Millones de abejas amenazadas por los pesticidas

Millones de abejas amenazadas por los pesticidas

Un insecticida ampliamente usado en granos, verduras, frutas y otros cultivos en todo el país, amenaza a las abejas dijeron los reguladores federales del medio ambiente en una decisión que podría dar un impulso a los esfuerzos por prohibir el producto químico.

La Environmental Protection Agency (la Agencia de protección ambiental) dijo el miércoles que el imidacloprid, un producto químico que imita a la nicotina se encuentra en por lo menos 188 productos para granjas y para los hogares en California, "potencialmente plantea riesgos para las colmenas cuando el plaguicida entra en contacto con determinados cultivos que atraen a los polinizadores".

Los agricultores de California aplicaron casi 100 toneladas del producto químico en 2011, el mismo año el estado que el Departamento de regulación de pesticidas encontró que los residuos del compuesto en la industria agrícola excedieron un umbral establecido por la EPA para la toxicidad de la vida acuática en el 19% de las muestras tomadas. 

La EPA está por completar una evaluación más completa de todos los riesgos que plantea el químico para finales del año, después de lo cual los controles sobre este plaguicida podrían ser más estrictos, el cual originalmente fue fabricado por Bayer CropScience.

La evaluación, realizada  entre California y Canadá, es la primera de cuatro que se espera que examinen el peligro potencial para las abejas, de una clase de pesticidas conocidos como neonicotinoides.

Las abejas se utilizan para polinizar cultivos cruciales y contribuyen alrededor de $ 14 billones en valor a la economía agrícola en todo el país.

En California, la industria de la almendra es totalmente dependiente de casi 1 millón de colmenas comerciales para polinizar alrededor  de 870,000 acres de árboles.

De las colonias de abejas comerciales dependen fuertemente otros cultivos que incluyen naranjas y toronjas, arándanos azules, cerezas, alfalfa, manzanas, aguacates, pepinos, cebollas, melones, arándanos, calabazas y girasoles.

Varios estudios han relacionado los niveles elevados de neonicotinoides con la deficiente alimentación de la colmena, fallas en las reinas, fallas en la comunicación de la colmena y otras conductas peligrosas para la colonia. El año pasado, sin embargo, un estudio que utilizó los niveles del pesticida que reflejan las condiciones reales de la granja encontró que no había efectos dañinos en  las colonias de abejas.

La exposición a múltiples pesticidas, los patógenos naturales y el estrés de la gestión comercial han dado como resultado un catastrófico colapso en las colonias de abejas que comenzó hace una década. Aunque los colapsos de colonias a gran escala han disminuido en gran medida en los últimos años, la mortandad de las abejas permanece por encima de la normal.

La EPA y sus socios de investigación sopesaron la evidencia de varios cientos de estudios científicos, según Charlotte Fadipe, la portavoz del Departamento de regulación de pesticidas de California. 

La Agencia concluyó que los residuos químicos por encima de 25 partes por mil millones probablemente daña a las abejas.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°