Dos homicidios de alto perfil en México avivan la indignación por la ola de asesinatos en todo el país

Dos homicidios de alto perfil en México avivan la indignación por la ola de asesinatos en todo el país

Los dos últimos asesinatos de alto perfil: el de un Defensor de los derechos humanos en el estado de Baja California Sur y un ejecutivo de telecomunicaciones fuera de la Ciudad de México, han provocado la indignación pública por la creciente ola de homicidios en México.

El presidente Enrique Peña Nieto denunció el asesinato de Adolfo Lagos Espinosa, vicepresidente del gigante de medios de Televisa, quien fue baleado el domingo en un aparente robo fallido cuando estaba montando en bicicleta cerca de las pirámides de Teotihuacán, al noreste de Ciudad de México. Se produjo un tiroteo entre dos atacantes y dos de los guardaespaldas del ejecutivo, dijo la policía.

Luego, al final del largo fin de semana festivo, llegó la noticia de otro asesinato, el de Silvestre de la Toba Camacho, presidente de la comisión de derechos humanos en Baja California Sur, un popular destino turístico internacional que se vio sacudido por la violencia en los últimos meses .

De enero a octubre, según las autoridades, México registró 20,875 homicidios, casi 4,000 más que los 16,881 homicidios reportados durante los mismos 10 meses del año pasado.

Las condenas por los dos homicidios recientes fueron generalizadas en las columnas de noticias y en las redes sociales. Muchos comentaristas culpan al gobierno por no hacer más para mejorar la seguridad.

Las autoridades dijeron que De la Toba, a diferencia del ejecutivo de medios, fue asesinado.

Los sicarios abrieron fuego el lunes contra un vehículo en La Paz, que transportaba a De la Toba, de 47 años, y su familia, dijeron las autoridades. También murió su hijo de 20 años, Fernando. Su esposa y su hija resultaron gravemente heridas, dijo la policía.

Se cree que el homicidio de De la Toba fue el primer asesinato de un Defensor de los derechos humanos desde que se creó el puesto hace más de un cuarto de siglo en un intento por mejorar las salvaguardas para los ciudadanos mexicanos.

La Secretaria de Gobernación  hizo un llamado a los funcionarios del estado de Baja California Sur "para que encuentren a los responsables y los lleven ante la justicia".

De la Toba, un ex legislador estatal, fue designado para el cargo de derechos humanos en 2015.

Su muerte fue el último asesinato en lo que las autoridades han llamado una epidemia de violencia en Baja California Sur, donde se informa que varios carteles de la droga  están luchando por el control del lucrativo corredor del narcotráfico.

Al menos otros siete homicidios fueron reportados el lunes en Baja California Sur, donde 409 personas murieron entre enero y octubre, casi triplicando los 147 homicidios reportados durante el 2016, según las autoridades.

Los expertos citan varias razones para el aumento de los homicidios en ese estado, incluido el caos que se ha producido por la caída de Joaquín "El Chapo" Guzmán. Se dice que varias facciones participan en una sangrienta competencia por el fracturado imperio del ex jefe del cartel de Sinaloa, ahora encarcelado en Nueva York por diversos cargos.

El salto en la violencia ha sido un golpe significativo para la imagen de Peña Nieto y del gobernante Partido Revolucionario Institucional. Las calificaciones de aprobación del presidente han bordeado mínimos históricos a medida que se acerca al final de su mandato de seis años el próximo año. Los analistas dicen que la indignación por la violencia podría dañar las posibilidades del partido de retener el poder las elecciones presidenciales programadas para julio.

Aunque los asesinatos del ejecutivo de televisión y del defensor de los derechos humanos han acaparado los titulares, la mayoría de los homicidios aquí involucran a víctimas anónimas. La erupción diaria de homicidios rara vez produce el tipo de atención pública y el compromiso de  encontrar a los responsables que acompañan los asesinatos de figuras de alto perfil.

El columnista Julio Hernández López, de La Jornada, contrastó la amplia denuncia del "crimen deplorable" del asesinato del vicepresidente de Televisa con la "indolencia sistemática y abrumadora" del gobierno sobre los crímenes cotidianos infligidos contra la gente promedio. Una queja común aquí es que la policía rara vez concluye las investigaciones de los crímenes, incluyendo asesinatos, atracos y ataques organizados en autobuses de pasajeros.

 

En muchos casos, los ciudadanos que son víctimas del crimen están tomando el asunto en sus propias manos. Las autoridades han informado un aumento en la justicia de los vigilantes a medida que el crimen violento se ha disparado.

La semana pasada en el estado de Oaxaca, dijeron las autoridades, los residentes de un pueblo fuera de la capital capturó a tres asaltantes que estaban robando una casa. Los ciudadanos golpearon y luego quemaron a los atacantes, dijeron las autoridades. Los tres murieron por sus heridas, dijeron las autoridades. La policía en Oaxaca todavía está investigando el caso.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°