Nevadas y tormentas se avecinan en California; se esperan siete pies de nieve en algunas zonas

Tormentas y nevadas hacen estragos; se esperan siete pies de nieve en algunas zonas de California

Una serie lenta de potentes tormentas de invierno dieron al norte de California la oportunidad de lidiar el lunes con las inundaciones generalizadas, mientras que al mismo tiempo se evalúa cómo toda esa humedad está alterando el estado que hasta hace poco presentaba una imagen de sequía.

Unas pocas tormentas por sí solas no darán fin a una sequía de seis años, pero cada vez hay más indicios de que el llamado río atmosférico está afectando dicha imagen.

Funcionarios del estado liberaron agua del embalse del lago Folsom y de varios otros lagos como medida de control de inundaciones. Además, por primera vez en 11 años, las compuertas del río Sacramento fueron abiertas el lunes por la mañana, liberando una corriente de agua del Yolo Bypass, una de las áreas de drenaje diseñadas para evitar inundaciones. El Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) advirtió a los agricultores de esa región que protegieran el equipo agrícola y el ganado.

Se espera que la inminente tormenta genere siete pies de nieve en las elevaciones más altas. Al final de la semana, el total de nieve para todo el año se contabilizará hasta en 20 pies. Eso significa un monto generoso a la nieve de la Sierra Nevada, un suministro de agua importante en la primavera y el verano para las granjas y las ciudades de California.

El lunes, el nivel de la nieve se encontraba en un 126% de su promedio considerando la época del año, según el Departamento de Recursos Hídricos de California.

"No hemos visto un evento de esta magnitud en al menos una década", dijo Mike Anderson, climatólogo.

Las tormentas durante el fin de semana fueron relativamente cálidas, lo que significó que los niveles de nieve se mantuvieran altos, aunque parte de esta se derritió bastante rápido, creando ríos furiosos - e inundaciones - en toda la región.

Pero las próximas rondas de tormentas serán más frías, lo que significa que más nieve se quedará sólida. Una buena noticia para los sistemas de recolección de agua del estado, que dependen de la nieve que queda en la Sierra Nevada para la primavera.