Marchan en contra del matrimonio del mismo sexo; ‘tenemos el derecho a defender nuestros valores’

Marchan en contra del matrimonio del mismo sexo; ‘tenemos el derecho a defender nuestros valores’

Miles de personas que rechazan el matrimonio igualitario, entre ellas el arzobispo católico de Tijuana, se reunieron para manifestar en la ciudad este sábado en contra de la reforma constitucional propuesta por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, que favorecería el derecho de las parejas a casarse con independencia de su identidad de género u orientación sexual.

La marcha hacia el Ayuntamiento, realizada por la mañana, fue una de las muchas protestas que tuvieron lugar en México el sábado último y que, en total, reunieron a cientos de miles de ciudadanos en todo el país. Las protestas se sucedieron poco después de una serie de victorias legales obtenidas por los defensores del casamiento igualitario.

El matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en la Ciudad de México y en nueve de los 31 estados de ese país. La Corte Suprema mexicana dictaminó el año pasado que las prohibiciones estatales sobre el matrimonio igualitario son inconstitucionales, pero esa decisión no invalida automáticamente la negativa de cada estado. En medio de la espera por los cambios legales de las 22 prohibiciones restantes, las parejas del mismo sexo pueden casarse si consiguen una orden personalizada por parte de un juez federal.

En Tijuana, quienes participaron de la pacífica protesta del sábado coreaban “Viva la familia natural”, mientras caminaban en una gran marea humana que se extendió por varias cuadras a lo largo del Paseo de los Héroes, a través de la Zona del Río. Los participantes eran personas de todas las edades y provenientes de todas las áreas de la ciudad, muchos de ellos pertenecientes a parroquias o congregaciones cristianas o evangélicas.

“El matrimonio es entre un hombre y una mujer, con el propósito de la procreación”, afirmó Ariadna León, de 39 años de edad, madre de dos niños y residente en la zona de Ampliación Guaycura, al este de Tijuana. “Pedimos respeto por el núcleo de la sociedad, que es la familia”.

La manifestación fue organizada por el Frente Nacional para la Familia. Ricardo Cano Castro, vocero en Baja California de dicha coalición, afirmó que recibió el apoyo de cerca de 1,000 grupos, entre ellos escuelas, orfanatos y organizaciones antiabortistas. La Iglesia Católica ha apoyado abiertamente la causa y alentó a sus fieles a unirse a las protestas el sábado, pero sus líderes han insistido en que la Iglesia no fue el organizador de los eventos.

La cuestión es delicada, puesto que los defensores del matrimonio del mismo sexo acusan a la jerarquía de la iglesia de violar las leyes mexicanas que estipulan la separación entre el credo religioso y el estado.

“Está muy claro cómo se utilizan estas organizaciones de la sociedad civil para promover las posiciones de la iglesia”, señaló Alex Ali Méndez, abogado que lleva adelante la batalla legal en México en nombre de las peticiones de casamiento de parejas del mismo sexo. Si bien existe en ese país la libertad de expresión, “los estándares para ella son diferentes cuando se ejercita por parte de grupos religiosos y por quienes participan en el culto público”, aseguró Méndez.

Andrés Cruz, presidente de la Comunidad Cultural de Tijuana LGBTI, un grupo que apoya el matrimonio del mismo sexo, afirmó que los manifestantes “están creando odio, y esto conduce a la violencia física” contra las personas de las comunidades homosexuales, lesbianas, bisexuales, transgénero e intersexuales.

Entre los manifestantes en la pacífica marcha de Tijuana se dio cita el arzobispo católico de la ciudad, Francisco Moreno Barrón, junto con su predecesor, Rafael Romo Muñoz, quien marchó a su lado.

La Arquidiócesis de Tijuana fue mencionada en una denuncia presentada la semana pasada en el Ayuntamiento de Tijuana por la organización de Méndez, México Igualitario, y la Comunidad Cultural de Tijuana LGBTI. La queja elevada al Ministerio del Interior mexicano acusa al arzobispo de violar la Constitución de México al incitar públicamente a la participación en protestas.

“Tenemos el derecho de defender nuestros valores”, señaló Moreno en una homilía reciente, mientras hablaba de su intención de unirse a la marcha en Tijuana.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°