El robot del futuro ya está entre nosotros

El robot del futuro ya está entre nosotros

La Universidad de San Diego-California está estableciendo un instituto de robótica que busca desarrollar máquinas que puedan interpretar expresiones faciales, estilos de caminar y pensamientos de la gente, acciones y sentimientos.

La tecnología Vea-Piense-Haga busca anticipar y llenar las necesidades del día a día, especialmente en número cada vez más grande de ancianos que buscan quedarse en sus casas en lugar de mudarse a casas de asistencia.

Los ingenieros también buscan tan buenos en dimensionar gente, lugares y situaciones que podrían ayudar evacuar multitudes de lugares peligrosos y levantar escombros en terremotos en busca de sobrevivientes.

El nuevo Contextual Robotics Institute en UC San Diego fue presentado el viernes. La universidad ha obtenido ayuda de compañías locales como Qualcomm Inc., que precisa de nuevos mercados para sus cips de computadoras y Northrop Grumman Corp., que trabaja con aviones no tripulados.

“Nuestro plan es hacer investigación y desarrollo que se precisan para los robots del futuro –robots seguros, útiles y autónomos en cualquier ambiente” dijo Alberto Pisano, decano de la UC San Diego's Jacobs School of Engineering.

Vea las historias más leídas en Ciencia esta hora >>

“Esto significa colocar juntos a nuestros ingenieros y científicos sociales para enfocarse en los robots y como la gente interactúa con ellos”, dijo.

La robótica es un campo sin límites.

El mismo Google está probando sus autos sin conductor. El Massachusetts Institute of Technology sus brazos biónicos. La compañía de Santa Clara, Savioke está experimentando con mayordomos mecánicos que puedan llevar aperitivos a los guespedes de hoteles.

El Departamento de Defensa está trabajando con máquinas “inteligentes” que pueden distinguir entre enemigos y aliados. Investigadores canadienses están explorando si es posible que los robots puedan ser diseñados para enseñarse a ellos mismos cómo resolver tareas compunes –como cocinar una cena- mirando youtube.

“El campo de la robótica está cambiando la manera en que la gente vive, trabaja y envejece”, dijo el canciller de la UC San Diego, Pradeep Khosla, un experto internacional en robótica que jugó un papel importante en establecer este nuevo instituto.

Más de 40 investigadores de la escuela se han comprometido para colaborar en proyectos que buscan el hardware y software para reconocer los ambientes y lo que está ocurriendo en ellos. Como los robots o sistemas de robótica serían programados para sintetizar la información y entonces tomar apropiadas y correctas acciones.

Broadly hablando, los robots serían capaces de ver, pensar y hacer.

Este tipo de investigación podría ser humillante, particularmente si tu estás desarrollando robots  semiautónomos que se mueven. Eso fue doloroso en junio cuando equipos de todo el mundo compitieron en el DARPA Robotics Challenge en Pomona.

Muchos de sus robots se caían o no hacían nada cuando se les pedía hacer algo complejo en un ambiente de desafío.

Pero científicos están haciendo mucho progreso con el software, que es la escencia de un robot o sistema.

Por ejemplo, la UC San Diego ha estado desarrollando el tipo de software y sensores que se necesitarían para  discretamente monitorear la salud y es estado de un anciano o discapacitado en su casa. El objetivo: permitir a esta gente a que envejezca en su lugar –un lugar que ellos desean.

Los investigadores de la universidad han formulado programas de reconocimiento facial que pueden detectar emociones, incluyendo alegría, tristeza, sorpresa y disgusto. Ellos también han desarrollado software que mide cuanto dolor una persona está sintiendo.

Estos avances han venido cuando investigadores ha nivel nacional han desarrollado sensores sin cables que pueden detectar si una persona se está moviendo normalmente o si él o ella está tomando las medicinas correctas y abriendo el refrigerador para tomar alimentos. Algunos de los sensores se pueden vestir, mientras otros son colocados en la casa, muebes o en el piso.

Científicos dicen que si es posible mezclar el software con los sensores en sistemas que miden como se está comportando una persona, entonces mandar un mensaje o email a su familia, enfermera o doctor.

“El pensamiento de ir a un lugar de asistencia o enfermería es miedoso para la mayoría de la gente”, dijo Khosla. “La gente quiere vivir en sus casas cuando envejecen y es aquí en donde los sensores, software y la tecnología robótica puede tener impacto. Proveen un cuidado más inteligene y más independencia¨.

Muchos desafíos están frente a etos investigadoress para lograr estos robots amigables. Científicos tienen un récord manchado en crear este tipo de tecnología, especialmente en robots. En adición, puede objetar ser monitoreada continuamente. Y la tecnología fuede fallar y ser vulnerable.

“Objetos inteligentes conectados juntos era antes una gran etiquera de mercadotecnia Ahora se ha convertido en una pesadilla orweliana, no solamente porque Google puede manejar el auto mientras tu mandas un texto. Ahora sabemos que tu auto tiene millones de línes de código y puede ser fácilmente hackeado por dos chicon con una computadora desde el mueble de su casa”, recientemente Leslie Orlov escribió en su famoso blog Aging in Place Technology Watch.

Yawen Li, un sociologo de la salud en  San Diego State University, dice: "La mayor preocupación que veo es la privacidad. ¿Cómo proteges la información que es recolectada en la casa de una persona y enviada a una agencia de servicios?”.

Mientras tanto, Qualcomm está prestando su apoyo financiero y tecnológico a lo largo de una serie de proyectos – desde incrementando los sistemas de los drones a los juegos de consola para perros inatendidos”.

“El campo de la robótica está en un estado revolucionario”, dijo Matt Grob, el Jefe de Tecnología de la empresa. “Y la (UC San Diego) y su instituto de robótica interseta con nuesto negocio de muchas formas. Teniendo el centro en nuestro patio es muy excitante. Tenemos acceso a lo que los investigadores están haciendo”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
80°