¿Esto es normal? Qué esperar durante una visita al ginecólogo

Una visita al ginecólogo es una parte importante de la atención médica de una mujer. Pero más que otros tipos de revisiones, el momento coloca a las pacientes en una posición vulnerable de examinación íntimo.

Un ginecólogo que trató a estudiantes de la Universidad del Sur de California (USC) en un centro de salud del campus durante casi 30 años está acusado de comportarse de manera inapropiada durante los exámenes médicos. En muchos casos, las pacientes nunca antes habían ido a un ginecólogo y no sabían qué esperar.

Decenas de ellas dijeron que sabían que algo no parecía correcto durante el examen con el Dr. George Tyndall, a pesar de que había una chaperona en la habitación. Pero no sabían que su incomodidad podría ser un signo de la mala conducta de un médico.

“Al ser tan joven, no tenía un marco para lo que era aceptable”, afirmó la expaciente Chelsea Wu al Times.

Más de 410 expacientes han contactado a la universidad acerca del  ginecólogo desde que The Times publicó su informe. El Departamento de Policía de Los Ángeles está investigando más de 50 quejas relacionadas con Tyndall, a quien se le permitió renunciar, en 2017, con un acuerdo financiero. Tyndall ha dicho que sus interacciones con las pacientes fueron apropiadas y negó cualquier mal proceder, aunque una investigación interna de la USC encontró que sus exámenes pélvicos calificaban como acoso sexual.

La Junta Médica de California lo está investigando, y el Departamento de Educación de Estados Unidos inició una investigación sobre el manejo por parte de USC de las denuncias por mala conducta en su contra.

Como estos casos evidencian, a veces es difícil para las pacientes saber cuándo el comportamiento de un médico cruza la línea, especialmente durante el primer examen de una mujer.

¿Qué es normal? ¿Qué debe esperar una paciente? ¿Qué tipo de cosas nunca deberían pasar? Aquí hay algunas respuestas:

Un examen ginecológico de rutina para una persona menor de 21 años generalmente no incluye un examen pélvico interno.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomienda una evaluación inicial en el consultorio del ginecólogo entre las edades de 13 y 15 años para establecer la confianza entre una paciente y un médico. Esa visita incluiría un examen general del peso, la altura y la presión arterial de la paciente.

También se puede discutir cualquier problema médico que necesite un examen, como un período intenso, doloroso o irregular. La visita también podría incluir un examen visual de los senos y un examen genital externo. Si la paciente es menor de 18 años, podría recibir una vacuna contra el VPH para prevenir futuras infecciones, si no fue vacunada entre las edades recomendadas de 11 y 12 años.

Nada de esto implica un examen pélvico interno, que generalmente es “innecesario durante la visita inicial de salud reproductiva”, dijo la Dra. Sigal Klipstein, expresidenta del comité de ética del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos.

“Un espéculo o un examen interno no se ofrece rutinariamente a las mujeres menores de 21 años, a menos que existan preocupaciones específicas”, afirmó Klipstein.

Estas podrían incluir dolor o sangrado anormal, o un problema que se descubre al tomar el historial médico de una paciente, dijo. Si una paciente es sexualmente activa, es posible que se le realice una prueba para detectar infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se pueden detectar con una muestra de orina.

Un médico debe usar guantes en todo momento durante un examen interno.

Para revisar los órganos internos, se le pide a una mujer que se acueste en la mesa de examen con las rodillas dobladas y que coloque los pies en dos estribos, en la base de la mesa. Un médico colocará uno o dos dedos enguantados y lubricados en la vagina y el cuello uterino de una paciente. Con su otra mano, el médico presionará el abdomen desde afuera.

“Las precauciones universales dictan que los médicos siempre deben usar guantes cuando realicen un examen interno”, afirmó Klipstein.

Un médico debe comunicarse con una paciente antes de un examen y se le debe ofrecer la presencia de una chaperona.

El médico debe explicar el propósito del examen pélvico interno antes de comenzar con él, y responder cualquier pregunta que pueda tener la paciente, añadió Klipstein.

“A la paciente en este momento también se le debe ofrecer una chaperona para la parte del examen físico de la visita”, agregó.

De acuerdo con el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, la chaperona puede tranquilizar a una paciente sobre el “contexto profesional, el contenido del examen y la intención del médico”. La acompañante también sirve como testigo del examen, en el caso de cualquier malentendido.

En la USC, varias chaperonas expresaron su preocupación a sus supervisores con respecto al comportamiento poco convencional de Tyndall durante los exámenes.

La acompañante no debe ser un miembro de la familia. Incluso si se solicita la presencia de un miembro de la familia durante el examen, una chaperona también debe estar presente.

Los médicos preguntarán sobre la historia sexual de una paciente, pero no deben hacer comentarios sexualmente provocativos.

La historia sexual de una paciente debe ser parte de la conversación durante un examen ginecológico, para identificar la atención correcta que debe brindarse. Las preguntas sobre la actividad sexual, la tolerancia al dolor, el ciclo menstrual y el control de la natalidad son frecuentes.

“Al comienzo de una visita ginecológica, el médico debe preguntarle a la paciente si ha habido algún cambio en su salud desde que se vieron por última vez”, afirmó Klipstein. “El médico también debe preguntarle a la paciente sobre su estado de salud en general, preguntar sobre cualquier inquietud que tenga, preguntar acerca de cualquier posible exposición reciente a infecciones de transmisión sexual, cualquier problema con sangrado y sus preocupaciones sobre anticoncepción o reproducción”.

Una expaciente de Tyndall le dijo a The Times que el ginecólogo de la USC parecía obsesionado con su orientación sexual y la instó a perder peso, sugiriendo que probablemente podría “conseguir un hombre en lugar de una novia”. Ese tipo de conversación es inapropiada, remarcaron los expertos.

Si la paciente inicia una conversación inapropiada, su médico debería redirigirla a un problema médico, consideró la Dra. Julie Cantor, que se formó como médica y ahora es profesora de derecho en la UCLA. “Se supone que debes ser muy clínico”, destacó.

Las áreas del cuerpo de una mujer que no están siendo examinadas deben permanecer cubiertas.

“Generalmente se le pide a una mujer que levante su bata para exponer su pelvis para el espéculo y la porción interna del examen”, escribió Klipstein. “Se le pide que exponga su pecho para el examen de los senos. En general, cualquier área que no esté siendo examinada en ese momento permanece cubierta, para proteger la privacidad de la mujer en la medida de lo posible”.

Según los informes, Tyndall les pedía que se acostaran desnudas sobre la mesa de examen, mientras inspeccionaba cada parte de su cuerpo. Él llamaba a estos exámenes “escaneos de cuerpo completo”, y decía que estaba buscando lunares. Ese grado de desnudez, sin embargo, es poco común e inapropiado.

Un médico solo debe hacer el contacto físico necesario con una paciente.

Se debe realizar un examen con una cantidad mínima de contacto físico, según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. Cada procedimiento durante el examen también debe incluir una explicación de lo que se está realizando, y por qué.

Si una mujer se queja de sangrado rectal, una “inspección visual del ano o un examen rectal puede justificarse” para detectar hemorroides, dijo Klipstein.

Si una mujer siente que algo no está bien durante un examen, debe decirlo.

Una paciente tiene todo el derecho a hacer preguntas, consultar sobre procedimientos y solicitar la presencia de una chaperona, indicó Klipstein.

“Si una mujer se siente insegura o incómoda durante un examen, se le debe alentar a verbalizar estas preocupaciones con su médico de inmediato”, dijo. “Si no hay una acompañante en la habitación cuando se ve afectada, debe solicitar inmediatamente que se ponga una a disposición y el resto del examen debe retrasarse hasta que esté presente una chaperona”.

Si una mujer piensa que puede haber sido abusada durante un examen, ¿qué debería hacer?

Cantor sugiere usar un acrónimo, como la palabra TRUTH en inglés, para ayudar a las mujeres a pensar qué hacer si creen que un médico actuó de manera inapropiada durante un examen.

T: Trust your gut (Confíe en su instinto)

“Si tiene la sensación de que algo es inapropiado o incorrecto, confíe en eso”, dijo Cantor. Incluso si resulta que todo es legítimo, el malentendido puede ser un momento de aprendizaje para todos los involucrados sobre la importancia de una comunicación clara.

R: Report (Denuncie)

Si una mujer cree que ha sido víctima del abuso de un médico, Cantor sugiere acudir a un fiscal de distrito, que decide si presenta cargos criminales, o a la junta médica estatal, que se encarga de las licencias. En el condado de Los Ángeles, se puede comunicar a la Oficina de Servicios para Víctimas, por teléfono al (800) 380-3811 o en línea.

U: Understand (Entender)

Las amigas, los familiares y las colegas pueden ofrecer una visión para ayudar a una mujer a descifrar si lo que experimentó estaba fuera del ámbito de la normalidad. Si una mujer no está segura desde el principio sobre qué hacer, Cantor sugiere esto como un posible primer paso.

T: Talk to others. (Hable con otros)

Un abogado podría ayudar a una mujer a determinar si tiene un caso civil contra su médico. Si busca apoyo emocional, un terapeuta o un consejero de crisis por violación podría ayudar.

H: Have to persist (Deber persistir)

Una mujer puede tener que abogar por sí misma y dar seguimiento a las preguntas después de que se haya presentado un informe a la policía o una junta médica, dijo Cantor. Hacerlo puede ayudar no solo a la mujer en cuestión, sino también a posibles futuras víctimas.

“Busca justicia no solo para ti, sino para otros”, remarcó.

 

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí:

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group