Subir a una montaña rusa podría ayudar a eliminar cálculos renales

Subir a una montaña rusa podría ayudar a eliminar cálculos renales

Pregunte a cualquiera de los 300,000 estadounidenses que, en un año, desarrollan cálculos renales: ‘¿Qué ocurriría si el dolor insoportable de eliminar esos pequeños demonios pudiera prevenirse subiéndose a una montaña rusa durante tres minutos, con los brazos al aire? ¿Lo harías?’ Claro que sí, la mayoría de ellos lo haría.

Una investigación médica inspirada en extraños y notables relatos de pacientes y conducida por un urólogo de la Universidad Estatal de Michigan descubrió que montar una montaña rusa de mediana intensidad, tales como Big Thunder Mountain Railroad, de los parques Disney, puede dar como resultado la eliminación indolora de cálculos renales pequeños, e incluso de algunos más grandes.

Para obtener mejores resultados es conveniente viajar en la parte trasera, donde -los aficionados a las montañas rusas parecen estar de acuerdo- la emoción es mayor.

Independientemente del volumen de los cálculos y de su ubicación, los resultados reportados el domingo en la revista Journal of the American Osteopathic Association muestran que sentarse en la parte posterior de una montaña rusa dio por resultado una eliminación promedio del 63.89%. Quienes ocuparon asientos en el frente registraron una tasa más modesta, del 16.67%.

Uno podría preguntarse, ¿en qué reino mágico alguien piensa en llevar adelante este tipo de investigación? El Dr. David D. Wartinger, profesor emérito de la Facultad de Medicina Osteopática de la Universidad Estatal de Michigan, inició el estudio luego de que una serie de pacientes reportara algo que era demasiado extraño de creer: luego de haber montado en Big Thunder, de Walt Disney World -en Orlando, Florida-, estos pacientes señalaron que sus cálculos renales habían sido eliminados de forma indolora a través del estrecho conducto de la uretra. En un caso, un paciente le dijo a Wartinger que eliminó una piedra después de cada uno de sus tres paseos consecutivos en la montaña rusa.

Con un modelo del riñón de un paciente impreso en 3-D, el especialista y sus colegas implantaron tres cálculos renales de varios tamaños en los conductos superior, medio e inferior del modelo, de silicona transparente. Dos de esas formaciones minerales, que se forman a medida que los riñones filtran residuos de la circulación sanguínea, eran pequeños o moderados, de entre 4.5 y 13.5 milímetros. Ambos podían pasar a través del conducto que va a la vejiga sin incidentes, pero también podían causar dolor y malestar considerable. La tercera formación medía 64.6 mm; un tamaño que no podría ser evacuado sin un procedimiento médico.

Los investigadores obtuvieron permiso de Walt Disney World en primer lugar, y luego ocultaron el modelo de riñón en una mochila que llevaron 20 veces al Big Thunder, con diferentes posiciones de asientos -delanteros y traseros-.

Luego de analizar la ubicación de los tres cálculos al final de cada viaje, los investigadores llegaron a la conclusión de que “los hallazgos apoyaban la evidencia anecdótica de que un paseo en una montaña rusa de moderada intensidad podría beneficiar a algunos pacientes con cálculos pequeños”, afirmó Wartinger. Con el cálculo de gran tamaño, la posición inicial de éste afectó la probabilidad de su eliminación durante la travesía, pero de todas formas, dos de cada tres veces fue eliminado.

“Mucha gente de los EE.UU. vive cerca de un parque de diversiones que contenga una montaña rusa con características capaces de eliminar los cálculos renales en pocas horas”, escribió Wartinger y su coautor, el Dr. Marc A. Mitchell, de Doctor’s Clinic, en Poulsbo, Washington.

La terapia con montañas rusas podría ser un buen tratamiento preventivo para aquellos que tienen alto riesgo de desarrollar cálculos obstructivos, señala el informe. Ambos médicos sugieren que los pacientes que han tenido cálculos en el pasado, o mujeres que han sufrido esa condición y están pensando en quedar embarazadas, pueden considerar un viaje o dos en montañas rusas, como una forma de despejar cualquier pequeña piedra remanente antes de que se hagan más grandes.

Los pacientes con cálculos renales sometidos a una litotricia también pueden considerar subirse a una montaña rusa para ‘terminar el trabajo’, señalaron.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°