Avanzan incontenibles los incendios forestales en todo el estado

Un incendio que corre a través de los condados de Lake y Napa ha destruido cientos de casas y otras estructuras, dijeron el domingo los oficiales de bomberos de California.

El incendio, llamado Valley fire, estalló el sábado y rápidamente se expandió más allá de todo control, poniendo tensión en los esfuerzos contra los incendios, esfuerzos que ya se han visto expandidos muy cerca de su capacidad en todo el estado.

El incendio forestal provocó una inmediata declaración de emergencia por parte del gobernador Jerry Brown, permitiéndole al estado movilizar diversos recursos, incluyendo el auxilio de la California Guard.

Las autoridades han emitido órdenes de evacuación obligatoria para las comunidades de Cobb, Seigler Canyon, Loch Lomond, Middletown y hidden Valley Lakes. Y han también instado a los residentes de Angwin a evacuar el lugar.

Entre las pérdidas registradas está Harbin Hot Springs, un centro turístico conocido y un centro de retiro espiritual de vestimenta opcional en la pequeña ciudad de Middletown.

Middletown se vio particularmente muy afectado, con la perdida de cuadras enteras de viviendas y otras estructuras. Las fotos muestran la calle principal de Middletown quemada, junto con parte de una escuela. También se quemó un complejo habitacional en la ciudad.

Middletown tiene una población de 1,300 y está al sur de Clearlake y al norte de Calistoga. 

Partes de la ciudad de Cobb y del centro turístico Hoberg también tuvieron pérdidas.

Se han quemado un total de 40,000 hectáreas o 62 millas cuadradas, señalaron los oficiales el domingo. A medida que pasaban las horas el domingo, el fuego avanzó en gran parte sin control; las autoridades reportaron cero por ciento de contención, a pesar de sus esfuerzos.

Además de las casas perdidas, más de 5,000 viviendas de la zona estaban sin energía eléctrica.

Lo que se ha dado por llamar el Valley fire inició aproximadamente a las 13:30 del sábado cerca de Cobb y se extendió con una asombrosa velocidad, impulsado por las condiciones de calor y un paisaje que quedo seco tras años de sequía.

El estado está llamando a cientos de bomberos en todo California a combatir el incendio, que estuvo dando saltos a través de bosques de robles y por praderas, alimentado por vientos de 20 a 30-mph.

"Este fuego ha avanzado mucho más rápido de lo que somos capaces de traer recursos al área", dijo Daniel Berlant, vocero de California Department of Forestry and Fire Protection.

Más de 1,000 miembros del personal ya estaban en la escena del incendio la mañana del domingo, incluyendo 125 máquinas, cuatro aviones cisterna y 16 excavadoras bulldozer.

Las autoridades también tuvieron que mantenerse enfocados en el incendio en Butte, el cual ha quemado lo que ha encontrado a lo largo de los condados de Amador y Calaveras, donde están desplegados más de 4,100 bomberos. Al menos 6,400 estructuras permanecen bajo la amenaza de ese incendio.

Los residentes cerca del incendio Valley tuvieron poco tiempo para evacuar.

En un centro de evacuación de la Cruz Roja en Calistoga, "la gente estuvo llegando toda la noche", expresó Sandy Timmons, la gerente del lugar.

Los residentes de más de 6,000 viviendas del Gold Country de California han evacuado las tierras amenazadas, definidas por el escarpado terreno, madera desecada y el acceso limitado. Los elementos, junto con las altas temperaturas y la baja humedad, han creado un ambiente intenso donde los árboles pueden coger fuego, enviando pequeñas brazas que volando encienden fuegos en otros sitios.

Los oficiales esperaban una esperada baja en la temperatura, aunque leve, ayudaría el cara a cara de los bomberos con el fuego de Butte, que ya ha destruido 81 viviendas y 51 edificios y amenaza 6,400 estructuras. Para el domingo, el incendio había sido contenido en un 20%. No se han reportado heridos y la causa del incendio sigue bajo investigación.

Al sur, en la Sierra Nevada, otro fuego ha estado activo durante seis semanas y ha devorado más de 129,000 acres en una zona que incluye los parques nacionales Kings Canyon y Sequoia.

Los bomberos que están combatiendo el fuego de nombre Rough, se han visto obligados a entrar a largos y cavernosos cañones que son difíciles de escalar y que tienden a canalizar y acelerar el viento, propagando el fuego rápidamente, dijo Paul Garnier, un portavoz del equipo de gestión de incidentes de fuego. Una infestación del escarabajo de corteza que ha matado muchos pinos en la zona, ha añadido combustible a un paisaje ya deshidratado.

Garnier dijo que los casi 2,600 bomberos han empujado con éxito el fuego - provocado por un rayo - hacia McKenzie Ridge, al este de la carretera 180, donde esperan se detendrá debido a las líneas de contención. Temprano el domingo, el fuego había sido contenido en un 31%.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°