Indigente construye su ‘hogar’ bajo un puente, las autoridades se lo quitan, pero él lo vuelve a construir

Un desamparado construye su 'hogar' bajo un puente, las autoridades se lo quitan, pero lo vuelve a construir

Ceola Waddell Jr. tiene lo que puede ser el más impresionante alojamiento que cualquier otro hombre sin hogar en Los Ángeles.

Un video tour de su sofá cama y el 'loveseat', inodoro de porcelana y funda cebra-piel ha sido visto 1.4 millones de veces en Facebook. Sus admiradores hacen peregrinajes a la franja alineada por una tienda de campaña debajo de la Autopista 110 cerca del Coliseo - él lo llama “Paradise Lane” - para reírse y tomar selfies.

Sus cuartos son tan espaciosos que otro hombre sin hogar le está pagando 25 dólares por semana para alquilar una tienda de campaña, intercalada entre la “habitación de huéspedes” y un tercer colchón y cabecera. Waddell, que también se hace llamar “Mr. Dice”, lo llama su “Airbnb”.

“Yo estaba caminando y vi el letrero, ‘En renta’”, dijo el inquilino, Anthony García, de 39 años.

Pero lo que le encanta a los seguidores de Waddell no le sienta bien a la ciudad, cuyas tripulaciones de saneamiento han desmantelado y cargado dos veces su trabajo manual. La semana pasada, los trabajadores retiraron una nevera con una “abundancia de alimentos podridos”, “materiales explosivos” y otros artículos insalubres, dijo Elena Stern, portavoz de la Oficina de Saneamiento.
Sus cuartos son tan espaciosos que otro hombre sin hogar está pagando a Waddell $ 25 por semana para alquilar una carpa. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

Dos días después, Waddell había rescatado de la basura la ropa desechada en el barrio y reconstruyó la mayor parte de la instalación, con figuras de flores que incluyen maceteros de cerámica con orquídeas de papel, una tabla para surfear y un carrito de perros calientes.

“Me niego a permitir que la ciudad me venza a lo que piensan que es el perfil de una persona sin hogar, que vive en una caja de cartón”, dijo Waddell, de 59 años. “Esto debería ser un lugar muy conocido”.

El estancamiento en el conflicto entre Waddell y la ciudad se produce un año después de que los líderes electos pidieron que se declarara un estado de emergencia sobre la falta de vivienda, con los campamentos que despertaron pasiones políticas que todavía se mantienen en muchos vecindarios.

Los planes para personas sin hogar dados a conocer  en febrero por la ciudad y el condado estimularon este mes  la aprobación de los votantes de una emisión de bonos por 1,200 millones de dólares para financiar nuevas viviendas para personas sin hogar. Pero la construcción tardará 10 años y, mientras tanto, la vivienda para desamparados se está moviendo lentamente.

Los equipos de saneamiento reciben entre 100 y 200 reportes de campamentos por semana, y los números siguen creciendo.
“Nuestra principal prioridad siempre es sacar a las personas desamparadas sin hogar de las calles y ofrecerles una vivienda”, dijo Tom Waldman, portavoz de la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles.

La portavoz del alcalde Eric Garcetti, Connie Llanos, dijo: “Sabemos que ninguna de estas estrategias resolverá nuestra crisis de la vivienda durante la noche a la mañana, pero el alcalde Garcetti está comprometido a asegurar que la crisis se resuelva lo más rápido posible”.

Stern dijo que Waddell rechazó servicios para personas sin hogar, incluyendo vivienda temporal. Waddell declinó hablar con el concejal Curren D. Price Jr. cuando él visitó los campamentos de desamparados que viven bajo puentes de autopistas en su distrito del Sur de Los Ángeles, dijo la portavoz de Price.

“Ha habido una gran cantidad de preocupaciones de seguridad y salud pública de los vecinos de la zona, así como de la Policía de Los Ángeles y el Departamento de Saneamiento”, dijo la portavoz, Angelina D. Valencia.

Waddell insiste en que quiere vivienda, señalando que un coche recientemente se salió de la autopista, atrapando a una mujer sin hogar donde dormía, y ​​dos hombres con una pistola intentaron robarle cuando dormía. “Esto no va a ser el final de mi vida”, dijo.

Waddell dijo que se había quedado sin hogar por primera vez a los 14 años en Memphis, Tennessee, donde la policía lo apodó “Dice” porque no corría cuando terminaban los juegos de dados. Es el séptimo de ocho hijos de una madre alcohólica. Sus hermanas trataron de convertirlo en el príncipe del cuento de la Cenicienta para limpiar sus desordenes.

Él cantó canciones de soul en un bar antes de llegar en Los Ángeles en 1983, donde hizo un pequeño cambio en su vida como vendedor de la ropa, antes de decidir que él no podría trabajar para otros. Se movía entre las calles y los hoteles de “pago por semana”, dependiendo del éxito de varios trabajos y empleos de ventas, incluyendo, brevemente, las ventas de drogas. Dijo que, durante 10 años, vivió con una novia, pero cuando ella murió, perdió la mitad de sus ingresos, aterrizó de nuevo en Skid Row y hace seis meses llegó a donde está ahora.

Su fama en Internet lo ha estado rejuveneciendo, dijo Waddell, así como su nuevo talento para la decoración de interiores: “Me gusta la exageración, como a cualquier otra persona”.

El sábado, “Mr. Dice” arrastraba su crucero de playa, remolcando un carrito de compras que llevaba una bañera que rescató de entre un montón de chatarra.

“Este es mi jacuzzi,” dijo.

Un Mercedes, un BMW y un Lexus se detuvieron frente a su campamento para entregarle folletos de repartición de tamales y cenas de pavo cocinado en casa, antes del Día de Acción de Gracias. Estas actividades alimentarias de base, a menudo dirigidas por iglesias, han sido otro punto doloroso para la ciudad y funcionarios de servicio para los desamparados, porque ellos generan y les hace la vida más fácil para mantenerse en la indigencia. Algunos vecinos dicen que la gente se está escondiendo en las carpas para traficar drogas o dirigir redes de prostitución.

Rose Sanders, quien llegó a distribuir zapatos gratis, dijo que ella estuvo sin hogar hasta 2014, y la gente está realmente necesitada. “La gente aquí es realmente gente sin hogar”, dijo Sanders. “No es una transición fácil.

Al día siguiente, cuando los aficionados de los Rams entraron al Coliseo, el espacio de ‘Dice Dog’ se abrió para los negocios.

“Perros Calientes de Dice, ¿qué vas a hacer cuando el perro te muerda?, grita Wadell o “Mr. Dice”, quien lleva puesto un sombrero de copa blanco, chaqueta de jefe de cocina y guantes de celofán, cantó cuando cortaba pimientos y cebollas que cocinaban en la parrilla caliente de una estufa de propano.

José Padilla, de 28 años, de Colton, y Juan Villa, de 23 años, de Riverside, descansaban en los sofás con unas cervezas de gran tamaño, alabando los precios de Waddell: $2.50 por perro caliente.

“Tonto, en la sala de cine un pequeño hot dog cuesta $6”, dijo Villa a su amigo.

Los vecinos de casas cercanas vinieron a fumar un cigarro o quedaron en organizar una barbacoa más tarde con Waddell. Algunos padres llevaron a sus hijos,  y otros transeúntes le gritaron palabras de ánimo.

 “¡Esto una casa entera!” dijo un niño.

“Todavía no entiendo lo que es tan fascinante sobre este lugar”, dijo Waddell. “Decidí que quería vivir como todo el mundo, hacerme algo agradable que quería volver a casa.

“Si estuviera en el Ártico, me haría en un iglú”.

Si desea leer la nota en inglés, haga un clic aquí.

Traducción: Jorge Macías

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°