Muchos se preguntan dónde está el alcalde Eric garcetti

Algunas dicen que la respuesta del alcalde Garcetti a las recientes balaceras de la policía es débil

El alcalde Eric Garcetti se reunió con la madre de Ezell Ford en la Primera Iglesia Africana Metodista Episcopal. Fue un escenario histórico para llevar a cabo una conversación sobre Ford, un hombre negro enfermo mental que fue asesinado por la policía. La iglesia, que fue fundada a finales del siglo XIX por algunos de los primeros residentes negros de Los Ángeles, se localiza entre las calles arrasadas por los disturbios que siguieron la absolución de 1992 de los oficiales que golpearon a Rodney King.

“Creo que fue una reunión realmente hermosa entre nosotros”, el alcalde les dijo el martes a los reporteros, después de hablar con Tritobia Ford. “Ella fue capaz de hablar de lo que sentía sobre haber perdido a su hijo y su búsqueda de justicia”.

Más tarde, ella dio su propio veredicto sobre el tiempo que pasó con el más alto  funcionario elegido de Los Ángeles: Mientras que estaba agradecida por el esfuerzo del Alcalde, la reunión se realizó “con 10 meses de retraso”, dijo Ford. Su hijo fue asesinado a balazos por policías del South L.A. el verano pasado. Sólo hasta después de que Ford criticó a Garcetti en televisión la semana pasada por su falta de atención sobre el caso, él la contactó personalmente.

El encuentro que se realizó en el interior de la Primera Iglesia Africana Metodista Episcopal fue característico de los problemas que han acosado a Garcetti durante las últimas semanas, mientras ha tratado de calibrar sus reacciones a dos balaceras de alto perfil realizadas por policías donde las víctimas fueron jóvenes negros.

El alcalde es conocido por utilizar un tomo intimidante más cauto que sus predecesores, como líder de la segunda ciudad más grande de Estados Unidos. Sus partidarios dicen que evita la publicidad para realizar el trabajo más importante para idear políticas y construir alianzas.

Pero en un momento en que los asesinatos de jóvenes negros realizados por oficiales de la policía han probado a otros alcaldes de las grandes ciudades en todo el país, algunas personas cuestionan qué tan bien se podrá adaptar el estilo discreto de Garcetti a las relación incendiaria entre raza y la policía.

El mes pasado, uno de los principales funcionarios de los Servicios para las personas sin hogar de la ciudad culpó al Alcalde, junto con el jede del LAPD, Charlie Beck, por no presentarse en una reunión comunitaria cargada de emociones que se llevó a cabo en respuesta a la fatal balacera de Brendon Glenn, un hombre desarmado de 29 años de edad que vivía en las calles de Venice, por parte de la policía.

“¿Dónde está el Alcalde? ¿Dónde está el Jefe de la Policía?” dijo en la reunión Mike Neely, el comisario de la Autoridad de Servicio de Personas Sin Hogar de Los Angeles. “No creo que se den cuenta de que este individuo era alguien por quien las personas realmente se preocuparon”.

La semana pasada, en la víspera del veredicto de la Comisión de la Policía de la ciudad para ver si la fuerza letal fue justificada en el caso Ford, el Alcalde viajó a Washington, D.C. Con un pequeño grupo de manifestantes acampados afuera de la Casa Getty, la residencia del Alcalde, Garcetti intentó salir por una puerta trasera. Fue confrontado por los activistas que le gritaron mientras él observaba por la ventana del pasajero de la camioneta negra.

“Siempre corres”, dijo uno de los manifestantes. El episodio fue capturado en video y transmitido en los noticieros de la noche.

Otros líderes urbanos no han tenido necesariamente buenos resultados al utilizar un enfoque más práctico.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, enajenó a su fuerza policiaca con sus poderosas expresiones de simpatía para Eric Garner, un hombre negro desarmado que murió después de que un oficial lo sujetó del cuello. La fiscal del estado de Baltimore, Marilyn Mosby, fue atacada por oportunismo político cuando rápidamente presentó cargos en contra de seis oficiales presuntamente involucrados en la muerte de Freddie Gray.

De acuerdo a algunos observadores, Garcetti corre el riesgo de equivocarse y dirigirse en la dirección opuesta.

En una ciudad con un ardiente legado de disturbios civiles, los votantes prefieren a los alcaldes que pueden invocar una presencia dominante en los tiempos difíciles, dijo el veterano estratega demócrata Darry Sragow.

Los ex alcaldes Antonio Villaraigosa y Richard Riordan en ocasiones fueron reprendidos por acaparar la atención, pero fueron recompensados con segundos términos en el cargo.

“Es obvio que Los Ángeles es un lugar muy grande y complicado, y hay una expectativa por parte de las personas que viven en la ciudad de que el Alcalde va a desempeñar un papel visible y va a tener una mano guiadora”, dijo Sragow. “Esta es una ciudad con muchas  tensiones subyacentes y problemas que podrían salir a la superficie si no se tiene ese tipo de mano fuerte”.

Arnie Steinberg, un ex asesor de Riordan, dijo que el encuentro televisado de Garcetti con los manifestantes que se encontraban afuera de su casa, demostró que todavía no ha dominado el arte de proyectar fortaleza en los momentos de controversia.

“El ser visto como evasivo y el no confrontar las cosas abiertamente, es una imagen contraproducente”, dijo Steinberg.

Fernando Guerra, un cabildero registrado y el director del Centro para el Estudio de Los Angeles de la Universidad de Loyola Marymount, tuvo una imagen diferente del bajo perfil del Alcalde. Dijo que no cree que Garcetti estuvo demasiado desapegado de las balaceras  de Glenn y Ford, pero que sabiamente se ha centrado en las reformas de política — como el equipar a todos los oficiales con cámaras de cuerpo y el aumentar el financiamiento para los programas de policía comunitaria — para abordar los problemas subyacentes del Departamento de la Policía.

“Podrías pasar todos los cuatro años, cada día, reaccionando a los eventos en Los Ángeles y no conseguir hacer una sola cosa”, dijo Guerra. “Creo que tiene un enfoque sistemático hacia la seguridad pública. Está muy por delante de la mayoría de los  departamentos de la policía con el uso de las cámaras de cuerpo. Está muy por delante de la mayoría de los departamentos de la policía con el manejo de las relaciones con la comunidad”.

El martes, después de que la Comisión de la Policía dio su veredicto acerca de que el uso de la fuerza letal por parte de uno de los dos oficiales que le dispararon a Ezell Ford no estuvo justificado, Garcetti abordó las críticas sobre su percibida falta de enfoque en el caso.

El Alcalde, cuyo padre sirvió durante ocho años como el fiscal del distrito de Los Ángeles, dijo que no quería ejercer una influencia inadecuada sobre el proceso de toma de decisiones del panel civil.

“A falta de una situación explosiva en esta ciudad donde creo que es mi responsabilidad hablar”, dijo Garcetti, “Soy el hijo de un fiscal, y voy a dejar que ese sistema trabaje y me aseguraré que sea tan limpio como sea posible”.

Garcetti a veces ha tomado un papel activo en las respuestas hacia las balaceras donde intervienen los policías de la ciudad. Cuando varios meses después del tiroteo del mes de agosto, los oficiales del LAPD fueron acusados de dar largas para liberar los resultados de la autopsia, el Alcalde les ordenó revelar el informe para finales del año.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
59°