Columna: A pesar de todos sus reveses, todavía encuentra esperanza y cordura en la música

Columna: A pesar de todos sus reveses, todavía encuentra esperanza y cordura en la música

He sido transportista y cuidador de varios instrumentos musicales durante casi 13 años. Un clarinete y un teclado eléctrico se encuentran en las esquinas de mi oficina. Hay un violonchelo en mi garaje en este momento esperando que lo lleve a un taller de reparación.

Nathaniel Ayers solicitó una actualización del inventario en la mañana de Navidad, después de que lo recogí en el centro de rehabilitación de salud mental de South Bay donde vive.

Trajo las cuerdas de su bajo y una trompeta con él. Como he dicho antes, él es una banda completa de un solo hombre, y nunca viaja ligero.

Ha sido así desde que conocí a este músico entrenado en Juilliard en 2005, cuando vivía sin nada más que un violín de dos cuerdas y un carrito de supermercado con su ropa y sus cobijas.

Mucho a cambiado desde entonces.

El Sr. Ayers pasó de no tener un hogar a vivir bajo supervisión en varios lugares.

Los dos hemos encanecido, aunque Ayers lo oculta muy bien afeitando su cabeza.

Él tiene una firme desconfianza en la medicina moderna y me advirtió hace cinco años que no me operara para reemplazar mis rodillas, pero lo hice. Desde entonces, he vivido con una cojera que no me deja en paz.

Cuando realizo mis visitas regulares al centro de rehabilitación, siento que estoy caminando hacia el pasado. Las instalaciones del departamento de salud mental en California alguna vez albergaron a casi 40,000 personas, pero fueron radicalmente reducidas durante la desinstitucionalización que comenzó hace medio siglo.

La gente suele culpar al entonces gobernador. Ronald Reagan, quien ciertamente tuvo un papel importante en la desaparición de este servicio público. Pero mucha gente se había quejado de negligencia y exceso de drogas.

El problema fue que después de cerrar hospitales, California no invirtió en suficientes clínicas comunitarias para satisfacer las necesidades de los pacientes con problemas mentales. Muchos terminaron sin hogar y en cárceles y prisiones, y todos estos años más tarde, hemos hecho algunos arreglos, pero no los suficientes.

Me rompe el corazón ver a Ayers detrás de las puertas cerradas, y sé que las instituciones mentales están lejos de ser perfectas. No hay dos pacientes iguales, al igual que dos casos de esquizofrenia no son iguales, y no sé si el tratamiento de Ayers o el de sus compañeros pacientes es siempre tan bueno como podría ser.

Pero siento una sensación de consuelo al saber que está a salvo y alojado en un lugar donde tiene acceso a médicos, terapeutas, trabajadores sociales y medicamentos.

Espero que salga un día y sea devuelto al cuidado de la organización sin fines de lucro Housing Works, para que pueda vivir con cierta independencia. Mientras tanto, me alegro de que duerma bajo techo.

No todas las personas sin hogar tienen una enfermedad mental, pero entre las 57,000 personas que se calcula que viven en las calles de L.A., un número sorprendente alto lo tiene. La enfermedad es una bestia, una pesadilla viva y omnipresente que impulsa a algunos a beber o a las drogas y, aun así, no se pueden escapar del tormento que los lleva a la tumba.

 

Nuestra reacción ante el triste espectáculo abarca desde la compasión hasta el desprecio, y desde el punto de vista de las políticas, nos derrumbamos y flagelamos cuando el camino a seguir es claro.

Necesitamos más de lo que Housing Works y agencias similares hacen para atraer a las personas y ayudarlas a tratar su enfermedad y administrar sus vidas, lo que significa que necesitamos muchas más viviendas que las que tenemos. Y para aquellos cuyas enfermedades son demasiado severas, necesitamos versiones más pequeñas, modernas y humanas de los hospitales que cerramos.

Sin eso, solo puede haber vergüenza porque una sociedad civil tiene un deber.

En el camino a mi casa en la mañana de Navidad, cambiamos de estación y pasamos constantemente de KUSC a KKJZ, nuestras estaciones preferidas cuando viajamos juntos. Al Sr. Ayers le gusta la música clásica, pero a mí me gusta el jazz, así que lo mezclamos.

Escucho de personas de todo el país y del mundo que quieren actualizaciones sobre la columna la historia de un hombre que jugó con Yo-Yo Ma en Juilliard y no abandonó el sueño, incluso cuando estaba sin hogar y se perdió las dos cuerdas de su violín .

La actualización es que el Sr. Ayers permanece fiel a lo que ama y nos recuerda a todos nosotros la virtud de encontrar tanto un propósito como una pasión.

Ese espíritu y determinación inspiraron a los violinistas de LA Philharmonic Vijay Gupta y Mitch Newman y otros, incluido Adam Crane, un amigo de Ayers que ahora es un ejecutivo de la Filarmónica de Nueva York - para crear Street Symphony, una organización sin fines de lucro que lleva la música clásica a las cárceles y las instituciones mentales y refugios, como lo hizo con la presentación de este mes de El Mesías en la Misión de medianoche.

Llegamos a mi casa a las 10 en la mañana de Navidad. Llevé la trompeta a la casa, el Sr. Ayers llevó los bajos. Él y mi esposa habían tocado juntos en el Día de Acción de Gracias, ella en el piano. Para Navidad, todo lo que el Sr. Ayers quería era hacer más de lo mismo. Y entonces tocaron, sin olvidar el cancionero completo de música navideña, prometiendo estar mejor preparados la próxima vez, mientras yo escuchaba con mi hijo y mi hija. .

Para Ayers, la música es la vida. Es cordura. Es esperanza.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°