Estudiantes transgénero: ¿Qué significan las nuevas políticas de Trump en California?

Qué significa la política de Trump para los estudiantes transgénero de California

El gobierno de Trump anunció este miércoles el retiro de las protecciones federales para los estudiantes transgénero, un hecho que genera preocupación entre los defensores de los derechos LGBT y los estudiantes en todo el país.

A continuación, un cuestionario acerca de las consecuencias de la nueva política de la Casa Blanca para las escuelas locales.

¿Qué significa esto para los estudiantes de California? 

En papel, los estudiantes transgénero de California no verán ningún cambio, la postura del presidente Trump es dejar librados los derechos de los estudiantes transgénero a los estados, y las leyes de California son algunas de las más fuertes del país cuando se trata de proteger a estos alumnos.

Sin embargo, perder la protección federal podría afectar negativamente a los niños transgénero en el estado, particularmente en las áreas conservadoras, donde los jóvenes pueden tener miedo de hablar.

“Me preocupan los niños en las zonas rurales de California, así como en los estados que no tienen una protección tan férrea como California”, afirmó Asaf Orr,  abogado del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas, quien trabaja por los derechos de la juventud transgénero. 

Reconocer la identidad de género de los estudiantes y protegerlos de la discriminación o la intimidación es responsabilidad del distrito escolar, pero reportar estos incidentes o emprender acciones legales para remediarlos a menudo depende de los propios estudiantes o sus familias.

“El efecto real de esta medida sobre esos niños es que hará sus escuelas más hostiles”,  explicó Orr. “Y también el efecto secundario en sus compañeros será una licencia para discriminar”.

Las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) no han visto un aumento en la intimidación contra los estudiantes transgénero o no conformes con su género, informó Judy Chiasson, coordinadora en la oficina de relaciones humanas, diversidad y equidad del distrito.

Chiasson ve el cambio de política en Washington como una oportunidad para que las escuelas locales refuercen públicamente su apoyo a los alumnos transgénero y animen a las familias que se sienten maltratadas a hablar con los administradores de su escuela o se contacten con su oficina.

En un comunicado publicado este miércoles, la superintendente del LAUSD, Michelle King, se comprometió a seguir protegiendo a los alumnos transgénero.

“Los estudiantes transgénero del LAUSD seguirán protegidos, independientemente de la nueva directiva de la administración Trump vinculada con el acceso a los baños y vestuarios”, dijo King en su declaración. “El Código de Educación de California y las arraigadas políticas del distrito permiten que los alumnos utilicen instalaciones coherentes con la identidad individual”. 

Durante más de una década, el LAUSD mantuvo una política que reconoce la identidad de género de los estudiantes y los protege de la discriminación. En 2014, el distrito fortaleció su lenguaje al respecto y adoptó medidas progresistas, entre ellas la construcción de un baño de género neutro en Santee Education Complex. 

El presidente de la Junta Escolar, Steve Zimmer, en un comunicado publicado este jueves, también reiteró el compromiso del distrito para con los estudiantes transgénero. La Junta “se niega a retirar su compromiso para la seguridad y la dignidad de nuestros estudiantes transgénero”, afirmó. “Todos los estudiante en el segundo distrito escolar más grande del país continuarán utilizando las instalaciones que coincidan con su identidad”.

¿Qué pueden hacer los estudiantes de California si creen que sus derechos están siendo violados? 

Durante los últimos ocho años, los abogados y los defensores a menudo confiaron en el gobierno de Obama, más que en el gobierno estatal, para el cumplimiento de los derechos de los estudiantes transgénero en varios distritos escolares, incluyendo Downey y Arcadia.

En estos pleitos federales, la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación investigó las quejas de los alumnos y llegó a acuerdos vinculantes con los distritos escolares, que señalaban los cambios que debían hacer para mantener sus fondos federales.

Los estudiantes que sientan que sus derechos están en riesgo también pueden apelar ante el estado, pero los defensores y los letrados a menudo sugieren tomar la ruta nacional porque California no siempre ha hecho un buen trabajo para que los distritos escolares mantengan la seguridad de sus alumnos. En 2013, el interventor del estado descubrió que California a menudo tardaba demasiado en resolver las denuncias. 

En 2011, Orr presentó una queja ante el estado en nombre de una familia en un distrito escolar del norte de California. El distrito recibió la respuesta del estado en 2015.

El Departamento de Educación de California creó desde entonces una nueva oficina, dedicada a iniciativas para luchar contra la discriminación.

Orr no presentó ninguna denuncia a California desde esa reforma, afirmó, por lo cual no sabe si la situación ha mejorado.

En un comunicado publicado el miércoles, el superintendente del estado, Tom Torlakson, reiteró el compromiso de California para proteger a los estudiantes transgénero.

“Los derechos civiles de los alumnos de California seguirán protegidos”, aseveró. “California seguirá trabajando para ofrecer ese entorno para nuestros estudiantes bisexuales, lesbianas, gays y transgénero, independientemente de cualquier directiva errónea por parte del gobierno federal y la administración Trump”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí:

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°