Crimen y niños, casos difíciles de olvidar para investigadores del LAPD

El Departamento de la Policía del LAPD investiga cientos de casos de pornografía infantil al mes

Envueltos por la oscuridad de la madrugada, los investigadores armados se dirigieron  hacia el apartamento de Mid-City localizado en St. Elmo Street. Uno de los oficiales avanzó directamente hacia una puerta ubicada en el primer piso y la golpeó, gritando para que la abrieran.

Del otro lado de la puerta, un joven desesperado estaba escondiendo un iPad con 80 imágenes descargadas de pornografía infantil en uno de los cojines de un sofá, un detective diría más tarde.

 Momentos después, Abraham Escoto de 19 años de edad, su padre y su tío estaban parados afuera. El joven con cabello despeinado se había mudado recientemente a Los Ángeles desde México para vivir con su padre.

Ahora enfrenta acusaciones que dicen que ha intercambio pornografía infantil a través del Internet con una persona en Rusia.

Escoto les dijo a los investigadores que nunca tocaría a un niño.

La unidad de Delitos contra los Niños a través del Internet del Departamento de Policía de Los Ángeles expide alrededor de 300 órdenes judiciales cada año en busca de los sospechosos de pornografía infantil. En un edificio de Long Beach, 11 oficiales revisan un promedio de 350 casos de pornografía infantil al mes.

Los detectives dicen que muchos adolescentes comparten fotografías o video de desnudos, contribuyendo involuntariamente a una red de material que es distribuido como pornografía infantil. Hay aplicaciones que esencialmente les permiten a los adultos fingir que son niños, dicen los investigadores.

El saber si la pornografía infantil es más frecuente ahora de lo que solía ser antes sigue siendo una pregunta abierta. Pero las autoridades dicen que ahora hay muchas formas de adquirir y circular en este mundo digital – y es ahí donde entra a trabajar la unidad.

Los miembros del equipo han encontrado imágenes pornográficas de niños y niñas tan jóvenes como 9 meses de edad. Han detenido a sospechosos en vecindarios y moteles de mala muerte, dijo el detective Gilbert Escontrias. Han detenido a paramédicos, maestros, policías y abogados para la ciudad.

Investigan cientos de datos de información recibida por los oficiales del LAPD y las agencias del cumplimiento de la ley y del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Abusados.

El centro ha revisado más de 132 millones de imagenes de pornografía infantil desde que fue creado en el 2002.

El caso en contra de Escoto comenzó con una denuncia.

El Centro para Niños Desaparecidos y Abusados notificó a los investigadores después de que se enteró que alguien había descargado pornografía infantil, la cual fue etiquetada por un proveedor de servicio de Internet.

Al revisar el apartamento de Escoto los detectives retiraron docenas de DVD’s con pornografía y varias piezas de disco duro, dijo Escontrias. Utilizando equipo forense que se mantiene dentro de un laboratorio criminal móvil llamado “La Bestia”, los investigadores vaciaron los discos duros, buscando cualquier imagen ilícita.

Escoto, quien eventualmente fue liberado bajo fianza, se declaró no culpable de los cargos de posesión de pornografía infantil y aparecerá ante un juez el 9 de junio.

El detective Carlos Monterroso dijo que ha visto de todo: un depredador infantil que mantenía una impecable colección de muñecas Barbie, un sospechoso que creía que era un vampiro. Se ha encontrado con depredadores infantiles cuyas adiciones a la pornografía infantil era tan profunda que se negaban a dejar las pantallas de sus computadoras para usar el baño.

Algunos casos son tan intensos que requieren que los investigadores visiten a un psicólogo.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
86°