinó la propuesta.

En un par de estudios publicados este otoño, Mike Males, investigador en el Centro de Justicia Juvenil y Criminal, argumentó que los cambios en la ley no son responsables del aumento del crimen porque las tendencias delictivas varían ampliamente tanto en el condado de Los Ángeles como a nivel estatal.

Las variaciones, incluidos los grupos del crimen organizado y las condiciones económicas, son una explicación más probable, dijo. "Por supuesto, la policía es culpada cuando el crimen aumenta, y no creo que esté justificado en la mayoría de los casos", dijo.

En San Francisco, la delincuencia aumentó un 11% hasta el 30 de noviembre, con homicidios aumentando en un 14% y robos de vehículos en un 26% en comparación con los datos de 2016.

Oakland vio un aumento del 1% en el crimen este año. Los homicidios y el crimen violento disminuyeron, pero los robos aumentaron un 21%.

Craig Lally, presidente del sindicato que representa a los oficiales de LAPD, señaló la escasez crónica de personal como una razón por la cual el crimen ha estado subiendo en Los Ángeles. .El departamento debe agregar al menos 2.500 oficiales a su fuerza de 10.000 personas, dijo Lally. "Estamos trabajando en el problema de las personas sin hogar, ese es siempre nuestro problema, como lo es el problema de las enfermedades mentales", dijo Lally. "Nos encargan hacer demasiado con muy pocos recursos".

 Los programas de policía comunitaria, combinados con estrategias coercitivas para sacar las armas de las calles, han ayudado a reducir los homicidios, dijo Steve Soboroff, presidente de la Comisión de Policía de Los Ángeles, -el  cuerpo de gobierno civil de LAPD-. Pero construir confianza entre los residentes latinos de la ciudad es cada vez más difícil debido a las estrictas políticas de inmigración de la administración Trump, dijo Soboroff.

Dijo que las causas fundamentales del crimen -pobreza, escuelas superpobladas y drogadicción- están más allá de las cosas que el departamento de policía puede resolver. “Al final de cuentas no se trata de la policía", dijo Soboroff. "Se trata de servicios insuficientemente atendidos, y que no reciben el financiamiento suficiente".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°