Una nueva ley impone límites para entrevistar a presuntas víctimas infantiles de abuso sexual

Una nueva ley impone límites para entrevistar a presuntas víctimas infantiles de abuso sexual

Este lunes, el gobernador Jerry Brown convirtió en ley una medida que establece límites en la forma en que pueden ser entrevistadas las presuntas víctimas infantiles de agresión sexual durante los procedimientos legales civiles. 

El senador estatal Jim Beall (D-San José) afirmó que escribió el proyecto de ley después de reunirse con padres de familia que habían decidido no presentar cargos porque temían que los abogados defensores traumatizaran a sus hijos. También conoció a padres que pensaban que los expertos de los abogados habían manipulado a sus hijos.

“Actualmente la manipulación es posible en estos procesos, con el ‘vale todo’ existente para los litigios en casos de abuso infantil”, expresó Beall en una entrevista. “Este proyecto de ley empezaría a imponer algunas normas o reglas de comportamiento cuando se trata de casos que impliquen entrevistas a niños”.

Anteriormente, a los abogados defensores se les permitía llevar a cabo una deposición de siete horas de duración, y se concedía que médicos o psicólogos evaluaran a los niños con pocos límites y sin supervisión.

La nueva ley, que fue aprobada sin oposición por el Senado del estado y la Asamblea, permite que sólo los doctores o psicólogos clínicos con experiencia en abuso infantil evalúen a cualquier persona menor de 15 años de edad, por un máximo de hasta tres horas.

Micha Liberty, abogada con sede en Oakland, relató que había visto “terribles abusos del proceso, que habían causado un trauma continuo” a los niños testigos. La letrada describió el caso de un pequeño de 6 años de edad, quien presuntamente había sido abusado sexualmente. Durante la deposición, el experto médico del abogado defensor le negó al joven el uso del baño. El niño se orinó los pantalones y comenzó a llorar, y a partir de entonces fue más difícil para él responder las preguntas. Liberty aseguró que, mientras ella y la madre del niño estaban sentadas en la sala de espera, oyeron al experto gritando que ‘los chicos buenos no lloran’.

El abogado defensor Decio Rangel expresó por su parte que el límite de tres horas es una buena idea. “Protege a una joven víctima de un cuestionamiento sin escrúpulos”, aseguró Rangel, quien anteriormente trabajó como fiscal adjunto de distrito en el condado de Los Ángeles, con una especialidad en abuso sexual. 

La experiencia requerida en temas de abuso de menores podría ser una exageración, advirtió. “Cualquier persona con algún tipo de experiencia puede hacer ese tipo de preguntas a un menor”, señaló antes de añadir: “Puedo ver por qué colocaron eso allí”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
102°