Madres inmigrantes serán liberadas pero la mayoría seguirán detenidas

Aumenta la presión para que la administración de Obama ponga en libertad a las familias inmigrantes detenidas

Con la presión aumentando para que la administración de Obama mejore o elimine la detención de las familias inmigrantes, los funcionarios acordaron liberar bajo fianza por lo menos a media docena de madres inmigrantes, algunas de las cuales habían demandado al gobierno federal para conseguir ayuda.

Las mujeres que ahora son elegibles para la fianza tenían peticiones de liberación anteriores  que habían sido negadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos y se les habían emitió órdenes de deportación, dijeron sus abogados.

La administración ha estado ampliando la detención familiar después de una llegada de más de 68,000 familias a través de la frontera del sur el año pasado, en su mayoría de familias centroamericanas que realizaban el cruce ilegal a través del valle del río Grande en Texas. La administración anunció el jueves las próximas liberaciones.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos ahora dirige tres centros de detención familiar: uno en Berks, Pennsylvania; uno en la ciudad de Karnes y otro en Dilley, Texas. A partir de esta semana, hubo 88 adultos y niños en Berks, 495 en la ciudad de Karnes y 1,591 en Dilley, de acuerdo a la portavoz de ICE Gillian Christensen.

Los abogados de los inmigrantes se encuentran en plena negociación con la administración  sobre el tema de la detención familiar después de que un juez federal en California emitió un veredicto preliminar en su favor. El juez indicó que el gobierno federal estaba fallando para cumplir una resolución del tribunal de 18 años, Flores vs Meese, la cual requiere que Estados Unidos libere a los niños migrantes o los aloje en un “ambiente menos restrictivo”.

Los abogados señalaron que la decisión anunciada el jueves para liberar a las mujeres y sus hijos llega semanas después de que 136 miembros demócratas del Congreso le pidieron al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que dejara de encerrar a las familias, y semanas antes de que una delegación del Congreso visite el centro de la ciudad de Karnes.

“Esta decisión es puramente política”, dijo Jonathan Ryan, director ejecutivo del grupo RAICES con sede en San Antonio, del anuncio del jueves. El grupo coordina los servicios legales pro bono para los inmigrantes detenidos.

En lugar de cambiar la forma en que ICE establece las fianzas para las madres y sus hijos, dijo Ryan, “la administración sólo hasta ahora está liberando a las familias, de Karnes y solamente de Karnes, para evitar un mayor escrutinio de los miembros del Congreso”.

“Si esto fuera un cambio genuino de política, también estaríamos viendo a familias de los centros de Berks y Dilley siendo liberadas”, dijo Ryan. “ICE ha demostrado que sólo está preocupo por su imagen. No les importa el bienestar de las familias o respetar sus derechos al  debido proceso”.

Algunas de las mujeres que serán puestas en libertad esta semana habían demandado al gobierno federal, alegando que había tomado represalias en contra de ellas después de que organizaron una huelga de hambre en el mes de marzo.

La Unión Americana de Libertades Civiles también está demandando a la administración de  Obama para ponerle fin a la detención familiar. A principios de este año un juez federal en Washington falló a su favor y le ordenó a la administración que dejara de detener a la mayoría de las mujeres y los niños que eran sorprendidos cruzando la frontera ilegalmente, sin importar si habían o no solicitado asilo en los Estados Unidos.

En respuesta, los funcionarios de ICE anunciaron el mes pasado que mejorarían las condiciones de los centros de detención familiar y crearían un proceso de revisión para aquellas personas detenidas por más de tres meses. También están nombrando a un funcionario interno que revise las condiciones de los tres centros de detención familiar y un panel de expertos que  asesore a Johnson sobre la detención familiar.

Christensen dijo que las últimas liberaciones son parte de ese proceso de revisión.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°