Charlie Beck anuncia su retiro, terminando anticipadamente su mandato como jefe de LAPD

Charlie Beck anuncia su retiro, terminando anticipadamente su mandato como jefe de LAPD

Charlie Beck, hijo de un oficial de policía cuya propia carrera en el Departamento de Policía de Los Ángeles abarcó cuatro décadas, anunció el viernes que no concluirá su segundo mandato, ya que se retirará este verano, terminando un período de ocho años como jefe de policía.

Beck hizo el anuncio abruptamente durante una conferencia de prensa el viernes junto al alcalde Eric Garcetti, en la que se hablaba sobre las tendencias delictivas de la ciudad.

Al jefe se le pusieron los ojos llorosos mientras hablaba sobre su decisión, y le dio una palmadita en la espalda a Garcetti. El momento fue correcto por muchas razones, dijo Beck, ya que sentía que los líderes indicados de la ciudad estaban en su lugar para elegir entre una "gran generación de líderes". Y, dijo, podría pasar más tiempo con su familia, particularmente con sus nietos.

"Uno de los secretos de la monta de toros es saber cuándo bajarse del toro", dijo Beck. "Y creo que este es el momento adecuado para salir del toro".

Beck renunciará el 27 de junio, en su cumpleaños 65. Él planea trabajar hasta el final, dijo, renunciando a la posibilidad de tener un jefe interino.

Tomó posesión como jefe en 2009, fue designado por el entonces alcalde Antonio Villaraigosa y contó con el respaldo de los defensores de los derechos civiles y de base. Fue la culminación de una carrera inesperada para Beck, quien inicialmente aspiraba a ser un corredor de motocross profesional antes de convertirse en un oficial de policía.

La profunda historia de Beck con el LAPD -más de 40 años como oficial, dos de sus hijos y su padre en la fuerza- ha influido en su visión a menudo paternalista del departamento y sus oficiales.

"No soy miembro de LAPD. Soy el LAPD ", dijo el viernes. "Es mi ADN".

Se unió al departamento durante una era sorprendentemente diferente de la policía, convirtiéndose en oficial justo un año antes de que Daryl F. Gates tomara posesión como jefe, un nombre que para muchos es sinónimo del duro y cargado de un pasado de prejuicios raciales.

La carrera de Beck terminará en un momento en que se espera que los oficiales sean guardianes, no guerreros, y que la policía busque relaciones fuertes y de confianza con sus comunidades.

Beck ha sido testigo de algunos de los momentos más decisivos en el pasado de LAPD: los disturbios que estallaron después de que los oficiales que golpearon a Rodney King fueron absueltos, el escándalo de corrupción de Rampart, entre otros.

A medida que Beck ascendía, dejó su huella al rehabilitar la División Rampart plagada de escándalos y forjar mejores relaciones con los residentes mientras supervisaba a los oficiales en South L.A.

"Conozco los fantasmas y la gloria del pasado de este departamento de policía", dijo cuando asumió como jefe. "Hubo fallas, [veces cuando] no nos elevamos a nuestra capacidad, no hicimos lo que deberíamos haber hecho en algunos casos. Esos son los fantasmas. Pero la gloria del departamento se refleja en el liderazgo de mi padre, su capacidad para trabajar con las personas y su capacidad para comprender la policía comunitaria antes de que fuera un concepto popular".

Beck heredó una situación fiscal desalentadora cuando se convirtió en jefe, y se ganó el respeto mientras guiaba al departamento a través de recortes presupuestarios que prácticamente eliminaban el dinero extra.

Él ha visto sus propios desafíos como jefe, incluyendo un aumento obstinado en los índices de delincuencia.

Después de un primer mandato estable, Beck se enfrentó a preguntas difíciles por parte de los comisionados de policía que sopesaron su renovación en 2014. En su lista de problemas se encontraba su aprobación de la compra de un caballo para su hija por parte de los LADP y la disciplina de los oficiales que muchos consideraron inconsistente y demasiado indulgente .

Más recientemente, Beck ha liderado el LAPD durante otro momento de transformación en el control policial. Los Ángeles no ha sido inmune a la protesta nacional sobre cómo los oficiales usan la fuerza, particularmente contra los hombres negros. La ciudad ha visto protestas por disparos de la policía aquí y críticas feroces al LAPD por parte de algunos miembros locales del movimiento Black Lives Matter.

Al igual que las agencias en todo el país, el Departamento de Policía de Los Ángeles ha trabajado para reducir los tiroteos cometidos por oficiales a través de capacitación y políticas renovadas, y ha lanzado nuevas tecnologías como cámaras corporales con la esperanza de generar confianza pública.

No está claro quién reemplazará a Beck como el próximo jefe de policía de la ciudad, un trabajo que una vez dijo que no debería eclipsar al LAPD en su conjunto.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°