Suman 22 muertes en tiroteos de policías en el condado

Año violento, ya suman 22 muertes en tiroteos de policías en el condado de Los Ángeles

Los oficiales de la policía del Condado de los Angeles dispararon y mataron a cinco personas en cuatro días durante el largo fin de semana feriado.

De acuerdo a los registros públicos, desde el inicio del 2015, el número de muertes cometidas por la policía en el Condado ha aumentado a un total de 22 debido a las balaceras.

Las autoridades dijeron que un hombre tiroteado por la policía en West Covina llevaba un cuchillo. En Lakewood, un hombre de 29 años de edad trató de atropellar a los oficiales con un auto, de acuerdo a las autoridades. Otro hombre le apuntó un arma a un oficial en Lancaster, informaron las autoridades.

Un hombre desarmado, identificado por su esposa como Johnny Ray Anderson, de 43 años de edad, fue baleado la noche del domingo en Hawaiian Gardens por un oficial del Sheriff. Fue declarado muerto en la escena.

“Ahora lo he perdido”, dijo su esposa, Kathleen Anderson, el lunes. “Todavía le quedaban  muchos años de vida y se los arrebataron”.

Lo que condujo a la muerte de Johnny Ray Anderson no está claro. Los funcionarios del Sheriff dijeron que a eso de las 9:40 p.m. los oficiales respondieron a un aviso sobre un supuesto merodeador en la cuadra 12200 de la 216th Street. Los oficiales encontraron a Anderson en un patio trasero de una casa, donde le dispararon mortalmente.

Pero de acuerdo a Kathleen Anderson, su esposo estaba arreglando una bicicleta cuando una patrulla del Sheriff se estacionó cerca de la casa abandonada que la pareja estaba ocupando. Se habían quedado sin hogar desde que se trasladaron de Iowa en abril.

“Teníamos miedo”, dijo Anderson. “Sabíamos que estábamos invadiendo propiedad ajena”.

Johnny Ray Anderson fue incluido en una orden judicial contra una pandilla criminal y no quería ser arrestado, dijo Kathleen Anderson. Al ver a los policías, trepó sobre una cerca hacia una propiedad vecina. Alrededor de unas siete horas después, un detective dijo que estaba muerto.

La balacera está siendo investigada por la oficina del Fiscal del Distrito y el Departamento del Sheriff, así como los otros incidentes.

A cinco millas de distancia, en Adenmoor Avenue en Lakewood, varios oficiales del Sheriff respondieron el lunes a los informes de un hombre “actuando extrañamente” después de no  haber tomar su medicamento, dijo el teniente Eddie Hernández. El individuo, descrito solamente como un hombre de 29 años de edad, fue declarado muerto a alrededor de las  11:00 a.m.

Los detectives dijeron que el hombre estaba desarmado pero que se negó a salir de su BMW negro después de haberlo estrellado contra el carro patrulla de un oficial. Condujo repetidamente hacia adelante y en reversa, y los oficiales utilizaron sin éxito “diferentes niveles de fuerza no letal”, incluyendo el spray de pimienta y pistolas paralizantes, dijo Hernández.

Los oficiales continuaron luchando con el hombre, quien golpeó a un oficial con la puerta abierta del lado del conductor, atrapándolo entre el BMW y un carro patrulla. En ese momento, cuatro oficiales abrieron fuego, y un número desconocido de balas alcanzaron al hombre.

El viernes, unos oficiales de la unidad antipandillas del Departamento del Sheriff estaban patrullando en Lancaster a alrededor de las 11:30 p.m. cuando detuvieron un vehículo con dos personas adentro, dijo la oficial Sara Rodríguez. Mientras los oficiales se bajaban de su auto, un hombre sacó una pistola semiautomática.

Por lo menos uno de los oficiales le disparó al hombre armado en la parte superior del torso, matándolo. Rodríguez dijo que se encontró una pistola junto a su cuerpo.

Unas tres horas más temprano ese mismo días, la policía de West Covina le disparó y mató a Cesar A. Limón Juárez, quien de acuerdo a las autoridades había apuñalado a su hermano durante un altercado.

Un oficial se acercó a Juárez en la cuadra 700 de Nogales Street y utilizó su pistola paralizante, de acuerdo al Departamento del Sheriff, el cual está investigando la balacera. Juárez se levantó y se acercó al oficial con un cuchillo, y el oficial abrió fuego, dijeron los funcionarios del Sheriff

Se espera que la víctima del apuñalamiento sobreviva.

El lunes, la policía de Los Angeles le disparó y mató a un hombre de 29 años de edad sospechozo de apuñalar mortalmente al prometido de su madre en una casa en Sylmar, dijo la oficial del LAPD Liliana Preciado. El hombre blandió un cuchillo cuando salió de la casa y se acercó a la policía. Fue declarado muerto en un hospital.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
52°