Estas 10 preparatorias de L.A. son las mejores en conseguir que sus graduados lleguen a la universidad

Más estudiantes se gradúan de las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés), pero no todos asisten a la universidad.

Algunas escuelas del distrito son más exitosas que otras en conseguir que sus estudiantes lleguen a la universidad. Según datos del LAUSD obtenidos por The Times, para la clase del 2016, el Centro de Estudios Enriquecidos Sherman Oaks fue la escuela preparatoria integral más exitosa, el 86% se había inscrito en una universidad de dos o cuatro años para abril del 2017.

Los datos provienen del National Student Clearinghouse, una organización de investigación educativa sin fines de lucro que rastrea a los estudiantes a través de la universidad.

Las escuelas

Las 10 escuelas del LAUSD que enviaron a la mayor parte de los graduados del 2016 a la universidad incluyen a cinco en el Valle de San Fernando y el resto se extiende a través de Los Ángeles.

Todas las escuelas tienen una tasa de graduación alta y la mayoría tiene algún tipo de proceso de solicitud o lotería para entrar.

Dos, la Middle College High y la Harbour Teacher Prep Academy, tienen admisión selectiva basada en solicitudes y están ubicadas en campus universitarios. Otra, la Northridge Academy High, tiene una asociación con Cal State Northridge. Cinco son escuelas magneto completas, que eligen a los estudiantes en base a sistemas de lotería.

El Centro de Estudios Enriquecidos Sherman Oaks es una de las primeras escuelas magneto que el distrito fundó como parte de su plan para terminar con la segregación en la década de 1970. El campus de Sherman Oaks, que sirve a los grados del 4 al 12, es una de las escuelas magneto de mayor demanda en el distrito.

Las escuelas magneto tienen temas, menos alumnos por clase y reciben algunos fondos adicionales del distrito. En general, también sirven a menos aprendices de inglés, estudiantes de bajos ingresos y estudiantes de educación especial que las escuelas públicas tradicionales.

Entre el 80% y el 90% de los graduados del Centro de Estudios Enriquecidos Sherman Oaks se inscriben en la universidad cada año, dijo el director Martin Price. Atribuye el alto número a factores tales como una cultura que promueve la educación universitaria inculcada desde la escuela primaria, la capacidad de los estudiantes para tomar clases de colegio comunitario en la escuela preparatoria y herramientas como Naviance, un software diseñado para ayudar a los alumnos con la planificación universitaria y profesional.

La escuela ha estado usando Naviance, pero el distrito está pagando para que las escuelas de todo el distrito la utilicen este año, dijo Price.

Otras escuelas en la lista también tienen la opción de tomar parte.

Comparte su campus con otras escuelas en el recinto Cesar Chavez Learning Academies en San Fernando, y los estudiantes del vecindario clasifican a las escuelas de la zona a las que les gustaría asistir.

Los estudiantes a veces llegan a la escuela, que sirve a los grados del 9 al 12, asumiendo que son malos en algunos temas, dijo el director José Navarro. Navarro considera parte de su trabajo lograr que salgan de esa mentalidad, dijo.

“Somos tres señales de tránsito de los proyectos aquí en Pacoima”, dijo Navarro. “El trauma de la pobreza, el trauma del racismo, es real. Afecta nuestra capacidad de aprender”.

Sus alumnos aprenden sobre la historia de la injusticia racial y económica hacia sus comunidades y la importancia de la educación como una herramienta para combatirla, dijo.

Las calificaciones D no existen en la escuela de San Fernando, es A, B, C o F, por lo que todos los graduados son elegibles para las clases de la Universidad del Estado de California, dijo Navarro. La academia también tiene más requisitos de clase de lo que los estudiantes del LAUSD necesitan para graduarse.

“Nunca dejamos que los niños se vayan temprano a casa”, dijo Navarro.

Hacer que la universidad sea una parte visible de la escuela preparatoria

Parte del desafío es elegir la universidad adecuada, dicen los directores.

Cal State Northridge, a sólo cuatro millas del Centro de Estudios Enriquecidos Sherman Oaks, fue la universidad de cuatro años más popular entre los graduados del LAUSD del 2016 que se inscribieron en abril del 2017, de acuerdo con el análisis del LAUSD de los datos del Clearinghouse. Muchos estudiantes también asisten a universidades de dos años, aunque un conteo completo no está incluido en los datos proporcionados por el LAUSD.

En Sherman Oaks, el consejero de la universidad anima a los estudiantes a ampliar sus puntos de vista más allá de Cal State Northridge y la UCLA, dijo Price, mejorando sus posibilidades de ingresar a las universidades que son las adecuadas para ellos.
“La idea es que hay muchas universidades por ahí que tienen especialidades similares y que podrían estar un poco más lejos de casa, pero que podrían ofrecer una nueva perspectiva”, dijo Price

La escuela también celebra los éxitos de sus estudiantes, haciendo visible la universidad. “Realizamos una gran celebración en abril y mayo cuando los chicos reciben sus cartas de aceptación”, dijo Price. “Les pedimos que corten una estrella o el emblema de la escuela y pongan su nombre en ellos”. Los alumnos de último año los colocan en todo el recinto escolar.

Para Navarro, es igualmente importante asegurarse de que los estudiantes más jóvenes vean los éxitos de los alumnos mayores. En la academia, los casilleros de primer año son colocados al lado de los de último año, y los estudiantes decoran los armarios de los estudiantes de último año con nombres de universidades y mascotas mientras van llegando las aceptaciones, dijo.

Los ex alumnos también desempeñan un papel clave, dijo Navarro. El martes la escuela celebrará una noche de ayuda financiera, a la cual asistirán antiguos alumnos que ahora están en varias universidades. Durante el verano, la escuela se asocia con una organización externa para ofrecerles a los egresados en vacaciones de la universidad pasantías pagadas para ayudar a los estudiantes actuales con sus solicitudes para la universidad, y la escuela se asegura de reunirse con los ex alumnos en las visitas a las universidades.

“Llevamos mucho a nuestros chicos a los campus universitarios”, dijo Navarro. “Cuando bajan del autobús, son recibidos por nuestros antiguos alumnos”, lo que les ayuda a ver lo que es posible.

Permanecer en la universidad

Por supuesto, sólo porque asisten a la universidad no significa que los alumnos seguirán con su educación. Sólo el 23% de los graduados del LAUSD del 2010 obtuvo títulos universitarios dentro de seis años, según los datos de la National Student Clearinghouse.

La mayoría de los estudiantes de estas 10 escuelas tienden a permanecer en la universidad después de su primer año, según un análisis reciente de los datos del Clearinghouse sobre los graduados del 2013, del Los Angeles Educational Research Institute.

En Sherman Oaks, Price atribuye ese poder de permanencia en parte a la misión de la escuela magneto para combatir la segregación.

“Nuestros chicos ya han sido presentados a alguien de tres, cuatro o 12 culturas diferentes en una clase”, dijo. Así que el llegar a universidades donde muchas personas no se parecen a ellos no los perturba.

Tanto Navarro como Price dijeron que logran que los alumnos se acostumbren temprano a las clases universitarias, y les ayudan a empezar a acumular créditos universitarios en la escuela preparatoria para que tengan una ventaja como estudiantes universitarios de primer año.

Los alumnos de Sherman Oaks son trasladados a la cercana Pierce College para tomar clases universitarias durante el día escolar, mientras que los profesores de Los Angeles Mission College imparten clases en la academia de Navarro.

Navarro también trata de proporcionarles apoyo a los ex alumnos después de que se hayan ido a la universidad. Desde hace tres años, ha invitado a los antiguos alumnos a la preparatoria durante las vacaciones de invierno para sesiones sobre temas como el aprendizaje socio-emocional y el manejo de las microagresiones.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group