Los prostíbulos en Nevada, aún con clientes como Lamar Odom, comienzan a escasear

Los protíbulos en Nevada, aún con clientes como Lamar Odom, comienzan a escasear

Cuando Lamar Odom fue encontrado inconciente el martes en un prostibulo en Nevada parecía que se encontraba fuera de los patrones de la cultura de entretenimiento para adultos.

En estos momentos, los prostibulos están bajo la mira y muchos de ellos se consideran fuera de moda.

Legalizada en 1971, la prostitución, muchos creen, vive sus últimos momentos.

“Estos prostibulos son una reliquia del pasado. Inclusive aquí en Nevada, son relegados a lo que llamamos el “país de las vacas”” dice el senador por Nevada, Richard S. “Tick” Segerblom.

“Las áreas urbanas tiene un deseo para prohibirlos y realmente hay poco apetito para mantenerlos”.

Vean como esto ha empeorado.

Gracias al anonimato del ciberespacio, encuentros de adultos pueden encontrarse con solo un click, en lugar de largos viajes en el desierto.

Contrario a su reputación, Las Vegas no penaliza la prostitución. Las 300 prostitutas que trabajan en Nevada se concentran en lugares como Love Ranch, Angel Ladies o Cherry Patch, todos lugares aislados.

Mientras 12 de los 16 condados de Nevada permiten los prostibulos, el más cercano se encuentra en Sin City, una hora al oeste, en el pequeño pueblo de Pahrump.

George Flint, el último sobreviviente de los lobistas, se retiró el año pasado a los 81 años, una movida que dejó a los prostibulos sin una voz en a leislatura de Carson City.

El trabajo de Flint ha sido más difícil, su mensaje no llega a los nuevos legisladores.

En 2010, cuando Flint se acercó a Barbara Buckley, entonces vocera de la Asamblea, acerca de legalizar la prostitución en Las Vegas y en los alrededores del Condado de Clarck, ella le gritó: George, vete de mi oficina.

Después, el lobista se acercó al sheriff del condadode Clark, el cual le dijo: Flint, no necesitas explicar nada, solamente mantente alejado del Condado de Clark.

Este año, la mayoría de los nuevos congresistas han evitado e Flint.

Pero es peor. Hace algunos años, el reconocido Mustang Ranch, organizaó una fiesta con carne y langvosta para los legisladores. Solamente tres se presentaron.

Solo algunos de los prostíbulos tienen ganancias, la mayoría de los clientes pagan solo unos cientos por visita. Clientes especiales –muchos de ellos- pagan aún más.

Flint dice que la cantidad de dinero destinada para apoyar las campañas electorales ha bajado de $100,000 a $20,000.

Algunos prostíbulos continúan los esfuerzos para mantenerse a flote.

Iconos de la industri del sexo, xomo Dennis Hof, que es dueño de siete prostibulos, incluyendo el Love Ranch, en donde fue encontrado Lamar Odom, ha lanzado una campaña pública para mantenerse con vida.

Recientemente lanzó una publicación llamada “The Art of Pimp” para contar la vida de los prostibulos y de las personas que trabajan ahí.

Hof  recientemente fue noticia cuando anunció que estaría ayudando en Bunny Ranch a pagar la deuda de las estudiantes. También defendió su industria en un discurso en Oxford.

 “Mi vida ha sido una fiesta por 20 años. Cuando  legalices la prostitución, le quitas todos los elementos criminales y haces seguro el sexo”, dijo. “Estas mujeres son educadas y jóvenes empresarias”.

El aislamiento de muchos de estos lugares es el atractivo que tienen.

El miércoles, diez mujeres tenían el día de descanso, el gerente T.J. Moore se encontraba afuera del establecimiento y le dio un tour a los reporteros. No dijo qué tanto Odom visitaba este lugar.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°