El arma que se uso en el asesinato en San Francisco pertenecía a un agente federal

El arma que se uso en el asesinato en San Francisco pertenecía a un agente federal

Un ciudadano mexicano que ha sido deportado varias veces por entrar ilegalmente a los Estados Unidos, el martes se declaró no culpable de un cargo por la muerte a tiros de Kathryn Steinle, quien la semana pasada paseaba con su padre en el Embarcadero turístico cuando ella recibió un disparo  en la espalda.

El martes más tarde, fuentes judiciales confirmaron que el arma utilizada en el tiroteo pertenecía a un agente federal, pero no disponía de ninguna información acerca de cómo el sospechoso podría haber obtenido el arma, o si el arma había sido perdida o robada.

El fin de semana, durante una entrevista con KGO-TV, que el martes fue la primera en informar acerca de la conexión del arma con un agente federal, Juan Francisco López Sánchez dijo que encontró el arma envuelta en una camiseta en el piso, cerca de una banca y que ésta se disparó accidentalmente cuando él la tocó.

Pero también dijo que había tomado unas fuertes pastillas para dormir y que su memoria estaba confusa.

La Oficina de la fiscalía declinó comentar sobre la pistola.

El martes, en la Corte Superior de San Francisco, López Sánchez estaba de pie, con los hombros desplomados y al lado de un intérprete al idioma español; se declaró inocente de la acusación de asesinato con el agravante de uso de arma de fuego.

Un tío de Steinle, quien declinó dar su nombre, estuvo dando vueltas en el pasillo antes de la instrucción de cargos, horrorizado ante el espectáculo de tantos reporteros y cámaras de televisión.

Este asesinato ha espoleado la indignación en todo el país de parte los críticos de la política de inmigración, pero el martes,  un vocero de la Fiscalía y la familia de Kathryn Steinle intentaron reorientar la atención hacia la víctima.

"Esto no se trata de inmigración", expuso el tío de Steinle. "Esto es acerca de alguien que le quitó la vida a mi sobrina".

Steinle recientemente se había mudado por cuestiones de trabajo a San Francisco de un suburbio en East Bay de Pleasanton. Su padre "simplemente la había llevado a cenar" cuando ella fue impactada por una bala en la espalda, dijo su tío. Un ciudadano mexicano que ha sido deportado varias veces por entrar ilegalmente en los Estados Unidos, el martes se declaró no culpable de un cargo de asesinato en la muerte por un tiro de arma de fuego en la persona de Kathryn Steinle, quien la semana pasada paseaba acompañada por su padre en el turístico Embarcadero, cuando recibió un impacto de bala en la espalda.

López Sánchez, de 52 años, fue liberado en abril, cuando los cargos contra él de más de 20 años de antigüedad. Al parecer estaba en situación de calle cuando fue arrestado en relación con el disparo a Steinle.

Cuando el juez Daniel Flores de la Corte Superior le preguntó si él entendía que él había renunciado a su derecho a una audiencia preliminar durante los 10 primeros días, él respondió claramente, "Si Senor". Pero cuando más tarde Flores intentó explicarle que sus abogados dijeron que López no necesitaba estar presente durante una audiencia legal el 22 de julio, parecía confundido, diciendo repetidamente: "No soy culpable".

López Sánchez es un itinerante sin recursos y no puede pagar ninguna cantidad en fianza, pero Matt González, su abogado y defensor público en jefe de San Francisco, argumentó que la fianza debe reducirse.

"Este no es un acusado con un historial de violencia", dijo. “Viene ante la corte en lo que parece ser un caso de un solo tiro disparado”.

Añadió que por la evidencia disponible hasta el momento, "es muy probable que esto fue un disparo accidental", que Sánchez López no conocía a Steinle y que el disparo no ocurrió durante la comisión de un delito como el robo o el asalto.

El juez fijó fianza en $5 millones.

Fuera de la corte, el portavoz del fiscal de distrito Alex Bastian, dijo que la evidencia apoya el cargo de que López Sánchez intencionalmente mató a Steinle "con alevosía" pero se negó a elaborar sobre su declaración.

López Sánchez tiene varias condenas por delitos mayores y delito menor  por drogas y por reingreso criminal a los Estados Unidos después de ser deportado.

En marzo, López Sánchez terminó de cumplir su condena por una de esas convicciones en una institución  de Victorville cuando, en lugar de entregarlo a ICE como es obligatorio, el Buró de prisiones descubrió una orden de detención emitida por un juez dos décadas atrás en un caso que implicaba la venta de marihuana por un valor de $20 y lo trajeron a San Francisco.

La ciudad aprobó una ordenanza en 2013 que le impide al Departamento del Sheriff detener a los reclusos para entregárselos a ICE más allá de su fecha de liberación a menos que se cumplan ciertas condiciones. López Sánchez no cumplió con esas condiciones.  El martes, el Sheriff de San Francisco, Ross Mirkarimi, también confirmó que su departamento no ha cumplido ninguna petición de detención por parte de ICE en un año.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
71°