Reclusa que ganó orden para cirugía de reasignación sexual es elegible para libertad condicional

El Comité de libertad condicional recomienda la liberación de una reclusa que ganó su caso de reasignación sexual contra el estado

Un Consejo de prisión estatal aprobó el jueves la libertad condicional para una reclusa, quien recientemente ganó una orden judicial federal para que el estado sea quien pague por la cirugía de reasignación de género, según el Departamento de correcciones del estado.

Al mismo tiempo, el jueves, un juez de apelaciones federal concedió la solicitud del estado para posponer la cirugía, suspendiendo así la decisión en abril de un juez del Tribunal de distrito de Estados Unidos, Jon Tigar, de que Michelle-Lael Norsworthy tiene el derecho constitucional a la cirugía. Tigar había dictaminado que al negársele a la reclusa un cambio de sexo, el estado no cumplió con su obligación en un caso considerado como "grave necesidad médica".

Norsworthy, de 51 años de edad, está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional en la prisión estatal Mule Creek, por una condena de asesinato en segundo grado en 1987. Ella nació como Jeffrey Bryan Norsworthy. Un Comité de audiencias para libertad condicional en 2013 rechazó que Norsworthy fuera liberado y recomendó que su caso no fuera revisado por tres años, pero en diciembre la posicionó para su revisión otra vez.

La portavoz de Departamento de correcciones, Deborah Hoffman, dijo que el Comité de libertad condicional escuchará el jueves el caso de Norsworthy para considerar su elegibilidad de liberación.

La concesión de libertad condicional debe ser revisada por los abogados del Consejo de audiencias, un proceso que puede tardar 120 días y después, el gobernador Jerry Brown tiene 30 días para revocar la decisión o dejarla pasar. Seis veces ha comparecido Norsworthy ante el Comité de libertad condicional.

Después del fallo de Tigar, la oficina de la fiscal general, Kamala Harris, pidió al noveno Circuito de tribunales de apelaciones una estancia para posponer la cirugía mientras el estado apela la sentencia. Esa moción fue concedida el jueves.

La oficina que supervisa los servicios médicos penitenciarios no quiso comentar directamente en el caso de Norsworthy, citando las leyes de privacidad del paciente. Sin embargo, dijo la portavoz Joyce Hayhoe, "las regulaciones vigentes sólo prohíben realizar procedimientos que no son médicamente necesarios".

California tiene 385 prisioneros estatales que están recibiendo medicamentos hormonales para la disforia de género, señaló Hayhoe.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
58°