Capitana de Santee High encuentra distracción en el atletismo durante tiempos difíciles

Eric Sondheimer
Contact ReporterVarsity Times Insider

En una tarde caliente esta semana en Woodland Hills, la mezcla única de gente que vive en el Sur de California  estaba en todo su esplendor.  

Jóvenes de diversas razas y de todos los tamaños, nacionalidades, corrían por los cerros de Pierce College, negándose a dejar que el calor y las tres millas de distancia les permitiera llegar a la meta final en las preliminares del campeonato de atletismo City Section.

Un niño cayó al suelo mientras cruzaba la línea de meta, aunque se recuperó después de tomar una botella de agua. Una niña luego cayó y vomitó. Otro niño comenzó a caminar  llegando casi a la meta, delirando. Los participantes estaban dando todo.  

Pero Jennifer Pérez de Santee High no se detuvo. Su cabello negro y amarrado se movía de arriba hacia abajo.

Pérez, una estudiante de último año en la preparatoria con un promedio de 4.0, es la capitana del equipo que podría ganar el campeonato femenil City Section División II.  

También es indocumentada, pues sus padres se mudaron aquí  de México cuando tenía ocho años.  

Pérez visitó Washington, D.C. el verano pasado cuando participaba en una competencia de cocina y recuerda haber visto los impresionantes edificios de Lincoln Memorial y la Casa Blanca.  

Una noche antes de la competencia, vio las elecciones por televisión antes de ir a dormir a las 9 p.m., sin saber quién había ganado la presidencia.  

Despertó a media noche y se dio cuenta que Donald Trump había ganado.

 “Fue sorprendente”, dijo.  

Sus miedos e incertidumbre sobre el futuro de los inmigrantes indocumentados viviendo en California hicieron más difícil que volviera a dormir.

Durante su campaña, Trump prometió deportar alrededor de 11 inmigrantes indocumentados que residen en Estados Unidos. También se espera que no apoye una orden ejecutiva del presidente Barack Obama que le daría a ciertos  inmigrantes indocumentados un permiso temporal en el país.  

“Estoy segura que hay muchos estudiantes como yo”, dijo.  

Se estima que 30% a 40% de los 643,400 estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles sean hijos de familias con varios tipos de status en el país, de acuerdo a CARECEN, una organización que ayuda a inmigrantes, en especial a centroamericanos y mexicanos.

 Steve Zimmer, presidente de la Mesa Directiva de la Educación, dijo en un comunicado el miércoles que “sabemos que hay sentimientos de miedo y ansiedad, especialmente en nuestras comunidades más vulnerables. El Distrito está proveyendo apoyo adicional a aquellos que lo necesiten”.

El correr podría ser una buena cura para calmar los varios tipos de ansiedad y la competencia en los deportes provee ese medio que ayuda a la gente a distraerse de otros retos en la vida.  

“Fue una distracción muy grande”, dijo Pérez sobre su participación en el equipo de atletismo durante una semana difícil.   

El City Section es una de las bastiones de pureza cuando se trata de los participantes, con atletas que dan su máximo esfuerzo, por sus compañeros y por sí mismos.

Hay tantas historias de corredores que en su clase de educación física encuentran su amor por correr y también a un grupo nuevo de amigos.  

“Esta gente se convierte en amigos de toda la vida”, dijo el entrenador de Bravo High, Rob Russell. “Es tan especial”.

Nadie sabe lo que suceda con la política de inmigración, pero Pérez está agradecida por las oportunidades que tiene. Estudia mucho, entrena duro. Ayuda a otros al ser tutora.  

“Estoy orgullosa de estar aquí”, dijo.  

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
74°