Estudiantes involucrados en campaña millonaria, prefieren no hablar con periodista de L.A. Times

Steve Lopez quería hablar con 18 estudiantes que tienen $1 millón para gastar en la elección

Cuando un grupo de estudiantes de preparatoria de Los Ángeles tienen la oportunidad de gastar 1 millón de dólares o más en una campaña política,  eso es bastante interesante, ¿o no?

Yo así lo pensé, y conseguí ser invitado a una reunión del grupo Estudiantes de Los Ángeles por el Cambio (L.A. Students for Change). 

Pero luego mi invitación fue retirada.

Supongo que no debí de haber escrito una columna cuestionando la moralidad de reclutar a estudiantes para una campaña negativa de distorsiones en una carrera para la Junta Escolar.

Para ser claro, no tengo ningún problema con los estudiantes. Qué bueno por ellos y sus acciones en favor de tener un mejor Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

Pero me costó creer que 18 estudiantes, sin la orientación de un adulto, decidieran que todo lo que querían hacer era atacar a un solo candidato en lugar de hablar de las virtudes de los otros contendientes. Y que un candidato, el titular Steve Zimmer, sea el objetivo de ataques de los partidarios de las escuelas charter, que es de donde vienen los millones de dólares, con el ex alcalde Dick Riordan como “sugar daddy”.

El asesor político, John Shallman, me dijo que les propuso la idea del reclutamiento de estudiantes a la gente de la Asociación de Escuelas Charter de California, fue entonces cuando asignó a uno de sus empleados para dirigir Estudiantes de Los Ángeles por el Cambio. Una decisión inteligente de su parte.

Hasta el momento, un comité independiente ha gastado más de 3 millones de dólares en las campañas para la Junta Escolar, mientras que los registros muestran que Shallman debió haber invertido en la compra de un vehículo blindado para todos sus viajes al banco.

Shallman quería saber por qué no asistí a la reunión de Estudiantes de Los Ángeles por el Cambio antes de escribir la columna.

Hey, tenía la plena intención de ir a conocer a los estudiantes. Pero primero, quería cuestionar la manera en la que estaban siendo utilizados.

“Me doy cuenta de que no te agradan las escuelas charter, pero muchos por no decir que la mayoría de estos estudiantes no asisten a escuelas charter”, declaró Shallman en un correo electrónico.

No tengo problema con las escuelas charter. Tal vez Shallman no leyó atentamente la columna, pero creo que algunas instituciones charter son excelentes, algunas no lo son, y los padres comprensiblemente quieren opciones, escuelas tradicionales, escuelas magnet, escuelas piloto y escuelas charter. Mi problema no era con las escuelas charter, sino con el uso de los estudiantes para una agenda política. 

La empleada de Shallman quien dirige Estudiantes de Los Ángeles por el Cambio, dijo que verificaría con los padres de familia para ver si querían que asistiera a la reunión de los estudiantes, pero nunca recibí noticias de ella.

Shallman se preguntaba si iba a señalar en mi columna que algunos de los correos enviados en nombre de Zimmer, quien cuenta con importante respaldo del sindicato de maestros, también estaban llenos de distorsiones. 

Sí lo voy a hacer, y aquí lo tienen: 

Los partidarios independientes de Zimmer han enviado correos llamando a sus oponentes “herramientas del presidente Trump y de Betsy Devos secretaria de educación y defensora de escuelas charter y vales escolares”.

Una distorsión política típica.

El oponente de Zimmer, Nick Melvoin, me dijo que trabajó como abogado pro-bono para la opositora de Trump, Hillary Clinton, y ha escrito sobre su oposición a la agenda de DeVos.

Sin embargo, Melvoin es un tipo pro-escuela charter, financiado en gran parte por los partidarios de este mismo tipo de escuelas. Dice que cuando se tiene a más de 100 mil estudiantes en las escuelas charter del LAUSD, con más alumnos en listas de espera, es importante entender lo que está mal con las escuelas de bajo rendimiento, lo que está bien con las escuelas de alto rendimiento y repetir los éxitos de las escuelas charter y las escuelas públicas. 

Lo cual es justo.

Por cierto, la semana pasada vi a Melvoin, Zimmer, Allison Holdorff Polhill y Gregory Martayan en un foro de 90 minutos del Distrito 4, en Los Angeles City College.  En realidad pensé que a todos los candidatos les fue bastante bien. Hablaron específicamente sobre las fortalezas y las  deficiencias del distrito, abarcando todo desde el número de estudiantes en las clases a las tasas de graduación y a la calidad de los alimentos en la cafetería.

Siempre estoy inspirado por aquellos que quieren servir, especialmente cuando consideras que la educación pública es una zona de batalla, con pleitos de larga duración entre los sindicatos de maestros, administradores y los defensores de las escuelas charter.

En California, estado que ocupa uno de los últimos lugares a nivel nacional en financiamiento por estudiante, el mayor reto, en mi humilde opinión, es la pobreza.  En el LAUSD, la gran mayoría de los niños llegan atrasados desde su primer día de escuela.

Así que es bueno recordar que las personas son muy apasionadas en el trabajo y apoyo que le dan a los estudiantes, al tratar de representarlos en la Junta Escolar, una tarea agotadora y sobre todo ingrata que paga solo 45 mil dólares al año. 

Pero aquí está lo que estuvo realmente impresionante del foro de candidatos al que asistí: 

Fue dirigido por estudiantes de preparatoria, y alrededor de una docena de ellos se encontraban entre la audiencia.

Una de ellas era María García, misma que me comentó que un día se quiere hacer funcionaria, y  podría comenzar con la Junta Escolar. Actualmente, ella es estudiante de último año en RFK School for the Visual Arts and Humanities.

Los panelistas que estaban haciendo preguntas incluyeron a Sharon Sandoval y Alejandro Salas, ambos de la escuela Ramon Cortines School of Visual and Performing Arts. Los dos alumnos han servido en el programa United Way Young Civic Leaders, con un enfoque en la defensa de los estudiantes y el registro de los votantes. Su amiga María Cabrales, una estudiante de Hamilton High, también estaba en el panel.

El trío de estudiantes bombardeó a los candidatos con preguntas inteligentes sobre una gama de temas, incluyendo las fórmulas de financiamiento en el rendimiento escolar. La estudiante Salas quería saber por qué el distrito gasta más dinero en la policía que en los consejeros. 

La moderadora fue Karen Calderón, una estudiante de último año de Hamilton High y miembro estudiantil de la Junta Escolar del LAUSD. Desde la parte posterior del  auditorio, donde estuve sentado, pensé que Calderón era una persona adulta. Dirigió el foro  como una profesional experimentada, movilizando las cosas, reprendiendo a los  miembros del público por sus arrebatos partidistas y asegurándose de que los candidatos no fueran negativos entre sí.

En un momento dado, deseé que los candidatos hubieran realizado preguntas a los estudiantes, pero después del foro, Calderón respaldó esta opinión. 

“La voz de Los estudiantes es la más importante”, dijo Calderón. Agregó que cualesquiera que sean las opciones en un determinado vecindario, “los estudiantes necesitan levantarse y luchar y abogar por mejores escuelas en su zona”.

Estoy seguro de que a Estudiantes de Los Ángeles por el Cambio les gustaría estar involucrados de una manera positiva en los asuntos escolares, así que esto es para hacerles saber que el 1ro de marzo, de las 6 p.m., a las 7:30 p.m., se celebrará otro foro de candidatos dirigido por estudiantes de la escuela Mission College en Sylmar.

Los organizadores me dicen que su asistencia sería bienvenida, y tal vez Shallman pudiera pagar un autobús para llevarlos ahí.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles
64°