Cómo conducir bajo la lluvia: una guía para los residentes del sur de California

Cómo conducir bajo la lluvia: una guía para los residentes del sur de California

Muy pocos estereotipos de Los Angeles son tan perdurables — y por lo menos parcialmente verdaderos — como el que habla sobre lo mal que conducen los residentes de esta ciudad bajo la lluvia.

 Para aquellas personas no acostumbradas al clima agresivamente soleado del sur de California, es difícil entender cómo incluso pequeñas cantidades de lluvia pueden causar grandes problemas en las carreteras. Los archivos de The Times están llenos de titulares como este de 1988: “Alertas y Autopistas Obstruida: Un Poco de Lluvia Genera un Montón de Accidentes."

Se han ofrecido muchas explicaciones durante los años: carreteras resbalosas por la grasa, conductores que insisten en manejar a velocidades altas y la ignorancia sobre el mantenimiento de los limpiaparabrisas. Pero las autoridades dicen que unas pocas prácticas básicas pueden ayudar a los viajeros a superar las inclemencias.

 Enciende los faros delanteros

“Si tus limpiabrisas están encendidos, deberías tener tus faros delanteros encendidos”, dijo  el oficial de la Patrulla de Caminos de California Juan Galván.

 Los faros delanteros no sólo ayudan al conductor a ver los peligros potenciales que hay adelante, también ayudan a que otras personas vean el vehículo, dijo Galván. Además, es requerido por el estado.

 Disminuye la velocidad

 “Conduce a velocidades que te permitan mantener el control del automóvil”, dijo el portavoz del Departamento de Policía de Los Angeles Madison Drake a The Times. A menudo eso significa conducir por debajo del límite de velocidad.

 ¿Cómo puede saber un conductor qué tan rápido es demasiado rápido? No sobrepases el flujo del tráfico, dijo Madison, y “si sientes que no te estás adhiriendo muy bien a la carretera, si te estás resbalando y deslizando, esa es una pista”.

 También, asegúrate de no conducir tan rápido que la lluvia te impida ver tras el parabrisas, dijo Galván.

 No conduzcas muy cerca de otros vehículos

Toma más tiempo para que los vehículos se detengan sobre las carreteras mojadas, así que deja más distancia de lo habitual entre tu auto y el que se encuentra adelante, dijo Galván.

 Evita el agua estancada

 “No seas el primero en conducir a través de ella, y no sigas a otro vehículo – solo porque ellos lo lograron atravesar no significa que tú lo vas a lograr”, dijo Galván.

 “Tu motor puede detenerse y luego te vas a quedar atascado ahí. Si se trata de una corriente  fuerte, incluso podrías ser arrastrado por el agua”.

 Haz planes con anticipación

 Realiza mantenimiento preventivo para reducir al mínimo las probabilidades de que se descomponga tu auto y seas parte de un accidente, dijo Galván. Antes de salir a la lluvia, dijo, cambia las hojas de los limpiaparabrisas si es necesario y revisa los neumáticos y los líquidos del vehículo.

 Madison dijo que los meses de octubre y noviembre son particularmente buenos para revisar los limpiaparabrisas y las bandas de rodadura.

“En los meses de verano, todo el calor es duro en el hule de los neumáticos”, dijo.

 Presta atención

 “Mantén tus ojos en el camino y se consciente de tus alrededores”, dijo Galván. “Los accidentes no son causados por la lluvia. Es la forma en cómo conducimos bajo la lluvia”.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°