La Suprema Corte determinará si debate nuevamente sobre el aborto

La Suprema Corte determinará si debatirá nuevamente sobre el aborto

La Suprema Corte pronto encarará la decisión de si debe debatir el tema del aborto y considerar permitir a los estados a hacer cumplir las nuevas y más estrictas leyes, incluyendo una en Mississippi por la cual se cerraría la única clínica de abortos autorizada del estado.

Desde el 2010, los estados bajo el mando Republicano han aprobado una serie de leyes relacionadas con el aborto. Algunas limitan el periodo durante el cual a las mujeres se les permite obtener un aborto. Otras establecen restricciones nuevas para las clínicas, los doctores o los medicamentos que inducen el aborto en los inicios del embarazo.

La mayoría de las nuevas leyes han sido bloqueadas o derribadas por jueces federales. Y hasta ahora, el tribunal más alto del país ha rehusado admitir las apelaciones de los estados.

Durante años, los magistrados se han mantenido al margen de la mayoría de los casos concernientes al aborto. Una decisión de ignorar las últimas apelaciones (de Mississippi y de Carolina del Norte), sería una victoria para los que abogan por los derechos de abortar. Los grupos a favor del aborto han aducido que las estrictas reglamentaciones impuestas por los estados conservadores fueron diseñadas no para mejorar la salud, sino para disuadir y vedar a las mujeres embarazadas el inclinar su elección por el aborto legal.

Pero los abogados de Mississippi y Carolina del Norte le han pedido a los magistrados permitir la entrada en vigor a sus leyes.

El abogado Jim Hood, en su calidad de fiscal general de Mississippi, el mes de mayo les conminó por escrito a los magistrados: “Ya es hora de que esta corte retome el tema” del aborto.

Hood está en defensa de una ley del 2012 que requiere a todos los médicos que se encuentren en clínicas para aborto el tener derecho de admisión de un hospital cercano, aún si ninguno de los hospitales extendiera ese derecho a los doctores que realizan abortos.

La Organización de la Salud de las mujeres de Jackson, La única proveedora de abortos en el estado, tenía tres doctores de los cuales solo uno cubría el requisito de tener el derecho de admisión.

Un juez federal impidió que la ley entrara en efecto, y el año pasado, la Corte del 5¿ circuito de apelaciones en New Orleans ratificó el fallo.

La redistritación de casos de la Suprema Corte podría reducir la influencia política de los latinos

El estado declaró que sus restricciones para abortar no pusieron “una caraga indebida” sobre las mujeres de Mississippi porque ellas podrían los cruzar los límites del estado y obtener un aborto en Memphis, Tenn., o Baton Rouge y Nueva Orleans en Louisiana. Pero los jueces de la corte de apelaciones rechazaron el argumento.

“Mississippi no puede endilgar sus obligaciones para respetar los derechos constitucionales establecidos de sus ciudadanos a otro estado”, escribió el juez E. Grady Jolly al explicar su voto en un dictamen 2-1.

El Fiscal general de Carolina del Norte, Roy Cooper, está solicitando a la Corte Suprema reactivar su ley estatal que requeriría a los doctores, antes de llevar a cabo un aborto, mostrar y describir una imagen de ultrasonido del feto en evolución, aún si la mujer embarazada  busca hacerse la desentendida.

Los abogados del Centro de derechos de reproducción, quien demandó  a nombre de varios doctores de Carolina del Norte, llamaron a la ley  la “más extrema” de los “estatutos de consentimiento informado” aprobados en años recientes.

En diciembre, la Corte del 4to circuito en Richmond, en un dictamen de 3-0, mantuvo la decisión de un juez de impedir la obligación de ley basada en la primera enmienda constitucional.

Al gobierno no le está permitido forzar a un doctor  a servirle “de portavoz del mensaje del estado” escribieron los jueces. La ley del “discurso coaccionado” para los doctores es “ideológica en intento y clase… con el propósito claro y aceptado de que el requerimiento es para apoyar la posición ‘pro vida’ del estado” escribió el juez J. Harvie Wilkinson, un notable jurista conservador, al dar su opinión impidiendo al estado a obligar al cumplimiento de la ley.

En la Suprema Corte, los magistrados podrían anunciar tan pronto como el lunes si escucharán o no el caso de Mississippi. La decisión de si se atiende la apelación de Carolina del Norte vendría hasta mediados de junio.

Los abogados de los estados que han aprobado restricciones nuevas dicen que la corte debiera clarificar la ley regulatoria sobre el aborto. En 1992, en su último dictamen general sobre el aborto, la corte suprema declaró que los estados podían reglamentar los procedimientos siempre y cuando dichas reglamentaciones  no pusieran una “carga indebida” sobre las mujeres que buscaran terminar con su embarazo.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°