El dinero realmente puede comprar la felicidad, dice la ciencia

El dinero realmente puede comprar la felicidad, dice la ciencia

 

No importa si eres rico o pobre, el nuevo estudio sugiere que eso es motivo de felicidad.

Si usted se siente presionado por el tiempo, su satisfacción con la vida se puede mejorar utilizando dinero para hacer lo que usted desee.

Los investigadores, liderados por Ashley Whillans, profesor en la Escuela de Negocios de Harvard, analizó las encuestas de cerca de 4.500 personas de los Estados Unidos, Canadá, Dinamarca y los Países Bajos.

A los encuestados se les preguntó si pagaban a otras personas para hacer "tareas diarias poco placenteras" con el fin de "aumentar su tiempo libre”.

En el 28% de los casos, la respuesta fue afirmativa. Estas personas gastaron un promedio de $ 147.95 por mes para comprar tiempo extra. Lo que perdieron en dinero, lo compensaron en felicidad.

Whillans y sus colegas encontraron que las personas que intercambiaron dinero por tiempo, estaban más satisfechas con la vida que sus homólogos que no lo hicieron.

También eran menos propensos a decir que sentían "estrés por el tiempo", una condición que estaba relacionada con niveles más bajos de satisfacción de vida.

En caso de que su pregunta original fuera demasiado estrecha, los investigadores realizaron una segunda encuesta que pidió a más de 1,800 estadounidenses si gastaban dinero para comprar "más tiempo libre”.

Esta vez, la mitad de los encuestados respondieron que sí.

Estas personas gastaron entre $80 y $99 por mes, en promedio, para que otros manejaran las tareas como cocinar, hacer compras y "mantenimiento del hogar”.

Como antes, las personas que compraron tiempo, estaban más satisfechas con la vida que las que no.

Y como antes, las personas que no empleaban esta estrategia estuvieron generalmente menos satisfechas con la vida porque su falta de tiempo libre les provocaba estres.

Estos hallazgos se mantuvieron incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta la cantidad de dinero que los encuestados gastaban en comestibles, una variable utilizada como un indicador de los ingresos discrecionales.

“La gente de todo el espectro de ingresos se benefició con la compra de tiempo", escribieron los investigadores.

Finalmente, Whillans y sus colegas realizaron una prueba más directa con la ayuda de 60 afortunados adultos que trabajan en Vancouver.

Durante dos fines de semana consecutivos, los investigadores dieron a estos voluntarios $40 para gastar.

En una de las semanas, se pidió a los voluntarios que gastaran el dinero en una compra de material.

En la otra semana, se les pidió invertir su ganancia inesperada en algo que les ahorrara tiempo.

Los investigadores hablaron con los voluntarios cada fin de semana para ver cómo se sentían después de haber gastado el dinero.

Como era de esperar, los voluntarios reportaron menos estrés relacionado con el tiempo en la semana cuando hicieron una compra que ahorraba tiempo que en la semana en que compraron un bien material.

También tenían sentimientos más positivos (como la alegría y el entusiasmo) y menos sentimientos negativos (como la ira, el miedo y el nerviosismo) en la semana cuando se compraron tiempo.

“Hacer una compra que ahorra tiempo causó mejoras en el estado de ánimo diario", escribieron los investigadores.

“Las mejoras en el estado de ánimo diario deben promover una mayor satisfacción con la vida”.

En otras palabras, habían encontrado una manera de comprar la felicidad.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
84°