Los Lakers buscan adquirir a un jugador de renombre mientras preparan su equipo para el próximo año

Se suponía que este iba a ser el verano de calentamiento, en el cual se colocan las ruedas de entrenamiento y todos practican para el Verdadero Verano de Kevin (Durant, no Love).

Sin embargo, los Lakers ya han convertido los limones en algo dulce, moviéndose hacia arriba  en el draft de la NBA a pesar de las mandíbulas rechinantes y con forma de desesperación de  Steve Nash y consiguiendo al dinámico jugador base, D’Angelo Russell.

Todas sus inversiones financieras ahora están destinadas hacia el conseguir un jugador de renombre. Quieren hablar con LaMarcus Aldridge, y él quiere escucharlos, y si todo sale bien  para ambas partes, el cuatro veces All-Star firmará un contrato de cuatro años por $80 millones de dólares para ser el delantero de los Lakers.

La agencia libre comienza el martes y Aldridge cumple los 30 años dos semanas después, un  asterisco sin importancia para un jugador con un promedio máximo de carrera de 23.4 puntos en la última temporada y también 10.2 rebotes.

Portland una vez logro superar la primera ronda en los nueve años que Aldridge estuvo ahí, y aunque los Lakers estaban saliendo de su peor temporada (21-61, ugh), puedes apostar que lo tratarían de conseguir con una recuperación rápida.

Aldridge ya es propietario de una casa en Orange County, sus iniciales están hechas a la medida  para los Lakers, y resulta que sus buenas jugadas fueron recompensadas en los juegos en casa de Portland por un fragmento de audio de “I Love L.A.” de Randy Newman.

Los Lakers tienen suficiente dinero para conseguir a un único agente libre de renombre,  reuniendo alrededor de $23 millones de dólares en poder adquisitivo tras rechazar en un par de días la opción de $9 millones por Jordan Hill, el delantero-centro agente libre. Aldridge ganaría  casi $19 millones la próxima temporada después de haber ganado $16 millones 300 mil la temporada pasada.

Los únicos jugadores de renombre de los Lakers que se convertirán en agentes libres son Tarik Black y Robert Sacre, después de que presuntamente consigan asegurar el contrato de sub para Sacre por $1 millón de dólares para la fecha límite del martes.

Se encajonaron a sí mismos en una esquina de jugadores de renombre al dejar pasar al jugador centro de Duke, Jahlil Okafor, para elegir en el draft a Russell, colocando al guardia de Ohio State  junto al prometedor Jordan Clarkson mientras preparan la zona defensiva de los Lakers “para los próximos 10 años”, de acuerdo a una fuente del equipo.

Quizá necesiten un golpe rápido de realidad. 

Tomaría un poco de persuasión para lograr que DeAndre Jordan, el jugador centro de los Clippers, acepte ganar menos dinero y deje al equipo más talentoso de Los Angeles.

En los últimos años, los Lakers han tenido problemas para conseguir que los agentes libres acepten su dinero. Dwight Howard los desdeñó al aceptar menor cantidad de dinero por jugar en Houston, Carmelo Anthony dijo gracias pero no gracias, y Pau Gasol aceptó menos dinero para irse a Chicago.

El único jugador de renombre que han firmado últimamente fue Kobe Bryant, quién en el 2013 aceptó una extensión de dos años por $48 millones 500 mil dólares antes de regresar de  recuperación por una lesión de un tobillo desgarrado.

Los Lakers necesitan tener un Plan B si Aldridge les dice que no. Supuestamente otros dos equipos de su estado natal, San Antonio y Dallas, también lo quieren cortejar.

Tomaría un poco de persuasión para lograr que DeAndre Jordan, el jugador centro de los Clippers, acepte ganar menos dinero y deje al equipo más talentoso de Los Angeles. Los Lakers  aman su rebote y su bloqueo de tiros, así como muchos otros equipos, y Dallas también lo  tratará de reclutar fuertemente.

Es más difícil saber qué hacer con respecto a Love, quién tuvo un año malo en Cleveland y quien dijo en el mes de febrero que no habría ningún escenario donde él jugaría para los Lakers. Es posible que se reúna con ellos la próxima semana, incluso si sólo es una maniobra  para asegurar una oferta máxima de los Cavaliers, supuestamente los favoritos para retenerlo.

Marc Gasol no tiene ningún interés en los Lakers debido a los incómodos últimos años que su  hermano pasó con ellos, de acuerdo a varias personas familiares con la situación. El versátil jugador de renombre, Greg Monroe, el frecuentemente lesionado Brook Lopez y su hermano Robin, son otras alternativas para la posición de centro.

Si los Lakers no tienen suerte para conseguir a alguien, podrían intentar recontratar a Hill por  menor cantidad de dinero y perseguir a Jimmy Butler, quien fácilmente podría quedar en el espacio vacante que deje Bryant. El problema es la acción esperada de Chicago de igualar  cualquier oferta que firme el restringido agente libre.

Pase lo que pase, durante el próximo año va a ser un equipo sencillo. Los Lakers tendrán el doble de diversión cuando el contrato de Bryant se termine ($25 millones de dólares para la próxima temporada) y el tope salarial se aumentará de $67 millones a alrededor de $90 millones con el gigante nuevo contrato de televisión de la NBA.

Incluso si los Lakers firman ahora a un agente libre, tendrán más que suficiente dinero para  unirse a la competencia por Durant y agregar a otro agente libre de renombre también.

Sus únicos jugadores que se encuentran actualmente en el tope salarial del 2016-17 son Russell, su compañero de primera ronda Larry Nance Jr., Nick Young (¿lo recuerdan?) y Julius Randle, suponiendo que acepten su opción para un tercer año. Sumando solamente un total de $15 millones de dólares, aunque deben destinar dinero para Clarkson, quien se convierte en un  agente libre restringido después de tan solo dos temporadas porque fue una elección de  segunda ronda del draft.

Este verano ya ha sido muy entretenido, pero el verdadero espectáculo llega en un año.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°