PETA denunció al principal centro de entrenamiento animal de Hollywood por descuido y abuso

PETA denunció al principal centro de entrenamiento animal de Hollywood por descuido y abuso

La organización People for the Ethical Treatment of Animals (Gente por un Trato Ético de los Animales, o PETA por sus siglas en inglés) presentó una denuncia ante las autoridades federales el pasado mes, donde alegó que un prominente centro de entrenamiento de animales maltrataba a las especies alojadas en sus instalaciones, de cinco acres.

La denuncia presentada contra el Departamento de Agricultura (USDA), el 28 de diciembre pasado, acusa a Birds & Animals Unlimited de violar la Ley Federal de Bienestar Animal en su refugio de Acton, al permitir que los ejemplares “sufran sin una evaluación o cuidado veterinario”, según publicó The Hollywood Reporter. El abuso denunciado fue documentado con una “investigación de testigos oculares” de PETA, con la ayuda de un empleado que trabajó para Birds & Animals.

El centro ha alquilado animales para cientos de producciones, entre ellas “The Hangover”, “Game of Thrones” y “Pirates of the Caribbean”. Dos denuncias adicionales se presentaron también a comienzos de este mes ante el Departamento de Cuidado y Control de Animales del Condado de Los Ángeles, y el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California.

PETA remarcó que, en un caso concreto, un cerdo llamado Miss Piggy estaba “excepcionalmente demacrado” y sufría de una condición crónica en su piel que le causaba lesiones en el costado derecho de su cuerpo. La organización también alegó, basada en el relato del empleado de la institución señalada, que Birds & Animals no había contado con la visita de un veterinario en al menos cuatro semanas.

En una nota destinada al Hollywood Reporter, Birds & Animals calificó las denuncias de PETA como “una ficción” y afirmó que las imágenes incluidas en el informe eran engañosas. “La verdad acerca de estos animales (y todos los ejemplares de Birds & Animals) es que se encuentran bajo constante cuidado veterinario a lo largo de los años, son tratados con amor y respeto, compasión, amabilidad, y cuentan con atención sanitaria apropiada, aun cuando el enfoque más conveniente -o financieramente prudente- sería hacer lo contrario”, señaló la empresa.

Birds & Animals remarcó que obtuvo “las mejores calificaciones” del Departamento de Cuidado y Control de Animales del Condado de L.A., y que había inspeccionado a todos sus ejemplares en septiembre pasado. Además, agregó que el USDA inspeccionó sus instalaciones el 4 de enero último, el mismo día que PETA presentó la denuncia. “El USDA revisó todo”, incluidos los animales, sus viviendas y registros veterinarios, afirmó la empresa. “Felicitamos a PETA por todo el buen trabajo que hace, pero ellos son una organización sin fines de lucro que se sustenta involucrando a sus miembros en estos casos de supuestos abusos”, expresó la compañía en la carta.

Bob Ferber, un fiscal retirado de la procuraduría de la ciudad y fundador de su Unidad de Protección Animal, señaló al Hollywood Reporter que “esto eventualmente podría llegar o no al nivel de un caso penal, pero sigue siendo escandaloso de cualquier forma. Ellos tienen a los animales de la misma manera en que lo haría un refugio local pobre y sin fondos”, manifestó Ferber a la revista. “Sus instalaciones son patéticas para un centro que hace dinero gracias a esos animales. No suelo estar de acuerdo con PETA, puesto que a veces toman una situación aislada y la convierten en más de lo que realmente es, pero en este caso, la industria del entretenimiento debería estar sorprendida de lo que pasa allí”.

Traducción: Valeria Agis

 Para leer esta historia en inglés haga clic aquí

 

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
50°