LA Times Español

México rechaza ayuda de Estados Unidos para encontrar a El Chapo

México rechaza ayuda de Estados Unidos para encontrar a El Chapo

Los organismos federales encargados del orden público están ofreciendo drones y agentes de los Estados Unidos para ayudar en la caza del fugitivo líder del cártel de las drogas Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero hasta ahora el gobierno mexicano ha rechazado las ofertas y parece estar esperando poder capturar al fugitivo por su propia cuenta, dijeron las autoridades estadounidenses el miércoles.

“Por supuesto que estamos ayudando. Hacemos eso cada día con respecto a nuestros esfuerzos generales”, dijo un oficial de la ley estadounidense, hablando en forma anónima debido a la investigación en curso. “Sería difícil para nuestros chicos estar trabajando allá abajo, haciendo lo que normalmente hacemos, recolectando información y siguiendo pistas, y cosas que llegan en las escuchas telefónicas, y no compartirlo.”

Pero los funcionarios de Estados Unidos están confundidos y cada vez más frustrados por lo que ha ocurrido en México. El sábado por la noche, Guzmán desaparecido por un túnel desde el piso de la regadera en su celda de prisión, y las autoridades creen que probablemente ha regresado a las escarpadas montañas de Sinaloa, donde durante años dirigió su operación de drogas en todo el mundo que se estima que recauda $30 mil millones de dólares al año sólo en los Estados Unidos.

Su fuga marcó la segunda vez que se ha escapado de una cárcel mexicana. También es la segunda vez que Estados Unidos ha ofrecido ayudar en su captura, proporcionando asistencia en el 2014 cuando fue detenido en México.

Un alto funcionario de la Administración para el Control de Drogas dijo el miércoles que las autoridades de ambos países hablaron el domingo, dentro de las primeras 24 horas de la fuga. “Prometieron su cooperación continua y firmemente establecida enfocándose en su captura”, dijo el funcionario de la DEA.

El lunes, los funcionarios mexicanos y estadounidenses se reunieron en privado en la ciudad de México y acordaron coordinar los esfuerzos, dijo la fuente. Eso fue seguido por una reunión de alto nivel realizada el martes entre el embajador de Estados Unidos en México, E. Anthony Wayne y Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de gobernación de México. La fuente dijo que la reunión fue “para revisar la cooperación bilateral en cuanto al comprometer todos los recursos disponibles para recapturarlo”.

El funcionario estadounidense agregó, “todo el mundo está unido y avanzando sobre este punto”.

Pero después de esas reuniones privadas, Osorio Chong anunció públicamente que en este momento no era  necesaria ninguna ayuda adicional por parte de los Estados Unidos. “No vamos a hacer algo nuevo más allá de lo que ya hemos estado haciendo”, dijo.

Las autoridades de Estados Unidos dijeron que hasta ahora los han apartado de tener un gran papel público en la persecución, pero están ofreciendo vigilancia y otra ayuda tecnológica al  ejército mexicano.

“Quizá no estemos ahí afuera en el campo con ellos, colocando retenes y efectuando  vigilancia”, dijo Michael S. Vigil, un ex agente especial de la DEA quien supervisó operaciones realizadas en México y América Latina. “Pero como mínimo estamos proporcionando toda la ayuda de inteligencia posible. Nunca he visto una situación donde no hayan aceptado nuestra asistencia”.

Pero, “debe ser su espectáculo. Son un país soberano”, agregó.

Vigil y otras fuentes estadounidenses dijeron que su mejor deducción era que Guzmán ha regresado a su complejo montañoso de Sinaloa, donde puede volver a dirigir sus operaciones de drogas.

“Esa es su fortaleza, esa es la fuente de su poder”, dijo Vigil. “Y ahí está protegido por los aldeanos locales. Nada se mueve al menos que él lo sepa primero”

Dijeron que otros carteles se han dividido por la creciente violencia en México, y Guzmán probablemente querrá recuperar el control de su organización. Pero debido a que ahora también hay una recompensa por su cabeza, podría comenzar a delegar parte de su autoridad a otras personas, por ejemplo al hacer que su esposa comunique sus órdenes a sus subordinados.

Los funcionarios estadounidenses también estaban perturbados por el video de la celda de Guzmán en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano. Lo muestra simplemente caminando detrás de la pared de la regadera, de donde desapareció a través del suelo. “Alguien debió de  haberse dado cuenta que ese era un punto ciego para la cámara”, dijo un funcionario. “Y los guardias debieron de haber entrado corriendo en ese mismo momento”.

Las fuentes dijeron que Estados Unidos sigue interesado en que Guzmán sea extraditado a este país para enfrentarse a una acusación federal en una media docena de estados, incluyendo California, Illinois, Texas y Nueva York. Pero las autoridades estadounidenses saben que México sólo estaría de acuerdo en entregarlo, suponiendo que sea recapturado, si Estados Unidos promete no juzgarlo en un posible caso de pena de muerte. México no tiene la pena de muerte.

Esa estipulación ya ha sido un obstáculo antes. La mayoría de los otros líderes de los carteles procesados en este país han sido llevados ante el tribunal federal en San Diego, en donde por lo general se han declarado culpable a cambio de condenas de cadena perpetua sin libertad  

Pero primero deben encontrar a Guzmán, y a los funcionarios estadounidenses les preocupa que la búsqueda se pueda extender durante años si el gobierno mexicano no acepta un impulso grande por parte de Estados Unidos. “La verdad es que realmente dirigimos las operaciones en México. Contamos con mejores recursos e inteligencia”, dijo una fuente de Estados Unidos.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
94°