LA Times Español

Opositores buscarán revocar la ley de vacunación

Tres días después de que el gobernador Jerry Brown firmó una de leyes más estrictas de vacunación obligatoria de la nación, se reunieron el viernes varios cientos de  opositores en Santa Mónica  y se comprometieron a derogarla.

"No voy a parar hasta que salga la verdad a la luz, esto es atroz, esto es peligroso", dijo Silvana Appleman, una abuela de Agoura Hills, que marchó junto con los demás desde el muelle de Santa Mónica al Ayuntamiento, gritando, "Los padres son los que tienen el mando y no nos vamos a ir".

Tres días después de que el gobernador Jerry Brown firmó una de las leyes de vacunación obligatoria más estrictas de la nación, varios cientos de antagonistas se reunieron en Santa Mónica el viernes y se comprometieron a derogar dicha ley. Kirk Hawkins informa el viernes 03 de julio de 2015 durante las noticias de KTLA 5 News a las 10.

La controvertida legislación requiere que los niños que entren en la escuela o guardería tendrán que ser vacunados contra el sarampión, las paperas, la tos ferina y otras enfermedades. Ya no se les permitirá a los padres citar sus creencias religiosas o personales en la búsqueda de exenciones de vacunas para sus hijos.

Los niños con condiciones médicas documentadas, tales como alergias o deficiencias de su sistema inmunológico, serían exentos de tomar las vacunas. Los padres que rechacen las vacunas tendrían que inscribir a sus hijos en una escuela privada con instrucción en el hogar o un programa público de estudio independiente fuera de la escuela pública, pero dentro de la casa del estudiante.

El proyecto de ley, impulsado por la preocupación acerca de las bajas tasas de vacunación en algunas comunidades y por un brote de sarampión el invierno pasado en Disneyland el cual finalmente enfermó a 150 personas, fue una de las más polémicas medidas tomadas por la legislatura de este año.

Las audiencias atrajeron agrandes muy vocales muchedumbres de padres que condenaron el proyecto de ley como una violación de su derecho a proteger la salud de sus hijos y de su derecho a una educación pública para los niños. Algunos padres y otras personas también han dicho que la vacunación obligatoria es una extralimitación del gobierno y un ataque a la libertad.

"Ningún gobierno inyectará por la fuerza a mi niño con cualquier cosa. Sobre mi cadáver", uno de los padres publicó el viernes  en la página de Facebook "Health Freedom Rally" en Santa Mónica.

Sentimientos similares acerca de la intrusión del gobierno prevalecieron en la reunión.

"Creo que esta es posiblemente la más extrema invasión a nuestra libertad como americanos", expresó Brenton Shelkey, de 31 años, quien cargaba un letrero que decía: "Los jóvenes del milenio contra la tiranía médica".

La mayoría de los reunidos en el Ayuntamiento eran las familias jóvenes, muchos con niños pequeños o con niños en cochecitos. La mayoría llevaba cartelones con mensajes como "mi cuerpo, mi elección" "las vacunas matan", y "no nos marcharemos".

Algunos de los asistentes a la manifestación dijeron que no se oponen a las vacunas, pero que si se oponen a que éstas sean obligatorias.

"Yo no quiero que las vacunas desaparezcan, solo quiero que sea mi opción", dice Gina Camp, una madre con tres hijos que viven en Los Ángeles. "Es mi derecho y el derecho de mi marido tomar esas decisiones con nuestro médico, no del gobierno".

Entre los oradores en el mitin estaba Andrew Wakefield, cuyo estudio que data de 1998 en el  apareció en la revista médica The Lancet afirmó un posible vínculo entre la vacuna contra el sarampión y el autismo. El estudio posteriormente fue desacreditado como fraudulento y se retractó, pero Wakefield sigue siendo un héroe del movimiento contra la vacunación.

"Llevo 20 años en esto y voy a pelear esta batalla hasta que muera, porque sus hijos valen la pena de luchar", dijo a la multitud, misma que le dio una entusiasta aplauso.

Tony Muhammad, Ministro regional occidental de estudiantes de la nación del Islam, invitó al público a unirse en un esfuerzo multicultural, multireligioso para anular la ley de vacunación.

"Que me condene si voy a dejar que alguien venga a mi casa y me diga qué voy a hacer con mis hijos", dijo.

Al firmar el proyecto de ley el martes, Brown dijo que los beneficios de la inmunización superan claramente los riesgos, una opinión compartida por los funcionarios de salud pública y por la mayoría de los médicos.

"La ciencia es clara, las vacunas protegen dramáticamente a los niños contra un número de enfermedades infecciosas y peligrosas", dijo Brown en una declaración. "Si bien es cierto que no hay intervención médica sin riesgo, la evidencia muestra que la vacunación protege  y poderosamente beneficia a la comunidad.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
77°