Entrenan ratas gigantes para combatir el tráfico de fauna silvestre en África

Entrenan ratas gigantes para combatir el tráfico de fauna silvestre en África

El gobierno de los EE.UU. está financiando un proyecto para entrenar roedores gigantes que ayudarán en la lucha contra el tráfico ilegal de vida silvestre en África.

Según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU., se está probando a la rata gigante africana para ver si puede ayudar a detectar embarques ilegales de madera maciza -que se emplea para la fabricación de muebles, puertas y pisos- y pangolines, el mamífero más cazado en el mundo.

La agencia gasta $100,000 en un programa piloto de un año que se puso en marcha en Tanzania en octubre y que está siendo dirigido por Fondo para la Vida Silvestre en Peligro, una organización de conservación con sede en Sudáfrica.

El financiamiento es parte de una subvención de $1.2 millones que los EE.UU. otorgan por “enfoques innovadores” para detener la caza furtiva y el tráfico de fauna silvestre en 11 países.

¿Qué hace que estos roedores sean buenos para olfatear la madera y la vida silvestre?

Las ratas tienen una “fuerte capacidad olfativa” y han sido capaces de detectar minas terrestres enterradas y portadores de tuberculosos en el este de África, según funcionarios del programa Wildlife in Trade del Fondo. También son “inteligentes y tranquilas con la debida capacitación”, y son originarias de África subsahariana, por lo cual ya están ambientadas a las condiciones del entorno.

Las ratas pueden crecer hasta tres pies y vivir por ocho años. Son “ágiles para un entorno de puerto marítimo y almacenes de exportación… relativamente baratas de alimentar, entrenar, criar y mantener, y su tamaño pequeño hace que sean económicas de transportar también”, señalaron en un e-mail el gerente del programa Wildlife in Trade, Adam Pires, y Kirsty Brebner, líder del Proyecto Rinocerontes del grupo.

Ahora, este proyecto tiene como objetivo evaluar si las ratas típicamente pasivas son capaces de olfatear contrabando, expresaron funcionarios del programa. “Acabamos de comenzar, y el período piloto todavía necesita un tiempo antes de que podamos determinar la capacidad de estos animales para detectar pangolines y tipos de madera”, agregaron Pires y Brebner.

¿Cómo se entrenará a las ratas?

Se las entrenará en un laboratorio para la habilidad de discriminar entre las sustancias clave de la madera, piel y escamas del pangolín y una variedad de otras sustancias de control, según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU. Los especialistas evaluarán las mejores opciones para que las ratas detecten madera y pangolines en contenedores en los puertos de Tanzania, así como su tasa de éxito.

El proyecto sería la primera fase de un esfuerzo mucho mayor para “incorporar a las ratas como una herramienta innovadora en la lucha contra el comercio ilegal de vida silvestre”, según la agencia de vida silvestre.

¿Qué otros programas de lucha contra la trata de animales salvajes se financian con la subvención de $1.2 millones?

La financiación se destinará a la formación de perros rastreadores para combatir el tráfico de cuernos de antílope desde Kazajstán; abordar el comercio ilegal de palo de rosa o palisandro (rosewood) en Belice; ayudar a las patrullas forestales a reducir la caza furtiva de tigres en Sumatra y otras especies en Indonesia; generar nueva información de la demanda de pangolines en tres provincias chinas que han sido identificadas como los centros principales para el consumo de la vida silvestre ilegalmente comercializada.

“Estos receptores de subvenciones usan enfoques pioneros para abordar el comercio ilegal de vida silvestre en los lugares donde éste se inicia y conde la demanda de productos naturales alimenta la cadena de suministro criminal de bienes ilegales”, afirmó Dan Ashe, director del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU., en un comunicado.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°