Profesores, estudiantes y padres de familia protestaron en Los Ángeles contra Trump

Profesores, estudiantes y padres de familia protestaron en Los Ángeles contra Trump

Profesores, estudiantes y padres de familia en escuelas de todo Los Ángeles el jueves pasado se reunieron para realizar protestas organizadas por sindicatos en contra de la asunción de Donald Trump como primer mandatario.

Las acciones en Los Ángeles fueron parte de un esfuerzo nacional dirigido por los dos sindicatos de maestros más grandes del país. La presidenta de la Asociación Nacional de Educación, Lily Eskelsen García, asistió al evento de la mañana en Grand View Boulevard Elementary en Mar Vista, donde se reunieron cerca de 200 participantes.

“Tenemos un nuevo presidente. Mañana vamos a tener a alguien que ha pedido la deportación masiva”, afirmó García, refiriéndose a las declaraciones de Trump sobre los inmigrantes que viven en el país sin estatus legal. “Estamos realmente muy preocupados, y por eso queríamos tener una pequeña reunión aquí, delante de esta fabulosa escuela”.

Arleta High School en el Valle de San Fernando, los manifestantes incluyeron al presidente del consejo estudiantil, Pedro Reyes, un inmigrante que fue traído a los Estados Unidos por sus padres cuando tenía un año de edad. Reyes, ahora de 18, no es ciudadano, pero hizo uso del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), una iniciativa de la administración de Obama que le permitió obtener estatus legal temporal. “Cuando Trump fue elegido hubo mucha tensión y temor por lo que sucedería”, aseguró Reyes. “Es importante que no retrocedamos. Seguiré esperanzado acerca del nuevo presidente. No voy a emitir un juicio hasta que ocurra algo”, expresó.

Antes de que todos comenzaran sus clases del día, más de 100 estudiantes y cerca de una docena de profesores participaron en la manifestación de la mañana en Arleta.

“Estoy aquí para protestar junto con mis amigos y familia”, manifestó el estudiante de último año Ken Nguyen, de 18 años de edad. “Queremos un cambio; queremos que las personas no vivan con temor sino como antes, cuando Barack Obama estaba al frente”. 

Rosa Rosas, de 16 años y estudiante de onceavo grado, tiene amigos que están preocupados por su estatus migratorio y ella se siente particularmente interesada en el nuevo gobierno, como mujer. La joven dijo sentirse “indignada” por la “plática de vestidor” de Trump en contra de las mujeres. 

Los organizadores sindicales locales esperaban que los maestros en hasta 350 escuelas realizaran protestas, pero la lluvia frenó algunas de ellas. Los profesores cancelaron una manifestación prevista en Loma Vista Avenue  Elementary, en Maywood. 

En Grand View, los manifestantes marcharon por las calles del vecindario cantando “Esta tierra es tu tierra” y “Venceremos”, tanto en español como en inglés.

Los participantes dijeron que estaban ahí para hacerle frente a la administración de Trump. Algunos dijeron que se oponían a lo que llamaron la “privatización” de la educación, refiriéndose al crecimiento de las escuelas charter  operadas independientemente y el posible uso de fondos público para subvencionar la matrícula en las escuelas privadas, una política que podría ser favorecida por Betsy DeVos, la candidata de Trump para Secretaría de Educación.

“Quiero combatir la privatización porque no creo que sea saludable para nuestra sociedad”, afirmó la madre de familia Tonya King, de 48 años de edad, una encargada de vestuario que vive en Mar Vista. Otra madre, Sandra Habr, de 43, remarcó que se había opuesto a un intento de instalar una charter en un campus del vecindario. Está preocupada de que eso que DeVos llama libre “elección de escuela” permita a los partidarios de las charter intentarlo de nuevo. “Estoy aquí para enviarle un mensaje a DeVos de que las escuelas no deben ser privatizadas”, afirmó.

Preocupados sobre las posibles huelgas de estudiantes, los funcionarios del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) declararon el viernes, el día de la investidura de Trump, como el Día de la Unidad 2017. “El Día de la Unidad es una oportunidad para que los estudiantes y las escuelas centren su tiempo de instrucción o su día en temas que son pertinentes a sus escuelas y comunidades, y para conocer cómo trabaja el gobierno y cómo funciona el proceso electoral”, resaltó Judy Chiasson, coordinadora de la Oficina de Relaciones Humanas, Diversidad y Equidad del distrito. Dijo que también esperaba que las escuelas les permitan ver a los estudiantes la ceremonia si así lo pedían.

El distrito creó una página web con planes de estudio de organizaciones tales como el Southern Poverty Law Center y la Anti-Defamation League, que buscan lograr un tono neutral, reconociendo que las emociones e inquietudes entre los estudiantes podrían ser fuertes y que no todos los encuentros de alumnos pueden ser mutuamente tolerantes. “Un ejemplo de neutralidad efectiva es cuando un educador facilita una discusión entre los estudiantes para que ambos lados de un argumento sean representados”, escribió Rosalind Wiseman en un artículo publicado allí. “Y así es como deben ser las escuelas: un aprendizaje para entablar un diálogo constructivo y escuchar diferentes puntos de vista”.

“Un maestro no es ‘neutral’ al no intervenir cuando un estudiante canta: ‘Construyan el muro’, o cualquiera de las otras exclamaciones similares que hemos escuchado desde las elecciones presidenciales. El uso de esta retórica es irrespetuosa para la historia, identidad, experiencia y perspectiva de los demás. Dicho de otra forma: no se puede ser neutral cuando alguien es irrespetuoso o utiliza un lenguaje intolerante... al hacerlo, uno se pone del lado de la intolerancia”, agrega el artículo,

El comunicado de prensa del distrito sugiere “bailes de unidad” entre las posibles actividades, aunque no explica de qué se tratan.

Los planes de estudio incluyen analizar discursos de toma de posesión anteriores y  compararlos con el del presidente Trump, o desglosar el significado del juramento al cargo y el hacer que los estudiantes intenten escribir sus propias versiones. Un plan de estudio se centra en el activismo y los esfuerzos de los manifestantes, sin afirmar que un lado particular es el correcto.

La reportera Sonali Kohli contribuyo a esta historia.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°