Autoridades han considerado el escenario de ataques terroristas a carreteras

Un ataque terrorista en una carretera, es una de las pesadillas de las autoridades

Pocos son los lugares en los que los californianos se pueden sentir más atrapados que en alguna autopista paralizada por el tráfico. 

Según los registros de la corte publicados la semana pasada, uno de los tiradores de San Bernardino y su amigo de mucho tiempo, hablaron de aprovechar esta vulnerabilidad, lanzando un ataque terrorista con pistolas y bombas en una autopista congestionada.

Syed Rizwan Farook y Enrique Márquez Jr. trazaron un detallado plan de ataque para la autopista 91 y acumularon armas y explosivos en 2011 y 2012, pero cancelaron el ataque de último momento, dicen los cargos.

Aún así, su supuesto y extraño plan tiene a los expertos en contraterrorismo un tanto alarmados y desconcertados. Los expertos dicen que un ataque como ése podría ser factible, pero algunos pusieron en duda la seriedad de la trama, dado que hay muchas más maneras fáciles de que tiradores activos puedan provocar bajas masivas.

Las autoridades dijeron que hasta ahora nunca habían descubierto un supuesto plan terrorista que involucrara las autopistas. Sin embargo, el subjefe del departamento de policía de Los Ángeles, Michael Downing, quien supervisa el buró contra el terrorismo, dijo que las autoridades han contemplado dicho escenario y han tratado de abordar la situación con un plan de respuesta.

Es "una pesadilla que nos preocupa", señaló Downing.

Según una denuncia penal presentada en contra de Márquez la semana pasada en un tribunal federal, él y Farook planeaban atacar la autopista 91 durante la hora pico de tráfico.

La denuncia no especifica la ubicación exacta, pero decía que el área carecía de salidas, lo cual la pareja de terroristas creía que aumentaría el número de bajas. Márquez admitió a las autoridades que el plan era que él fijaría una posición en las colinas al sur de la autopista, mientras que Farook lanzaría bombas en los carriles hacia el este para detener el tráfico.

Farook luego se movería entre los vehículos detenidos, tirándoles a los conductores. Márquez dijo que su plan era disparar a vehículos detenidos desde su posición en la colina y estar alerta para cuando se acercara la policía y el personal de emergencias, afirmaron los fiscales. Su prioridad, dijo, era disparar a la policía antes de abrir fuego contra el personal médico.

Márquez abandonó el plan de ataque en el 2012 por varias razones, incluyendo la detención de un grupo de hombres en Chino en un caso de terrorismo no relacionado, dice el documento.

Downing señaló que incluso escenificar un accidente en un tramo de una autopista con pocas salidas les daría a los terroristas la capacidad de atacar a los automovilistas detenidos en el embotellamiento.

La clave para los representantes de la ley, agregó, sería enviar rápidamente oficiales a la escena para detener el ataque.

Las emboscadas en estrechos pasadizos sin ninguna vía de escape han sido desde siempre el procedimiento de rutina en escenarios de guerra. Estas tácticas han sido utilizadas en Irak y Afganistán, donde convoyes militares estadounidenses han sido afectados con explosivos improvisados, granadas propulsadas por cohetes y armas de fuego.

Algunos expertos son escépticos ante la posibilidad de un ataque terrorista en una autopista, señalando que hay otros "objetivos mas fáciles" que probablemente podrían generar un mayor número de víctimas.

"Este tipo de ataques no ha estado en los manuales de los yihadistas", dijo Brian Jenkins, asesor en Rand Corp. y un alto oficial con Mineta Transportation Institute. "Los tiradores activos buscan gente en ambientes confinados, no detrás del metal de los autos".

El tiroteo de San Bernardino y el ataque de ISIS en París, destacaron las vulnerabilidades de los "objetivos blandos". Ambos ataques ocurrieron lejos de los lugares de interés que los funcionarios consideran como probables blancos de los terroristas y en lugar de eso, van tras las áreas suburbanas que tienen una seguridad mucho más limitada.

"Los terroristas están constantemente buscando maneras de lastimar no sólo a personas en grandes blancos simbólicos y en eventos, sino también durante las actividades rutinarias cotidianas, donde los civiles son más vulnerables y tienen menos posibilidades de escapar", dijo Brian Levin, un profesor de Cal State San Bernardino y director del Center for the Study of Hate and Extremism.

El presunto plan para la autopista 91 es uno de muchos complots descubiertos en los Estados Unidos que tuvieron como blanco el transporte. Según el Departamento de policía de Nueva York, los planes incluían cortar los cables de soporte del puente de  Brooklyn, explotar bombas en el sistema de metro de Nueva York, volar los túneles de los trenes bajo los ríos Hudson y East.

"El transporte como blanco es bastante común con los terroristas, pero generalmente involucra el transporte masivo, aviones o puentes", Levin explicó. 

¿TERROR EN TRANSITO?

Un complot para atacar la autopista 91 es sólo el último de varios esfuerzos abortados para perpetrar terrorismo en centros de transporte, dicen las autoridades policiales.

2000: Se descubre un complot para atacar el aeropuerto internacional de Los Ángeles

2003: Un hombre planea cortar los soportes de los cables del Brooklyn Bridge.

2006: Un grupo habla de volar un túnel para trenes situado bajo el rio Hudson para causar  inundaciones masivas.

2006: Un hombre considera volar los tanques de almacenamiento y las líneas de gas hacia el aeropuerto internacional John F. Kennedy.

2008: Un hombre habló acerca de usar una bomba dentro de una maleta en el túnel del río en la vía férrea de Long Island.

2009: Un hombre trama bombardear el sistema del metro de Nueva York.

2012: Varios hombres son acusados de un complot para volar un puente cerca de Cleveland

Source: Times reports; New York Police Department

 

 

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°