Las balaceras masivas se han vuelto más frecuentes en los últimos años

Entre 2011 y 2014, en promedio ha habido disparos a multitudes en los Estados Unidos una vez cada 64 días

Las balaceras masivas como la que sucedió  la noche del miércoles en Charleston, S.C., no sólo parecen que se han vuelto  más comunes: Una investigación sobre la prevención de lesiones demuestra que en las últimas tres décadas, se han vuelto más frecuentes y más mortales.

Definiendo las balaceras masivas como brotes de violencia con uso de armas de fuego en las que mueren cuatro o más víctimas y el tirador era desconocido para la mayoría de sus víctimas, los investigadores de la Harvard School of Public Health y Northeastern University encontraron que, en el período de aproximadamente dos años que terminó en septiembre de 2013, en promedio un tiroteo masivo ocurrió cada 64 días.

En los 29 años anteriores, tales tiroteos se produjeron en promedio cada 200 días.

Estos actos también han reclamado un precio más alto más--una función, según muchos expertos, de la disponibilidad creciente de armas desde mediados del siglo XX. Hoy, se piensa que los civiles americanos poseen tantas como 310 millones de armas de fuego. Bajo un estimado de 2009, el número de armas per cápita se ha duplicado desde 1968.

Tanto en la violencia callejera como en las balaceras masivas, las armas más de gran alcance también han marcado una diferencia: en un estudio de 1992 de los archivos de cirugía se le dio seguimiento a las heridas de bala entre 1983 y 1990 en una sala de emergencias muy ocupada en Washington DC. Solamente entre 1988 y 1990, los investigadores encontraron que el número de heridas por entrada de bala por pacientes aumentó de 1.44 a 2.04.

La escalada de las heridas por arma de fuego por paciente era constante, dijeron los investigadores, con "una permutación en el armamento hacia pistolas semiautomáticas de alta capacidad", escribieron los autores.

En los años 10 anteriores al tiroteo de septiembre de 2013 en la yarda Naval de Washington, las balaceras masivas cobraron la vida de 285 personas. En el período anterior a (entre noviembre de 1991, cuando dichos datos se registraron por primera vez, y de diciembre de 2004), 151 personas perecieron en esos ataques.

Entre el 01 de enero de 2014 y el 26 de mayo de este año, 195 personas en los Estados Unidos han sido asesinadas en 43 casos adicionales de tiroteos masivos, según las estadísticas extraídas del sitio wiki, Mass Shootings Tracker.

¿Quiénes son estos asesinos en masa? En un artículo publicado el mes pasado en la revista Gender and Violence, Michael Stone, psiquiatra forense de la Universidad de Columbia rastreo todo un siglo atrás para construir el perfil de los autores de matanzas masivas y discernir cambios en sus métodos y motivos.

La abrumadora mayoría son hombres: entre 97 y 98% de los asesinos en masa han sido hombres, calcula Stone. Blancos y negros están representados en sus filas aproximadamente en proporción a su porcentaje en la población general, aunque los Latinos están sub representados.

Mientras que las recientes balaceras masivas han centrado el interés público en la necesidad de restringir la posesión de armas  entre las personas con enfermedades mentales, Stone estima que sólo el 22% de quienes han llevado a cabo un tiroteo en masa califican como "enfermos mentales profundos".

"Muchos de ellos son paranoicos y se sienten insatisfechos, y muchos son sociópatas", expresó Stone. Muchos tiradores masivos, incluyendo a Jared Lee Loughner, que en 2011 le disparó a 18 y mató a seis en Tucson, Arizona, pueden coquetear con la psicosis debido a su consumo de drogas y alcohol, agrega Stone.

Y la desesperanza es un factor común, según lo evidenciado por el hecho de que casi la mitad de quienes cometen asesinatos masivos o cometen suicidio o son asesinados por la policía inmediatamente después del evento (un resultado que muchos psiquiatras llaman "suicidio por la poli").

Las enfermedades mentales, dice doctor Garen Wintemute, "son un contribuyente menor" a la violencia a grande y pequeña escala. Menos de uno en 20 episodios de violencia interpersonal es atribuible a una enfermedad mental, dice Wintemute, un médico de sala de emergencia y un investigador de salud pública que se centra en la violencia por uso de armas de fuego.

"El homicidio masivo en los Estados Unidos es un fenómeno causado por las armas de fuego”, asegura Wintemute.

Algunos, incluyendo personas que se oponen a las medidas de control de armas propuestas habitualmente después de sus secuelas, disputan la contención de que las balaceras masivas han escalado. Los proponentes de esta visión sugieren a menudo que las juergas de disparos de los delincuentes son una constante en el paisaje americano, que ahora se hace más visible por la transmisión de noticias las 24 horas en el país.

Eso no es correcto, dice Stephen Teret, director del Center for Law and the Public's Health en el Johns Hopkins University, en Baltimore.

"Los datos son buenos, los datos son válidos", dijo Teret. "No es como que estos actos siempre ocurrieron y no éramos conscientes de ellos. Las personas han estado recopilando estos datos durante mucho tiempo".

Teret dijo que la creciente circulación de armas semiautomáticas en el mercado civil pudo haber desempeñado un papel en que los  tiroteos masivos sean más mortales. Pero dijo que el efecto se vería reflejado en las tendencias que se han visto en décadas, no solo en los últimos años.

Pero aunque los resultados fatales en las balaceras masivas son dramáticas, son empequeñecidos por los números de muertos por armas de fuego en los ataques que afectan a las víctimas de uno o dos a la vez y que obtienen mucho menos cobertura de parte de los noticieros. Los Centers for Disease Control and Prevention estiman que en 2013, 11,208 personas murieron en homicidios con armas de fuego en los Estados Unidos.

"Si nos fijamos sólo en los números, el goteo constante de muertes por pistola diariamente, supera con creces el número de personas muertas en tiroteos masivos", explicó Teret.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
70°