400 estructuras destruidas y 115,000 acres quemados es el saldo provisional del incendio Thomas

400 estructuras destruidas y 115,000 acres quemados es el saldo provisional del incendio Thomas

Los vientos volvieron a aumentar su intensidad  el jueves por la mañana, lo que representó un desafío para los bomberos que luchaban contra las llamas en el enorme incendio de Thomas en el condado de Ventura.

Las autoridades informaron que anoche se encontró el cuerpo de una mujer en un área quemada cerca de Ojai, al tiempo que los bomberos continuaban luchando contra varios incendios forestales masivos en los condados de Ventura y Los Ángeles, dijeron las autoridades.

El incendio en el borde oriental de Faria Beach comenzó a avanzar hacia la costa, el jueves por la mañana, después de que la velocidad del viento se duplicó en el lapso de una hora. A unas pocas millas al norte de la ciudad de Ojai, los oficiales de bomberos ordenaron a los residentes evacuar, advirtiendo que las llamas podrían avanzar con extrema rapidez.

Justo antes de las 11 a.m. de hoy jueves, un automóvil de la policía condujo por las calles de Faria Beach y les ordenó  a los residentes que se fueran.

El Servicio Meteorológico Nacional está estimando velocidades del viento entre 28 y 35 mph, con ráfagas de hasta 50 mph, en el área de Faria Beach. Se espera que los vientos se mantengan a ese ritmo hasta las 5 o 6 p.m., dijo Todd Hall, Servicio Meteorológico Nacional.

Una suave brisa procedente del mar podría ayudar a los bomberos a combatir las llamas en la playa de Faria el jueves por la noche, dijo, pero el resto del sur de California puede esperar vientos sostenidos de Santa Ana por el resto del día.

El incendio Thomas de 115,000 acres ardió aún más a lo largo de la costa del condado de Ventura, lo que provocó que las autoridades cerraran un tramo de 20 millas de la autopista 101 entre Ventura y Carpinteria durante la noche. A las 7:30 a.m. del jueves, las autoridades habían reabierto la autopista pero proporcionaron detalles contradictorios.

La Patrulla de Caminos de California dijo que la autopista estaba abierta a los automovilistas con escolta policial solamente. Sin embargo, el Departamento del Sheriff del Condado de Ventura anunció que la autopista costera había sido reabierta a las 7 a.m., pero instó a los automovilistas a tener precaución y tener cuidado con los equipos de extinción de incendios en las áreas quemadas.

Mientras los vientos de Santa Ana, que avivaban el fuego, volvieron a levantarse el jueves por la mañana. Las autoridades extendieron una advertencia de bandera roja en toda la región hasta el sábado.

El fuego creció en dos direcciones de la noche a la mañana: vientos de Santa Ana del noreste empujaron llamas hacia Carpintería y la pequeña ciudad de La Conchita, pero el fuego también se movió en dirección opuesta hacia Ojai y el Bosque Nacional Los Padres, probablemente impulsado por la topografía y el chaparral que actúa como combustible, dijo la capitán de bomberos del condado de Ventura, Marisol Rodríguez.

"Fue realmente un milagro que los feroces vientos pronosticados no se materializaran. Estábamos esperándolos, pero no llegaron", dijo Rudy Livingston, director de finanzas de Ojai. "Todo lo que puedo decir es: 'Gracias a Dios'. Si hubieran llegado los vientos, las cosas se habrían puesto muy feas aquí".

El miércoles por la noche, los incendios forestales corrieron hacia el oeste a lo largo de las montañas al norte de la ciudad, formando una espeluznante línea de llamas de color naranja de varios kilómetros de largo. Justo al sur de los límites de la ciudad de Ojai, los equipos de bomberos estaban tratando de contener las llamas con agua y herramientas de mano.

El cuerpo de la mujer fue encontrado el miércoles por la noche en el sitio de un accidente automovilístico en Wheeler Canyon Road. La causa de la muerte y la identidad de la mujer aún no se han determinado, dijo el sargento del sheriff del condado de Ventura. Kevin Donoghue.

En La Conchita, los bomberos pudieron defender a la pequeña comunidad de playa durante la noche. Los pocos residentes que se quedaron siguieron echando agua sobre sus casas como precaución, incluso cuando los bomberos les dijeron que no lo hicieran.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°