El juez del noveno circuito, Alex Kozinski, renuncia después de acusaciones de conducta sexual inapropiada

Alex Kozinski, una voz prominente en el Tribunal del Noveno  circuito de apelaciones de EE.UU., dijo el lunes que se retiraba de inmediato frente a más de una docena de informes de mala conducta sexual.

Kozinski, que sirvió más de tres décadas en la corte de apelaciones, se enfrentó a acusaciones de que mostró pornografía a empleados, de haber tocado a mujeres de manera inapropiada y de mantener pruebas gráficas de sus conquistas sexuales universitarias.

El juez, un hombre  impetuoso y abierto, era una fuerte presencia en la corte. El juez abrazó posiciones extravagantes y un sentido del humor que deleitó a algunos, pero que al final dijo que contribuyó a su caída.

The Washington Post informó por primera vez la gran mayoría de las acusaciones contra el juez y las noticias de su retiro.

Kozinski confirmó que abandonaba la corte en un mensaje de texto al Times.

El noveno circuito pidió la semana pasada una investigación de los informes, pero aún no había comenzado.

Los jueces federales tienen términos de por vida y solo pueden ser eliminados por el Congreso, pero el sistema judicial puede sancionarlos e intentar presionarlos para que renuncien.

"No puedo ser un juez eficaz y al mismo tiempo luchar en esta batalla", dijo Kozinski en un comunicado distribuido por el noveno circuito. "Eso no sería bueno para mi amado poder judicial federal".

Aunque conocido como conservador, el designado de Reagan se consideraba más libertario. Rezó contra la mala conducta de la fiscalía y escribió una mordaz acusación al sistema de justicia penal para un publicación especializada en derecho.

Celebró populares noches de cine en los juzgados, sirviendo pizza, ensaladas y bebidas y mostrando películas que a menudo estaban relacionadas con la ley. El público era invitado, así como el personal de la corte.

El Washington Post primero informó que un ex empleado se quejó de que Kozinski le mostró pornografía y le preguntó si le excitaba. Ella dijo que no, y dijo que tampoco le hizo nada.

 

El viernes, las acusaciones pasaron de conversaciones impropias a toqueteos sin consentimiento. Una ex estudiante de derecho dijo que él tocó su pecho y una profesora de derecho dijo que la pellizcó y le tocó la pierna.

Kozinski nació en Rumania, y a los 12 años se mudó a los Estados Unidos con sus padres, que fueron sobrevivientes del Holocausto. Su familia se estableció en Los Ángeles, donde su padre tenía una pequeña tienda de abarrotes.

Se describió a sí mismo en su declaración del lunes como un "refugiado del comunismo".

"Creo firmemente que un poder judicial fuerte, libre de presiones políticas, es vital para la preservación de esta gran nación", escribió.

También se disculpó por haber ofendido a la gente, culpando a su sentido del humor y a su tendencia a hablar con franqueza.

"Siempre he tenido un sentido del humor amplio y una manera franca de hablar tanto con los asistentes legales hombres como con las mujeres", escribió.

"Al hacerlo, es posible que no haya sido lo suficientemente consciente de los desafíos especiales y las presiones que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo. Me duele saber que hice que alguno de mis empleados se sintiera incómodos; esta nunca fue mi intención. Por esto, me disculpo sinceramente".

Su declaración no abordó las acusaciones de haber tocado indebidamente a una mujer.

Kozinski era conocido por plantar besos en las mejillas de abogados hombres y mujeres, un acto que vio como divertido, pero que avergonzó u ofendió a algunos de los destinatarios.

The Times informó en 2008 que tenía un servidor privado que contenía imágenes pornográficas y que podía ser visto por el público.

Kozinski solicitó una investigación de los informes. Fue amonestado por ser descuidado y dañar la reputación de la judicatura.

Kozinski dijo que no tenía idea de que el servidor podía ser visto por el público y lo desconectó tan pronto como The Times lo reveló.

Algunos de sus empleados le dijeron a The Washington Post que les había pedido que vieran las imágenes pornográficas en el servidor.

Varios jueces en el noveno circuito, localizados la semana pasada, se negaron a hacer comentarios públicos.

 

El juez Stephen Reinhardt, el miembro más liberal del noveno circuito, fue uno de los juristas que no quiso hacer ningún comentario.

 

Reinhardt y Kozinski fueron calificados como "una extraña pareja" hace muchos años porque eran amigos, a pesar de venir de extremos opuestos del espectro político.

Cuando el Post reportó por primera vez las acusaciones hace dos semanas, Kozinski insistió a The Times que aguantaría la tormenta y que no renunciaría.

"Si esto es todo lo que pueden desenterrar después de 35 años, no estoy demasiado preocupado", dijo en una entrevista telefónica, y un amigo dijo que las crecientes acusaciones lo habían molestado profundamente a él y a su familia.

Kozinski ahora se ha unido a muchas otras prominentes personas forzadas a dimitir debido a acusaciones de acoso sexual.

El presidente Trump, quien ha sido demandado por acusaciones de mala conducta sexual inapropiada y abuso sexual, designará al sucesor de Kozinski.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group