El gobierno pagará a una firma privada $297 millones para que ayude a contratar 5,000 agentes fronterizos

El gobierno pagará a una firma privada $297 millones para que ayude a contratar 5,000 agentes fronterizos

Con la orden del presidente Trump de contratar a 5,000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza, la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) otorgó un contrato por $297 millones a una empresa privada para que le ayude a reclutar y contratar a estos nuevos agentes y otros trabajadores.

El contrato, celebrado con una división de Accenture, una corporación internacional de servicios profesionales que registró ingresos por $35 mil millones en 2017, se resolvió en un momento en que la Patrulla Fronteriza lucha para cumplir con los niveles mínimos de personal ordenados por el Congreso y pierde más agentes por año de los que contrata.

También representa uno de los mayores gastos hasta ahora en la campaña de casi un año de la administración Trump para aumentar la seguridad fronteriza.

En octubre se completó el trabajo en ocho prototipos de muros fronterizos en Otay Mesa, cerca de la frontera entre México y los EE.UU., un proyecto para el cual los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza desembolsaron $20 millones en la primavera.

El contrato con Accenture -que puede prolongarse hasta cinco años- es mucho mayor, tanto en su año inicial como en el pago a largo plazo. La compañía recibirá $42,6 millones en el primer año solamente, según muestran los registros contractuales federales.

El alcance del trabajo contratado requiere que la empresa administre "el ciclo de vida completo del proceso de contratación”, desde la publicación del trabajo hasta el procesamiento de nuevos empleados. La compañía, señaló la agencia en una respuesta enviada por correo electrónico, aumentará los programas de contratación interna ya existentes de la agencia.

También exige una "campaña de reclutamiento bien dirigida y contundente, que consista en promover las carreras y oportunidades de la aplicación de la ley que brinda la CBP”, y una campaña de educación pública sobre empleos de la CBP y la Patrulla Fronteriza.

A Accenture se le pagará para ayudar a contratar a 5,000 agentes para la Patrulla Fronteriza, así como a 2,000 oficiales de aduanas y 500 agentes para la Oficina de Operaciones Aéreas y Marítimas. La concesión fue otorgada el 17 de noviembre pasado, y Accenture fue seleccionada por sobre otros cuatro postores, según muestran los registros contractuales federales.

Para los escépticos de la iniciativa, el trato con Accenture no tiene mucho sentido. "Están gastando casi $40,000 por contratación", expresó Alex Nowrasteh, un analista de política de inmigración del Cato Institute, un grupo de expertos libertarios en Washington, DC. “Desde el vamos, parece una jugada bastante desesperada".

Si el contrato alcanza su duración total de cinco años y se paga por completo, la agencia gastará $39,600 por contratación. La suma está justo por debajo del salario inicial -de $39,738- para un funcionario de aduanas.

En su declaración, la CBP señaló que las estimaciones son erróneas. El monto total del contrato incluye costos de puesta en marcha por única vez para las medidas de reclutamiento y otros pasos para captar solicitantes.

La agencia también expresó que el contrato surgió en respuesta a sus consabidos problemas de contratación y dijo que varios factores, como "el cambio de los valores generacionales, la legalización de la marihuana en todo el estado y una creciente desconfianza en la aplicación de la ley" dificultaron la contratación.

De hecho, la agencia resaltó en los documentos de licitación para el contrato que debe reclutar a 133 solicitantes para llenar un único puesto de agente para la Patrulla Fronteriza.

"A diferencia de otras grandes compañías y organizaciones, estamos ampliando nuestros esfuerzos para encontrar formas mejores y más efectivas de reclutar, contratar y retener al personal de primera línea", precisó el comunicado.

El Congreso requiere una fuerza de 21,370 agentes, pero un informe expresó recientemente que, hasta mayo, sólo contaban con 19,500 agentes. El problema se agrava aún más: entre 2013 y 2016 se contrató a un promedio de 523 agentes, mientras que 904 se fueron de sus puestos. La necesidad del contrato se deriva de un decreto del 25 de enero pasado firmado por Trump, que ordenó a la CBP aumentar su número en 5,000 agentes.

La agencia de aplicación de la ley federal es la más grande en su tipo, con más de 40,000 oficiales y agentes tanto en la Patrulla Fronteriza como de aduana.

El Congreso aún tiene que asignar fondos para las nuevas contrataciones, aunque la legislación para hacerlo está pendiente.

Los críticos se han mostrado cautelosos con respecto al objetivo de contratación, en virtud de sus costos. También señalaron que la última vez que la agencia incrementó la fuerza -con un aumento en las contrataciones a mediados de la década de 2000- los estándares se redujeron. Esa movida probablemente contribuyó a un aumento en los casos de corrupción y mala conducta que afectaron la organización.

En respuesta, el Congreso requirió que todos los nuevos postulantes pasaran pruebas con detector de mentiras, pero ese requisito contribuyó al déficit de contratación. Aproximadamente el 65% de todos los solicitantes no aprobó la prueba, informó Associated Press a principios de este año.

Actualmente, un proyecto de ley en el Congreso eliminaría el requisito de los detectores de mentiras para ciertos solicitantes: miembros de las fuerzas armadas, veteranos con autorización de seguridad y personal de las fuerzas del orden que hayan pasado una prueba similar o tenido una investigación de antecedentes en los últimos tres años.

Ese proyecto está pendiente y es un ejemplo de cómo la agencia adoptó el ambicioso objetivo de contratación y tomó medidas para ampliar la cantidad de solicitantes.

Otro paso es que el contrato incluye una cláusula para la "restitución" de los exagentes de la Patrulla Fronteriza.

Nowrasteh destacó que el acuerdo con Accenture podría ser beneficioso porque la experiencia de la firma podría permitirle recurrir a un grupo diferente de potenciales empleados que la CBP hubiera utilizado en el pasado.

Sin embargo, cuestionó si en realidad se necesitan tantos agentes y señaló que el número de aprehensiones de inmigrantes no autorizados en la frontera suroeste ha descendido a cifras sin precedentes. Hubo 1.2 millones de detenciones en 2001, y este año sólo 310,000, la cifra el más baja en 46 años.

“En realidad, actualmente hay demasiados agentes de la Patrulla Fronteriza, dado lo bajo que es el flujo de inmigrantes no autorizados al otro lado de la frontera", consideró.

En noviembre último, el inspector general de Seguridad Nacional emitió un informe donde señaló que la agencia no podía proporcionar datos suficientes para justificar la contratación de muchos agentes más.

Esta no es la primera vez que el gobierno acude a Accenture para ayudar a cumplir sus objetivos de contratación. En 2016, la compañía ganó un contrato por cinco años y $290 millones para ayudar a la Agencia de Seguridad del Transporte a contratar entre 8,000 y 10,000 trabajadores adicionales por año.

Una portavoz de la firma manifestó confianza en que ésta podrá ayudar a la CBP a cumplir sus objetivos de nuevo personal.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°