El interior del almacén de Oakland no había tenido una inspección en 30 años

El interior del almacén de Oakland no había tenido una inspección en los últimos 30 años

Autoridades de Oakland revelaron este jueves que ningún inspector de construcciones había visitado en los últimos 30 años el sitio donde murieron 36 personas, lo cual planteó nuevas preguntas acerca de la supervisión gubernamental de la propiedad.

El director interino del departamento de planificación y construcción de la ciudad señaló que la agencia sólo ingresa en edificios cuando el dueño busca un permiso, o si se recibe una queja.

En el momento del incendio, la ciudad investigaba las quejas por problemas de seguridad en el almacén. No obstante, por razones que no quedan del todo claras, todavía no se había presentado ningún inspector en el edificio para examinarlo.

Tampoco se sabe si un inspector de incendios -que trabaja para otra agencia de la ciudad- ha visitado el lugar. Aún se aguarda que la ciudad publique un informe de inspección.

El almacén, donde un catastrófico incendio se desató durante un concierto el pasado viernes por la noche, fue el foco de casi dos docenas de quejas por violación al código de construcción u otras acciones durante los últimos 30 años, según muestran documentos dados a conocer este miércoles.

Al menos tres de las quejas parecían afirmar que se habían construido allí estructuras sin permisos, o que la propiedad estaba siendo empleada como residencia. Otros citaban estacionamiento ilegal y montones de escombros apilados en la acera y en un lote contiguo.

El inspector que visitó el almacén 15 días antes del incendio para investigar una posible “estructura ilegal en el interior del edificio” no pudo ingresar.

Según la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, la ciudad continuó enviando peticiones al dueño del almacén para poder ingresar. Los informes del Departamento de Planificación y Construcción publicados este miércoles, sin embargo, indican únicamente que la ciudad envió un aviso de violación y exigió la remoción de los desechos y escombros fuera del edificio.

Schaaf afirmó que la ciudad eventualmente lanzará registros de todas las violaciones y otras acciones vinculadas con el almacén, documentos solicitados por numerosos medios de noticias bajo las leyes de registros públicos de California.

“Nadie quiere ver jamás una tragedia como ésta en la comunidad”, afirmó Schaaf a los reporteros durante una conferencia de prensa realizada en el exterior del almacén carbonizado y vacío, el martes por la noche “Pero cuando ocurre, es nuestra responsabilidad accionar rápida y fuertemente para evitar tragedias futuras”. Como parte de esa iniciativa, la alcaldesa señaló que planea formar un grupo de trabajo para revisar y mejorar el cumplimiento de los códigos de construcción e incendio en la ciudad.

El almacén, conocido como ‘Ghost Ship’ y propiedad del residente de Oakland Chor N. Ng, poseía habilitación exclusivamente para uso comercial. El lugar albergaba a un colectivo de artistas y, según los antiguos residentes y quienes frecuentaban el edificio, tenía espacios de alojamiento no autorizados en su interior; además, se realizaban numerosos conciertos y otros eventos.

En octubre de 2014, la ciudad investigó un informe de “construcción de vivienda/estructura sin permiso” en la dirección del lugar. Durante la visita, el inspector no encontró ninguna violación, según los registros de la ciudad.

“Inspección in situ. La estructura se retiró antes de la inspección. No se constatan violaciones”, indicó el informe por entonces.

Según los registros del departamento de construcción, un inspector de la ciudad visitó el almacén el 17 de noviembre para investigar otra posible estructura ilegal pero no pudo acceder a la propiedad. “El demandante necesita brindar acceso. No se puede ver desde la acera si hay una construcción ilegal (la propiedad tiene una valla en el frente)”, escribió el inspector.

Durante la misma visita, el inspector aparentemente examinó otra denuncia efectuada por un vecino, que informaba acerca de “una tonelada de basura acumulada en la propiedad”. La denuncia alegaba que el edificio principal había sido “remodelado para uso residencial” y decía que la situación hacía que “el vecindario se vea muy mal y haya problemas de salud”.

Según los registros de la ciudad, se verificó una violación y se envío un aviso a Ng. Sin embargo, dicha notificación se refería únicamente a los desechos y materiales de construcción apilados fuera del almacén.

Schaaf remarcó que el inspector había seguido los procedimientos correctos durante la visita. En los registros, que se dieron a conocer este miércoles, la ciudad redactó los nombres de los inspectores que habían estado en el almacén, así como del residente que había presentado una queja.

Las autoridades no explicaron por qué dicha información no se había dado a conocer.

El miércoles, Schaaf remarcó que la Asociación Nacional de Protección contra Incendios estaba asistiendo a la ciudad en una revisión de la seguridad de construcciones y eventos, así como en el sistema de reclamos de edificios.

Los funcionarios planean mostrar “una fuerza de trabajo contra incendios” y Schaaf señaló que los expertos examinarán las regulaciones existentes para las inspecciones, las alarmas, los monitores de monóxido de carbono, permisos de eventos y requisitos para las salidas de emergencia.

La ciudad también examina actualmente cómo las autoridades municipales pueden reportar condiciones de vida potencialmente peligrosas, o eventos ilegales. “Quiero dejar en claro que no haremos un chivo expiatorio de los empleados de la ciudad a raíz de este desastre”, afirmó Schaaf. “En lugar de ello, les brindaremos la orientación, claridad y el apoyo que necesitan para hacer bien su trabajo”.

La alcaldesa también señaló que su oficina volvería a reunir al grupo Artist Housing and Workspace Task Force como una manera de promover hogares y espacios de trabajo seguros y asequibles en el Área de la Bahía.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en español haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
74°