Practicamente imposible comprar casa en el sur de California

Los precios y las ventas de casas en el sur de California subieron ligeramente en marzo

Los precios de las casas en el sur de California se elevaron 5.6% en marzo, debido a una mayor demanda y menor suministro de viviendas a la venta.

El precio promedio de la región constituida por seis condados, llegó a los $449,000 el mes pasado, arriba de los $425,000 del año previo, dijo el lunes la firma de estadísticas inmobiliarias CoreLogic. Las ventas, mientras tanto, se elevaron sólo un 1.9% respecto a marzo del 2015 -reflejo de un difícil mercado definido por altos precios y corto inventario-.

De hecho, el 'caliente' mercado inmobiliario de la región lo ha hecho cada vez más difícil para las familias jóvenes que quieren comprar una casa.

En el condado de Los Ángeles, por ejemplo, sólo el 27% de las familias pudieron permitirse comprar una vivienda de precio medio a un costo razonable a finales del año pasado, según la Asociación de Agentes inmobiliarios de California.

Considerando esa dinámica, los economistas esperan que los precios se eleven menos en 2016 que en los últimos años, mientras a los compradores cada vez se les complica más elevar sus ofertas.

"Muchos posibles compradores siguen afrontando barreras como la accesibilidad financiera, el crédito moderadamente limitado y un inventario relativamente corto de casas a la venta", dice el analista de CoreLogic, Andrew LePage.

En este momento, el crecimiento de precios todavía es fuerte. En marzo, el precio medio de la región aumentó $19,000 apenas respecto a febrero.

Mucho del frenesí es debido a una escasez de casas a la venta, dicen economistas y agentes -un problema que ha surgido en todo el país-. Mucha gente mayor se está quedando en sus casas, en vez de cambiarse a un lugar más pequeño, y los constructores tienen que ponerse al día con la demanda -dos factores que han limitado que haya nuevas propiedades a la venta-.

California no ha podido seguir el paso de las construcciones respecto al crecimiento de empleos y población, contribuyendo a que los precios sean mucho más altos que en otras partes del país, dicen los economistas.

Hay signos de que los altos precios están cambiando el comportamiento del consumidor.

En marzo, la ventas en el relativamente económico Inland Empire significaron el 30% de toda la región, comparado con el 28.8% de un año atrás. En los condados Riverside y San Bernardino, las ventas se elevaron 4.8% y 7.7%, respectivamente, en comparación con el año previo.

En Los Ángeles, el más caro de los condados, las ventas subieron 1.4%, mientras en el condado Orange se elevaron 0.8%. Si los posibles compradores se siguen negando a pagar los precios más altos en los condados costeros, eso podría aliviar la tensión de los otros mercados.

Pero por ahora, simplemente hay más demanda que casas a la venta.

El precio promedio del condado L.A. se elevó 5.9% en marzo, a $506,000, mientras en el condado Orange el promedio creció 6.8%, a $625,000.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°