Última hora

Con la mira puesta en Florida, crecen los esfuerzos para detener a Trump

Con la mira puesta en Florida, crecen los esfuerzos para detener a Trump

Mientras los votantes de una amplia franja de la nación consagraban a Donald Trump en siete estados esta semana, algunos de los más ricos contribuyentes al partido republicano organizaban una conferencia telefónica con un único objetivo: lograr que el empresario no se convierta en el candidato presidencial.

Este esfuerzo para formar un súper comité de acción anti-Trump es el más reciente ejemplo de un movimiento que aumenta entre los republicanos, para trabajar en pos de una alternativa al favorito de sus precandidatos.

 “Donald Trump no es apto para ser presidente. Es un demagogo y deshonesto, que encarna nuestros peores temores. Trump llevaría a los EE.UU. por un camino peligroso”, afirmó el pasado fin de semana Meg Whitman, CEO de la compañía Hewlett-Packard. Whitman, quien se postuló –sin éxito- para la gobernación de California hace seis años, estuvo entre los donantes republicanos que participaron de la conferencia telefónica del martes, tal como adelantó el New York Times.

Mientras Trump lidera el conteo de delegados en un partido republicano fracturado, y viene de apuntar siete victorias en el Súper Martes, algunos republicanos temen que cualquier acción para detenerlo sea demasiado pobre, o demasiado tardía. “Hemos reaccionado tarde”, aseguró Craig Robinson, fundador del influyente blog Iowa Republican. “Lo vimos en la noche [del martes]; él muestra su fuerza en todos los ámbitos, y creo que mucho de ello se debe a ciertos rumores de que la gente ha comenzado a aceptarlo. La gente ha aceptado su candidatura”.

Robinson agregó que también le preocupa que una elite del partido quiera escoger a un nominado por sobre la voluntad popular, algo que sentaría un precedente peligroso.

Otros importantes asesores republicanos reconocen que el esfuerzo hubiera tenido mayores posibilidades de éxito de haber comenzado antes, aunque señalan que todavía tienen oportunidad de negarle a Trump delegados y de forzar la lucha por la nominación en la convención del partido.

“La percepción de la gente acerca de Donald Trump ha sido moldeada por él mismo durante los últimos ocho meses. Ahora, en cuestión de unas pocas semanas, intentaremos revertir eso. Es un cambio significativo”, afirmó Kevin Madden, vocero del partido republicano. Aun así, “lo peor que podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados. Por lo tanto, hacer el esfuerzo y enfocarnos en exponer a Donald Trump y sus vulnerabilidades como una forma de salvar el partido es importante para muchas personas”, aseguró.

El consultor republicano Rob Stutzman, quien apoyaba inicialmente a Jeb Bush y ahora trabaja para Marcos Rubio, señaló que, el martes, Trump ganó tres estados por tres puntos o menos. “Hubiera sido muy útil haber hecho este esfuerzo antes de ese día”, afirmó.

Katie Packer, quien lidera el comité anti-Trump Our Principles, quien comandó la llamada de los contribuyentes, destacó que la recaudación de fondos era lenta hasta que los donantes realmente entendieron que Trump es una amenaza. “Nos hubiera gustado iniciar esto en octubre pasado, pero no hallamos el interés ni los recursos”, dijo Packer, quien fue subdirectora de campaña de Mitt Romney en 2012. “Las personas más educadas miran a Donald Trump y lo ven como lo que es: un charlatán de feria y un estafador. Es inconcebible que haya gente que no lo vea de esta manera”. Para Packer, los contribuyentes del partido “comenzaron a despertar a mediados de enero”.

El grupo ha invertido aproximadamente $4.4 millones, según los registros de la Comisión Federal de Elecciones. De ellos, cerca de $2 millones se gastaron en Iowa, en un esfuerzo multifacético centrado en sus destacar los dudosos antecedentes comerciales de Trump y el hecho de que él no es un verdadero conservador. Packer aseguró que la acción realizada allí demostró que estos mensajes afectan el desempeño de Trump.

La agrupación compró dos onerosos avisos publicitarios, el viernes y miércoles pasados. Florida es el mayor foco ahora, pero también tienen publicidades en TV por cable a nivel nacional y en Illinois, y podrían incluir Carolina del Norte y Michigan.

Otro grupo, American Future Fund, una organización no lucrativa que no tiene obligación de revelar sus aportantes, invirtió más de $1.7 millones en Florida, en avisos que acusan a Trump University de estafar a sus estudiantes. Club for Grow, una agrupación que se opone a los impuestos, anunció este miércoles que aportará $1.5 millones en avisos digitales y de televisión en Florida para cuestionar los antecedentes empresariales de Trump.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
75°