¿Qué tan probable es morir en un terremoto?

Es fácil sentirse preocupado ante la posibilidad de un terremoto. Más aún cuando, hace pocos días, un experto en el tema alertó que la porción de la falla de San Andrés que se extiende a lo largo del sur de California está “lista” para la acción.

Pero los especialistas también dicen que es importante mantener la perspectiva: las posibilidades de morir en un temblor de gran magnitud son, en realidad, muy pequeñas. “Es casi tan posible ser asesinado por un niño pequeño que morir en un terremoto”, aseguró la sismóloga Lucy Jones, en el marco de la Conferencia Nacional de Terremotos, realizada en Long Beach.

Jones efectuó el comentario como un llamado a la tranquilidad de la población ante un posible sismo futuro, en el cual habría muchas posibilidades de sobrevivir. Por eso es tan importante asegurarse de que las viviendas sean a prueba de terremotos; mantener alejadas de las camas las bibliotecas que podrían caer y asegurarse de que las casas no se deslicen de sus cimientos. “Tememos a los sismos porque nos hacen sentir fuera de control. No podemos controlar un terremoto, pero sí podemos controlar nuestro entorno”, aseguró Jones. “Entonces, ejercitemos nuestro control creando un ambiente seguro, a prueba de temblores”.

¿Cuál es el riesgo de morir en un terremoto en California?

Para Jones, el riesgo de perecer en un sismo en California llega a un promedio de 40 muertes por año durante un siglo.

La cifra está en el mismo rango que el número de estadounidenses que resultaron baleados por niños pequeños en 2015, lo cual llegó a convertirse en una tasa semanal, según un informe publicado en el Washington Post.

¿Cómo se compara eso con el riesgo de morir alcanzado por un rayo?

Los estadounidenses tienen una mayor probabilidad de morir alcanzados por un rayo -cerca de 75 personas mueren al año, estimó Jones- que durante un terremoto.

Más residentes del sur de California murieron en episodios vinculados con desastres por lluvias -como derrumbes de tierras, inundaciones y flujos de escombros- que en sismos, agregó la especialista. “Por lo tanto, hablamos de ocasiones muy, muy raras”, señaló Jones.

¿Cuál es el riesgo de ser asesinado, en comparación con las probabilidades de morir en un terremoto?

Dicho de otra manera, el riesgo de morir durante un sismo es menor a 1 en 20,000, mientras que la probabilidad de ser asesinado es de 1 en 1,000. ¿Y el riesgo de morir en un accidente de tránsito? 1 en 100.

“Uno es mucho más propenso a ser asesinado que a morir en un temblor”, aseguró Jones. Es comprensible por qué la gente tiene miedo; en palabras de Jones, es porque “tememos a lo aleatorio”. “Es el hecho de que uno no puede predecirlo, que no se sabe cuándo ocurrirá”.

Pero sí se puede hacer más seguro el hogar. Aquí hay cinco formas de hacerlo, y en el sitio web earthquakecountry.org hay mucha más información.

Cinco formas de tener una vivienda más segura:

1.-Trabaje en la vivienda.

♦ Acuda a una ferretería y encuentre las herramientas que necesita para fijar las estanterías a la pared, los televisores a sus bases y los microondas a sus mostradores. En terremotos pasados, algunas personas murieron cuando algunos electrodomésticos cayeron sobre ellos.

♦  Instale cerraduras de seguridad en los muebles de la cocina -similares que los que se emplean para los niños- para prevenir que platos y otros artículos caigan.

♦  Utilice masilla o cera para fijar los portarretratos y jarrones a las mesas.

♦  Quite cualquier cosa que podría caer sobre las camas, como marcos pesados o estanterías.

♦ Aleje las camas de las ventanas, que podrían romperse y causar heridas cortantes.

♦ Utilice ganchos resistentes a terremotos para colgar cuadros y evitar así que caigan por el movimiento.

♦ No emplee vidrios para cubrir fotografías colgadas en los pasillos. Esto es algo que Jones evitó para que sus hijos, cuando eran pequeños, “pudieran llegar a nosotros sin pasar sobre vidrios rotos”.

♦ Asegúrese de que su calentador de gas está fijo a la pared. Sepa apagar el gas de toda su casa y qué llave le corresponde a cada válvula.

♦ Considere instalar una válvula automática para apagar el gas ante el movimiento de un terremoto. Esto reduce el riesgo de que una tubería de gas genere un incendio al romperse.

♦ Compre un extintor de incendio -o dos- y sepa dónde los ubica. Asegúrese de que todos en su casa sepan utilizarlos.

♦ Adquiera luces de emergencia que se encienden automáticamente durante un corte de electricidad.

3.- Observe si su vivienda necesita reforzamientos.

♦ ¿Es propietario? Contrate a un especialista en cimientos para ver si hay alguna necesidad, como fijar la casa a la base para que ésta no se deslice durante un temblor. Un trabajo de adaptación valuado en $4,000 podría evitar una reparación de $400,000 después de un sismo.

♦También considere el riesgo de su chimenea. Las chimeneas son un riesgo notable durante terremotos, ya que los ladrillos podrían volar durante el movimiento. Hay algunas opciones de reforzamiento para ellas, pero algunos expertos sugieren que lo mejor es eliminarlas (Jones, por cierto, afirmó que quiere quitar la suya).

En en terremoto de Landers, en 1992, que afectó el Desierto de Mojave, un niño de tres años de edad que dormía en un saco de dormir junto a una chimenea murió cuando ésta se desplomó y lo golpeó en la cabeza. En otro terremoto -un temblor de 5.2 que afectó al Valle de Napa en 2000-, un niño de cinco años fue severamente herido luego de quedar enterrado bajo una chimenea que colapsó durante una fiesta de pijamas. El niño sobrevivió, pero debió soportar más de dos docenas de operaciones.

Incluso la parte inferior de una chimenea puede resultar un problema. Un niño de 13 años de edad recibió golpes por la caída de ladrillos durante el terremoto de Napa en 2014. Su pelvis se rompió en seis partes.

♦ También, muchos edificios de apartamentos construidos en California tienen una vulnerabilidad especial: las plazas de estacionamiento en la planta baja, sostenidas por columnas delgadas y frágiles, que pueden derrumbarse en un terremoto.

San Francisco y Los Ángeles tienen leyes que exigen los mejoramientos, pero la mayoría de los gobiernos locales no lo exigen. Los propietarios e inquilinos deben ser conscientes de esto, y los expertos señalan que realizar una modificación a tiempo puede salvar vidas. Un complejo de apartamentos que presentaba este problema dejó sin vida a 16 personas en la planta baja de un edificio, durante el terremoto de Northridge, en 1994.

La incorporación de marcos de acero a la planta baja puede fortalecer al edificio y evitar su colapso (Raoul Ranoa/Los Angeles Times)

 4.- Agacharse, cubrirse y sostenerse en caso de un terremoto

Los nativos de California conocen bien el ejercicio: durante un terremoto, lo primero que debe hacerse es arrojarse al suelo, cubrir el cuello y la cabeza con las manos, colocarse debajo de una mesa y aferrarse.

Correr hacia el exterior del edificio no es una buena idea, señalan los expertos, ya que es una de las áreas más peligrosas puesto que podrían caer allí objetos pesados.

Durante el terremoto de 2003 en Paso Robles, unos ladrillos cayeron sobre dos mujeres que estaban huyendo del edificio. Los especialistas remarcaron que, de haberse quedado en el interior, ambas hubieran sobrevivido.

En el terremoto de la Ciudad de México ocurrido en 1985, los escritorios permanecieron de pie en un edificio, aun cuando el techo se derrumbó.

¿Qué hacer si no logra ubicarse debajo de un escritorio?

Obtener un refugio tan bajo como sea posible, proteger la cabeza y el cuello, y alejarse de las ventanas u otros elementos que puedan caer sobre usted.

A continuación, instrucciones más detalladas, a través de EarthquakeCountry.org:

En una cama: aférrese y permanezca allí, protegiendo la cabeza con una almohada. Correr es mala idea, ya que es posible cortarse con vidrios rotos que hubiera en el piso.

En gran altura: arrójese al suelo, cúbrase y aférrese. Evite las ventanas. No use los elevadores.

En un teatro o estadio: permanezca en su asiento o arrójese al suelo entre las hileras, y proteja su cabeza, cuello y brazos. No intente salir hasta que pase el temblor.

En una tienda: arrójese al suelo y busque refugio debajo de cualquier cosa que pueda proporcionar protección, como un carro de compras o el interior de las estanterías. Si necesita alejarse de objetos pesados ubicados en estantes altos, arrójese al suelo primero y arrástrese hasta la distancia más corta posible. Cada vez que ingrese a una tienda, tómese un momento para ver qué podría caer sobre usted durante un sismo.

Al aire libre: muévase a un área despejada, si puede hacerlo. Evite las líneas eléctricas, árboles, carteles, edificios y vehículos.

Cerca de la costa: si el movimiento es severo y dura 20 segundos o más, diríjase hacia un terreno elevado para estar a salvo en caso de que se haya generado un tsunami. Desplazarse hacia la dirección opuesta al océano, dos millas aproximadamente, es equivalente a ubicarse a 100 pies sobre el nivel del mar. No espere a escuchar la señal, comience a caminar. Y no conduzca; evite el tránsito.

 5.- Arme un kit de emergencia

Empaque alimentos, agua, medicinas y cualquier cosa que usted necesitaría durante 72 horas, o quizás más.

 Considere mantener el tanque de combustible de su vehículo lleno en todo momento. Un corte de energía haría imposible cargar combustible.

♦ Tenga dinero en efectivo en su casa, que incluya cambio chico.

♦ Si su kit de alimentos incluye comida enlatada, asegúrese de tener un abridor manual.

♦ Coloque algunos zapatos viejos cerca de su cama y átelos, para evitar caminar sobre vidrios rotos. También tenga un par extra de llaves y uno de anteojos, en caso de necesitarlos.

6.- Considere adquirir seguros contra terremotos y esté alerta por los posibles peligros cerca de su casa.

Después del terremoto de Northridge, Kenneth Shaffer, frente a uno de sus edificios en Sherman Oaks, afirmó haber perdido casi una cuarta parte de las unidades que había acumulado durante toda una vida de inversión (Ken Lubas/Los Angeles Times).

♦ El seguro contra terremotos brinda a los propietarios la posibilidad de tener fondos para reparar las viviendas rápidamente después de un gran desastre; una póliza de seguro común no.

♦ Los inquilinos también pueden beneficiarse, particularmente si un desastre deja su apartamento inhabitable; el seguro contra terremotos puede cubrir el costo de la vivienda temporal.

♦ Aprenda más acerca de la falla y los riesgos de licuefacción y deslizamientos de tierra cerca de su casa. El sitio gratuito www.temblor.net ofrece a los usuarios un vistazo de las fallas sísmicas cercanas y las ubicaciones con riesgo de licuefacción y deslizamientos, tal como es informada por las autoridades estatales.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group