Millones podrían perder su cobertura de salud por una decisión de la Corte

Obama hace una apasionada defensa del seguro de salud, mientras un decreto podría acabarlo por completo

El presidente Obama hizo una defensa apasionada de la Affordable Care Act el martes, aclamando su histórica expansión de la cobertura de salud al mismo tiempo que la Suprema Corte se prepara para decidir un caso que podría arrancarle esa cobertura a millones de estadounidenses.

"Cuando asumí el cargo, miles de estadounidenses estaban perdiendo su seguro. Muchas personas morían cada año porque no tenían seguro médico  de salud. Muchas familias que pensaban que tenían cobertura, fueron llevadas a la bancarrota por gastos fuera de bolsillo", expuso Obama durante una reunión de la Catholic Health Association, cuyos sistemas de hospitales ayudaron a aprobar la ley hace cinco años.

"Mientras que esas cosas estaban sucediendo, Estados Unidos no estaba viviendo a nuestros más altos estándares", dijo el Presidente.

La ley sobre salud que Obama firmó en 2010 es ampliamente acreditada con haber conducido la caída más grande en la tasa de no asegurados en al menos medio siglo, de acuerdo a análisis independientes.

El número de estadounidenses sin cobertura declinó por casi 17 millones desde el año pasado, cuando comenzó la expansión de la cobertura ordenada por la ley, reportó el mes pasado Rand Corp. una firma de investigación sin fines de lucro de Santa Mónica.

Mientras que alababa esos logros, el Presidente también ofreció una visión más personal, a veces incluso espiritual, de la ley.

"Hay resultados que son más difíciles de calcular en el recuento de dolor y tragedia y bancarrotas que se han evitado, pero también en la seguridad de un padre que puede permitirse el lujo de llevar a su hijo al médico, o la dignidad de un abuelo que puede obtener la atención preventiva que necesita, o la libertad de un empresario que puede iniciar un nueva empresa o la alegría de una mujer que pensó que nunca más tomaría la mano de su marido y salir a dar un paseo. "

Ahora pone en peligro los beneficios de cobertura por la demanda ante la Suprema Corte, que pudiera invalidar los subsidios para los seguros que la ley ofrece a los consumidores en 37 Estados.

Los demandantes en el caso, respaldados por activistas conservadores, sostienen que una lectura estricta del estatuto hace que estas subvenciones estén disponibles sólo en los estados que establecieron sus propios mercados de seguros, en lugar de que sea el gobierno federal el que opere el mercado para ellos.

Los mercados, la piedra angular de la ley, permite a los americanos que no reciben beneficios de salud en el trabajo, ir a comprar de entre todos los planes disponibles en la tienda en línea; todos deben ofrecen prestaciones básicas y no pueden rechazar a los clientes, incluso si están enfermos.

Los consumidores que ganan menos de cuatro veces el nivel federal de pobreza—alrededor de $47, 000 para un solo adulto y $97, 000 para una familia de cuatro – califican para subsidios.

La administración Obama, los arquitectos de la ley en el congreso  y muchos expertos legales externos dicen que la ley claramente suponía que esta ayuda estaría disponible en todos los estados.

“Parece tan cínico querer quitarle la cobertura a millones de personas”, dijo Obama el martes, asestando otro estacazo a los republicanos que quieren derogar la ley.

Si la corte se pone de parte de los demandantes, los republicanos del Congreso han prometido ofrecer una alternativa. Pero los  líderes republicanos han fracasado durante cinco años en avanzar cualquier alternativa a la Affordable Care Act.

Y sólo un puñado de estados ha hecho planes para evitar el caos que se espera que suceda inmediatamente después de una sentencia que retire la ayuda del seguro médico.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
65°