Convertido en un verdadero ‘monstruo’, el incendio Thomas sigue avanzando por los fuertes vientos

Convertido en un verdadero ‘monstruo’, el incendio Thomas sigue avanzando por los fuertes vientos

El enorme Thomas Fire continuó creciendo el domingo por la mañana, incluso después de una épica y exitosa batalla de los bomberos  para proteger cientos de hogares a lo largo de la costa del condado de Santa Barbara.

El tercer incendio más grande en la historia de California que ha destruido cientos de miles de acres de terreno desde Santa Barbara hasta Ventura, estaba siendo alimentado por intensos vientos de Santa Ana.

El domingo por la mañana, el Valle de San Fernando fue golpeado por ráfagas de viento que superaron las 70 mph en algunas áreas de montaña. El Servicio Meteorológico Nacional emitió un aviso de viento para las áreas de cañones y montañas.

A partir del domingo por la mañana, el fuego había destruido 269,000 acres y estaba contenido en un40%.CalFire informó que 18,000 estructuras se encontraban amenazadas.

Se esperaba que los bomberos cambiaran sus esfuerzos de Santa Bárbara al condado de Ventura, donde el extremo norte del incendio se movía hacia el este y se esperaba que las condiciones de alerta roja continuaran vigentes hasta el domingo por la noche, dijeron las autoridades. Los vientos podrían alcanzar ráfagas de hasta 55 mph.

En el condado de Ventura, los bomberos estaban concentrando sus fuerzas en las colinas de Fillmore donde el fuego continúa avanzando. Sus esfuerzos se vieron obstaculizados por las condiciones secas combinadas con baja humedad y fuertes vientos.

Se pronosticaron condiciones de alerta roja en las montañas y valles del condado de Los Ángeles hasta el domingo por la noche, así como partes de los condados de Ventura, Orange, Riverside y San Bernardino.

El domingo por la mañana, las ráfagas de viento superaron las 70 mph en las zonas de montaña en la zona de fuego y 50 mph en la costa del condado de Ventura, dijo Kathy Hoxsie, meteoróloga del Servicio Meteorológico Nacional en Oxnard.

Se espera que el lunes y el martes los vientos reduzcan su velocidad a entre 10 y 20 mph, lo que puede considerarse como "tranquilos" en comparación con las ráfagas de fin de semana, dijo Hoxsie.

Esas condiciones más tranquilas permitirán que los bomberos se concentren en trabajos más defensivos, como derribar las líneas de fuego y lanzar el retardante de fuego. Los niveles de humedad también deberían aumentar durante la primera parte de la semana, dijo Hoxsie.

Pero será un breve respiro, ya que se espera que los fuertes vientos y la baja humedad regresen el miércoles en el condado de Santa Bárbara y el jueves en el condado de Ventura, dijo Hoxsie.

Antes del furioso avance del fuego del fin de semana, los bomberos habían sofocado porciones de las colinas del Condado de Santa Bárbara con cientos de miles de galones de retardante de fuego para evitar que las brasas encendieran nuevas llamaradas. Algunas laderas fueron quemadas intencionalmente en Montecito, Summerland y Carpinteria, incluso en los cañones Romero y Toro, para limitar los potenciales daños.

Los oficiales de bomberos dijeron que 8,300 bomberos combaten el incendio de Thomas, la mayor movilización de bomberos para combatir cualquier incendio forestal en la historia de California. Los costos de lucha contra el incendio hasta ahora ascienden a $ 110 millones.

El jefe de la división de bomberos del condado de Santa Bárbara, Martin Johnson, dijo a los reporteros el sábado por la noche que las medidas de prevención habían valido la pena y gracias a ellas, cientos de hogares se habían salvado.

"A primera hora de esta tarde me hicieron la pregunta, ¿cuántas estructuras perdimos hoy?" Johnson dijo. "Esa es la pregunta incorrecta. La pregunta correcta es, ¿cuántas logramos evitar que se quemaran hoy?"

A medida que los vientos comenzaron a reducir su velocidad en Santa Barbara, los bomberos dijeron que iban a aprovechar el momento y extinguir algunos sitios en riesgo en el área de Montecito.

No todas las casas se salvaron. El domingo por la mañana, una casa multimillonaria en Park Hill Lane en las colinas de Montecito aún ardía. Desde el exterior, la estructura de estilo español parecía intacta, pero el interior estaba completamente destruido.

Todo lo que quedaba era ceniza humeante.

A pesar de la pérdida o daño de algunas casas en las colinas de Montecito, los oficiales de bomberos enfatizaron que se salvaron más casas que las que se perdieron.

"Esta es la peor condición de incendio que he visto en los últimos 32 años", dijo el capitán Dave Zaniboni, vocero del Departamento de Bomberos del condado de Santa Barbara. "Podría haber sido mucho peor. Podríamos haber perdido bomberos fácilmente o haber visto la destrucción de cientos de hogares. Fue un gran esfuerzo de los bomberos".

Anteriormente, el Jefe del Batallón del Condado de Orange, Mike Summers, se agrupó con su equipo en el estacionamiento de la Escuela Primaria Cold Springs para discutir los planes del día. El fuego había llegado a los patios traseros de algunas casas el sábado y las autoridades querían asegurarse de que ya no estuvieran amenazadas.

Dijo que sus equipos estarían patrullando a lo largo de Coyote Road para limpiar cualquier punto en llamas.

A pesar de las largas horas de trabajo, Summers dijo que su equipo está de buen ánimo y bien descansado. Han estado combatiendo el fuego durante una semana y esperan tener que trabajar durante la Navidad. "Muchos de los bomberos tienen niños y familias esperando en casa", dijo. "Pero estamos aquí para la comunidad. Nuestra prioridad es la comunidad y luego nuestra familia, la que nos espera en casa”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°