Después de la violencia de Virginia, los nacionalistas blancos recurren a un objetivo familiar: California

Después de la violencia de Virginia, los nacionalistas blancos recurren a un objetivo familiar: California

Cuando el activista de extrema derecha Kyle Chapman usó Facebook la semana pasada llamando a sus seguidores a asistir a las próximas manifestaciones en el Área de la Bahía, estaba francamente alegre por llevar la pelea al célebre bastión liberal.

“Vamos a patear el nido de avispas. Va a arder Troya", escribió Chapman, quien se convirtió en un héroe de extrema derecha y se ganó el apodo de 'guerrero" cuando luchó contra un grupo de manifestantes con un escudo. “Vamos a mostrar a esos intolerantes comunistas que no nos quedaremos callados ni vamos a ser intimidados”.

La multiculturalidad de tendencia liberal de California, podría no parecer un lugar ideal para que los grupos de extrema derecha y nacionalistas blancos hagan acto de presencia. Pero el movimiento ha estado cada vez más orientado al estado en los últimos años, con la óptica de incrementar su membresía.

Buscando la atención y la validación de los medios para validar su narrativa de "nosotros contra el mundo", los activistas de extrema derecha encuentran la atención deseada en California, dando lugar a enfrentamientos que a menudo terminan en baños de sangre, dicen los expertos.

Algunos de los enfrentamientos más grandes han sido en Berkeley, donde un grupo de combatientes de extrema derecha que van desde partidarios ardientes del Presidente Trump hasta nacionalistas blancos, han participado en peleas callejeras con antifascistas enmascarados y anarquistas que también ven en la violencia la única manera para derrotar a sus rivales.

A raíz de la violencia en Charlottesville, Virginia, que dejó a una mujer muerta y provocó un extenso debate sobre los límites de la libertad de expresión y la necesidad de condenar a los supremacistas blancos, algunos de estos grupos están volviendo nuevamente a California, para preocupación de algunos funcionarios locales.

“No creo que sea un accidente que Berkeley esté siendo blanco. Esa ciudad es el centro del movimiento de libertad de expresión. Es el hogar del liberalismo académico. Un lugar donde no se sienten bienvenidos ", dijo Brian Levin, director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en Cal State San Bernardino. “Se trata de batallas sobre la simbología”.

Ha habido por lo menos dos docenas de acontecimientos políticos que terminaron en un conflicto violento en California en los últimos dos años, incluyendo los eventos de campaña de Trump que se convirtieron en enfrentamientos entre supremacistas blancos y antifascistas, dijo Levin.

Funcionarios de San Francisco y Berkeley están tratando de detener las protestas de extrema derecha planeadas para este mes. Y la Unión Americana de Libertades Civiles de California esta semana tomó el inusual paso de publicar una declaración diciendo que la Primera Enmienda no apoya a los activistas empeñados en la violencia.

“Si los supremacistas blancos marchan en nuestras ciudades armados hasta los dientes y con la intención de dañar a la gente, no están incluidos en las actividades protegidas por la Constitución de los Estados Unidos", agregó. el comunicado dijo. “La Primera Enmienda nunca debe ser usada como escudo o espada para justificar la violencia”.

Mientras que el organizador del evento de San Francisco ha tratado de deslindarse de los nacionalistas blancos, personajes de extrema derecha vinculadas a la violencia pasada y el fiasco de Charlottesville han dicho que asistirán. Los grupos antifascistas del área de la Bahía -que han sido criticados por la policía por su comportamiento violento- ya han condenado los acontecimientos como reuniones de supremacía blanca y han prometido interrumpirlos.

Los expertos dicen que los que se identifican como nacionalistas blancos o supremacistas blancos a menudo viajan a diversas áreas liberales con la esperanza de provocar una reacción violenta. Los videos de sus miembros que son agredidos físicamente hacen que los videos de propaganda sean efectivos, dicen los expertos.

Los miembros de los Caballeros Blancos Leales, el segmento más grande del Ku Klux Klan en los Estados Unidos, organizó una manifestación en Anaheim que resultó en varias personas puñaladas el año pasado después de que los manifestantes contraatacaron a los miembros del Klan, dijeron representantes policiales. Siete personas, todas contra-manifestantes, fueron acusadas de delitos.

Una sangrienta batalla callejera entre anti-fascistas y miembros del Partido del Estado Dorado y del Partido de los Trabajadores Tradicionalista, un conocido grupo blanco-nacionalista, terminó con siete personas apuñaladas el verano pasado cerca del Capitolio estatal. A principios de este año, cuatro personas fueron acusadas penalmente por ese episodio de violencia.

Joey Gibson, que está organizando una demostración de fuerza el próximo 26 de agosto cerca del puente Golden Gate en San Francisco, dijo que el evento no tiene nada que ver con la supremacía blanca. Gibson es asiático, y la lista de oradores para su evento incluye a un hombre negro y una mujer transgénero. Dijo que ha desautorizado a los grupos nacionalistas blancos en el pasado y está simplemente apuntando a San Francisco para llegar a personas cuya ideología política puede estar en desacuerdo con la suya.

“No tiene sentido entrar en áreas donde no hay dessacuerdos y no hay un montón de malentendidos", dijo Gibson, originario de Vancouver, Washington. “Tienes que ir a estas áreas donde los niños han sido adoctrinados, donde los niños han sido engañados”.

Gibson se distanció de la violencia y los acontecimientos de Charlottesville, pero también reconoció que la atención de los medios podría atraer a los extremistas. Al menos dos de las figuras que se espera que hablen en las manifestaciones de este fin de semana, también han estado vinculadas a la violencia en el pasado.

Chapman, que no respondió a una solicitud de entrevista, ganó notoriedad por las peleas filmadas con antifascistas y ha formado un grupo llamado "Orden Fraternal de los Alt-Caballeros" con el propósito de luchar contra los contra-manifestantes.

Augustus Invictus, descrito por la Liga Anti-Difamación como un supremacista blanco de Florida, dijo en Twitter que planea hablar en Berkeley el 27 de agosto.  Invictus se filmó entre una multitud de manifestantes que llevaban antorchas cantando "sangre y tierra", un refrán nazi conocido, en Charlottesville el fin de semana pasado.

Joanna Mendelson, investigadora investigadora de la división de California de la Liga Anti-Defamación, dijo que los grupos de extrema derecha llevan a cabo eventos en ciudades históricamente liberales porque esperan y desean una respuesta de confrontación. Cuando sus eventos ganan una fuerte cobertura mediática, tienden a regresar, según Mendelson, quien dijo que tales tácticas han sido utilizadas en varias ciudades de California, así como Seattle y Portland, Oregon, por lo que se convierten en objetivos centrales de esos grupos.

“Apuntar a los bastiones progresistas es un enfoque estratégico de estos grupos", dijo. “Donde hay conflicto, hay atención y publicidad de los medios”.

El área de la bahía es ciertamente familiar con esa estrategia. En abril, cientos de manifestantes que representaban a fuerzas simpatizantes con el presidente Trump, se opusieron a una manifestación del "Día del Patriota" que terminó con 21 personas arrestadas e innumerables heridas por con armas improvisadas o piedras. Un enfrentamiento similar estalló en marzo, y violentas protestas en la UC Berkeley condujeron a la cancelación de un discurso del provocador de extrema derecha, Milo Yiannopoulos.

La manifestación de Gibson se llevará a cabo en terrenos federales, en Crissy Park. El Servicio de Parques Nacionales ha emitido un permiso para el grupo, pero está llevando a cabo una revisión de seguridad pública en conjunto con los funcionarios locales antes de tomar una decisión final, de acuerdo con un comunicado emitido por la agencia.

Lo que hemos visto es gente que viene preparada para pelear con cascos, escudos y rodilleras.- El alcalde de Berkeley, Jesse Arreguin, citó la violencia en las manifestaciones anteriores.

Varios legisladores de California, incluyendo el alcalde de San Francisco, Ed Lee y la líder demócrata Nancy Pelosi, emitieron una carta esta semana pidiendo al servicio de parques que rescindiera el permiso, citando preocupaciones por la violencia en Charlottesville.

El alcalde de Berkeley Jesse Arreguin dijo que también está considerando maneras de bloquear el evento del 27 de agosto, incluyendo la declaración de un estado de emergencia.

“Damos la bienvenida a las manifestaciones y el debate pacíficos, pero lo que hemos visto es que la gente viene preparada para luchar con cascos y escudos y rodilleras", dijo, refiriéndose a la violencia pasada.

 

Los manifestantes dicen que creen que la reacción furiosa al mitin de Charlottesville atraerá a más gente a su lado, creando una situación donde los opositores pueden ser derrotados por el discurso en vez de los puños.

Shanta Driver, una abogada de derechos civiles con sede en Chicago, que actúa como directora ejecutiva del grupo By Any Means Necessary, dijo que su grupo espera evitar la pelea cara a cara que ha marcado los enfrentamientos pasados en el área de la bahía.

“La derecha será derrotada en San Francisco y Berkeley, y eso es extremadamente importante después de Charlottesville", dijo. “Dicen que son capaces de crecer. … quieren demostrar que pueden tomar las calles”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
75°