El Congreso aprueba el controvertido proyecto de ley de reforma fiscal de los republicanos

El Congreso aprueba el controvertido proyecto de ley de reforma fiscal de los republicanos

La Cámara de Representantes aprobó el amplio plan impositivo del Partido Republicano con una votación en la que los miembros del partido se alinearon con su dirigencia, y se espera que el Senado lo siga rápidamente.

Con esta medida los republicanos en el Congreso le otorgan a Trump su  victoria legislativa más significativa del año, pero también sus costos políticos.

Las encuestas muestran que el paquete de $ 1.5 billones sigue siendo ampliamente impopular, contribuyendo a un entorno político en el que incluso las encuestas entre los republicanos muestran que el partido corre serio peligro de perder el control del Congreso en las elecciones legislativas del próximo año.

Parte de la impopularidad proviene de la naturaleza partidista de la ley. Todos los miembros demócratas de California  y dos republicanos, Darell Issa de Vista y Dana Rohrabacher de Huntington Beach, anunciaron de antemano que votarían en contra del proyecto de ley.

Los líderes republicanos insisten en que la medida, que se centra en un enorme recorte en los impuestos corporativos, estimulará el crecimiento económico y se hará más popular una vez que entre en vigencia.

"No me preocupa en absoluto", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (R-Wis.), quien ha dedicado toda su carrera tratando de reducir los impuestos y reducir el tamaño del gobierno.

Al decir eso, sin embargo, Ryan sonaba muy parecido a su predecesora, la representante Nancy Pelosi (D-San Francisco), quien insistió en 2010 en que la Ley de Cuidado de Salud Asequible se haría más popular una vez que los estadounidenses la experimentaran. No fue así, al menos no entonces, y en su lugar, contribuyó en gran medida a que los demócratas perdieran ese año, la mayoría en la Cámara.

Aunque las dos medidas son muy diferentes, tienen en común que ambas fueron aprobadas casi por completo con los votos de un partido, una estrategia que garantiza una amplia oposición pública.

Pelosi dijo el martes que la la reforma fiscal es un "saqueo total de Estados Unidos".

"Este es el peor proyecto de ley que jamás haya venido al piso de la Cámara", dijo Pelosi. "El pueblo estadounidense ve esta estafa de impuestos exactamente como lo que es".

Hasta ahora, las encuestas sugieren que los estadounidenses rechazan el plan fiscal por un amplio margen, aproximadamente 2 a 1, según una nueva encuesta de la Universidad de Monmouth.

CNN dijo el martes que su última encuesta mostró que casi 1 de cada 4 estadounidenses espera que sus familias estén en peores condiciones con esta reforma fiscal.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), quien planea llevar el proyecto de ley de impuestos a votación en su cámara a más tarde hoy martes, admitió que los republicanos aún no han convencido a los estadounidenses sobre los méritos de este proyecto de ley.

La legislación "proporcionará un alivio para las familias de clase media y las pequeñas empresas, y abrirá más oportunidades y una mayor prosperidad en Estados Unidos", dijo McConnell.

Los analistas externos, sin embargo, han advertido que los beneficios de la revisión de los impuestos van a fluir en gran medida a las empresas y los ricos, y los hogares de ingresos bajos y medios solo verán mejoras modestas.

 Además, el recorte en las tasas de impuestos corporativos será permanente, mientras que los alivios para los individuos y las familias expirarán en 2025.

El Centro de Política Fiscal estima que los hogares verán sus impuestos reducidos en $ 1,600, en promedio, en 2018. Eso está a la par con los reclamos republicanos.

Pero esos ahorros son desiguales en todos los niveles de ingresos.

Los contribuyentes que ganan menos de $ 25,000 ahorrarán alrededor de $ 60 al año, mientras que el 1% superior, que gana más de $ 733,000 al año, vería una reducción de aproximadamente $ 50,000, o el 3.4% de sus ingresos después de impuestos. Los contribuyentes de ingresos medios, que ganan entre $ 49,000 y $ 86,000, verían un recorte de impuestos promedio de aproximadamente $ 900.

Entre los hogares de ingresos medianos y altos medios, los resultados variarán ampliamente. Muchos contribuyentes en estados con altos impuestos, especialmente en California, Nueva York y Nueva Jersey, es probable que vean aumentos de impuestos porque el proyecto de ley limita las deducciones actuales para los impuestos a la renta estatales y locales.

"La historia básica del proyecto de ley ha permanecido igual desde que se presentó por primera vez a principios de noviembre", escribió el analista del Centro de Política Fiscal Howard Gleckman. "La mayoría de los hogares obtendrán un recorte de impuestos al principio, pero los mayores beneficios se otorgarán a quienes tienen los ingresos más altos".

Un elemento central de la legislación es una reducción en la tasa del impuesto corporativo del 35% al 21%. Los republicanos dicen que el crecimiento económico resultante cubrirá con creces el costo de las deducciones.

La mayoría de los economistas independientes, sin embargo, advierten que el crecimiento no será tan sólido y que el paquete de $ 1.5 billones se sumará al déficit federal.

Para las personas, el proyecto de ley de impuestos es mixto. Aunque al principio fue concebido como una simplificación que permitiría a los estadounidenses presentar declaraciones de impuestos en una tarjeta postal, no ha cumplido ese objetivo.

Se reducirán las tarifas, incluida la nueva tasa máxima del 37%, que afectará a los hogares que ganen $ 600,000 o más. Una deducción estándar más grande, de $ 12,000 para solteros o de $ 24,000 para parejas, está destinada a reemplazar muchas deducciones populares.

El estado y la deducción fiscal local tendrá un tope de $ 10,000, que cubre tanto el impuesto a la renta como el impuesto a la propiedad. Las deducciones de intereses hipotecarios se limitarán a préstamos de $ 750,000, en lugar de $ 1 millón que se contempla en la ley actual, un cambio que se espera se propague a través de los mercados de vivienda en áreas de alto costo.

Otras deducciones que se habían apuntado para su eliminación se salvaron en negociaciones de último momento entre la Cámara de Representantes y los republicanos del Senado, incluidos los gastos médicos, intereses de préstamos estudiantiles y exenciones de colegiatura para estudiantes graduados.

Un crédito fiscal para niños auspiciado por Marco Rubio (R-Fla.) y Mike Lee (R-Utah), con respaldo de Ivanka Trump, se duplicará a $ 2,000. Parte de eso, $ 1,400, será totalmente reembolsable para aquellos que no deban impuestos sobre la nómina.

 La legislación derogará el mandato de la Ley de Cuidado de Salud Asequible de que todos los estadounidenses tengan un seguro de salud, al eliminar una multa a quienes no lo tengan.

Los recortes de impuestos entrarán en vigencia en el nuevo año, lo que significa que los trabajadores podrán ajustar sus retenciones para ver el cambio en sus cheques de pago.

A pesar de ser mayoría en ambas cámaras, los republicanos han tenido problemas para aprobar el recorte de impuestos. Para lograrlo,  los líderes republicanos incluyeron varias disposiciones, incluida una para abrir el Ártico National Wildlife Refuge a la perforación de petróleo y gas, que fue importante para la Senadora Lisa Murkowski (R-Alaska).

El único republicano del Senado que se opuso al proyecto de ley anteriormente, Bob Corker de Tennessee, ahora apoya el proyecto de ley, descartando las críticas de que se beneficiará personalmente de ello.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°