Más de 445,000 personas esperan su turno ante una corte de migración

Podrían pasar hasta cuatro años antes de que llegue su turno

Impulsado por la llegada de miles de niños centroamericanos durante el verano pasado, el ya congestionado sistema de cortes federales migratorias, tiene más de 445,000 casos pendientes, el número más alto en su historia, según dio a conocer un estudio reciente.

Hasta abril, el retraso alcanzó 445,706 casos, un incremento de casi el 30 por ciento desde el 1 de octubre del 2013, de acuerdo al Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse.

Las cortes de migración han tenido una gran demanda desde el año fiscal anterior, cuando más de 68,500 niños sin compañía, y la misma cantidad de familias, cruzaron la frontera sur procedentes de Centro América.

A partir de la llegada de estos menores, se les ha dado preferencia en las cortes y han agilizado sus casos, tanto en Los Ángeles como en otras ciudades.

Aun así, ellos forman una pequeña proporción del retraso: 70,035 casos, alrededor del 16 por ciento del total hasta abril. Pero la situación es aún peor con los jóvenes, cuyo retraso es 68 por ciento mayor que en junio pasado, cuando se registraba un retraso de 41,641 casos.

Aunque la mayoría de los casos pendientes son de mexicanos, en este rubro solo ha habido un incremento del 4 por ciento desde el inicio del año anterior, mientras que el retraso de centroamericanos aumentó un 63 por ciento para guatemaltecos; 92 por ciento para salvadoreños y 143 por ciento para hondureños.

El reporte, elaborado con datos federales, encontró que California, Texas y Nueva York encabezan la nación con el mayor número de casos pendientes, seguidos por Florida y New Jersey.

El problema de los casos pendientes ha estado pendiente desde hace varios años y las autoridades migratorias han intentado resolverlo aumentando el personal destinado a ello.

Actualmente hay 233 jueces en 58 cortes a nivel nacional, pero otros 17, están a punto de iniciar sus funciones hacia fines de mayo, y se espera que otros 68 terminen su proceso de contratación, dijo Louis Ruffino, vocero de la Oficina Ejecutiva de Revisión Migratoria del Departamento de Justicia, encargado de manejar los casos de migración.

"Parte de la solución a estos casos pendientes, es un permanente proceso de contratación que nos ayude a tener más jueces de migración", dijo Ruffino.

El problema es tan grave que hasta este mes, por ejemplo, jueces de Miami, han tenido que escuchar casos de Texas a través de video conferencias.

Algunos activistas que luchan en favor de los derechos de los inmigrantes aseguran que todo esto no es suficiente.

Denise Gilman, quien dirige una clínica de migración en la escuela de Derecho de la Universidad de Texas en Austin, dijo que tiene un cliente hondureño que sufrió un ataque cardiaco luego de esperar dos años para que un juez escuchara en San Antonio, Texas, su petición de asilo político.

Su caso se fue retrasando, debido a la llegada de los niños y las familias, agregó. Además, varios jueces en San Antonio se han retirado, provocando que cada juez tenga que atender más casos, dijo Gilman.

"No hay forma de que las cortes logren ponerse al corriente", dijo Gilman, "estamos realmente en un círculo vicioso".

Jonathan Ryan, director ejecutivo del grupo Raíces, una organización de defensa de los inmigrantes con sede en San Antonio, dijo que cuando el gobierno federal dio prioridad a los niños no acompañados y sus familias, "no abordaron los casos que constituyen la mayoría de los casos que provocan el retraso. "Todos los días recibimos gente cuya vida ha sufrido un impacto negativo por esta situación", agrego. "Por ejemplo, una familia siria no tendrá oportunidad de trabajar hasta que su caso sea escuchado, y eso ocurrirá en el 2019".

"Esta familia, completa, está en estado de parálisis o suspenso, debido a que no pueden acelerar su caso", dijo Ryan.

"Estamos esperando un verdadero tsunami cuando se retire un gran número de jueces de migración", dijo la juez Dana Leigh, quien está a punto de jubilarse, luego de 28 años como juez de migración en San Francisco. Agregó que sólo en esa ciudad este año se van a retirar más de 100 jueces.

Muchos jueces de migración, incluyendo Marks, ahora manejan un promedio de 3,000 casos. Como resultado de esto, se han visto forzados a retrasar las audiencias por años, en algunos casos hasta el 2019.

"El ritmo de estos casos continua siendo muy lento debido, particularmente porque se ha dado prioridad a las personas que han llegado recientemente", agregó Leigh. "Esto significa que mis casos pendientes, simplemente están siendo empujados hacia atrás, lo cual crea muchos problemas, debido a que genera graves problemas a los afectados, ya que se pierde de vista a los testigos, o se muere un familiar que podría haber ayudado a calificar a la persona, o un niño o joven puede alcanzar la mayoría de edad y ya no ser elegible".

Aunque contratar a mas jueces de tiempo completo es bueno, dijo, "creemos que al menos 100 jueces de migración deben ser contratados de inmediato tan solo para reemplazar a los que se van a retirar, y el tamaño de las cortes, por lo menos debe triplicarse.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
89°