California listó un ingrediente de Roundup como cancerígeno, pero Monsanto promete pelear la decisión

California listó un ingrediente de Roundup como cancerígeno, pero Monsanto promete pelear la decisión

El ingrediente principal del pesticida Roundup se agregará a una lista de químicos que California cree están vinculados con el cáncer, y los productos que contienen dicho compuesto deberán llevar una etiqueta de advertencia a partir del año próximo.

Esa designación, conforme las reglas de la Proposición 65 del estado, no retirará el químico -glifosato- de las tiendas de productos para jardines. Ello se debe a que la proposición no establece reglas acerca de cómo se utilizan los productos químicos, y sólo requiere una advertencia de que los ingredientes “son conocidos en el estado de California como causantes de cáncer, defectos de nacimiento y otros daños reproductivos”.

Hasta el momento, los funcionarios federales y estatales que pueden prohibir o restringir los pesticidas han dicho que el químico, uno de los herbicidas más ampliamente utilizados, posee baja toxicidad y puede ser rociado con seguridad en cultivos de alimentos, jardines, parques y campos de golf si los usuarios siguen las instrucciones.

El año pasado, la Agencia Federal de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés), decidió que el glifosato no era un agente carcinógeno, lo cual desencadenó protestas de grupos de presión y trasladó su larga batalla con Monsanto a California.

La aguda animosidad hacia Monsanto proviene de la comercialización de semillas que fueron modificadas genéticamente para resistir el herbicida Roundup, uniendo así las dos máximas pesadillas de los movimientos ambientales y de seguridad alimentaria: los agroquímicos y los organismos genéticamente modificados.

El glifosato se pulveriza en más de 200 cultivos sobre cuatro millones de acres en California, entre ellos en 1.5 millones de acres de almendras, lo cual lo convierte en el herbicida más utilizado, según el Departamento Estatal de Regulación de Plaguicidas, una rama estatal de la EPA.

Los distritos escolares en Burbank, Irvine y Glendale han prohibido el uso del químico en sus propiedades. La EPA estatal comenzó el proceso de exigir una etiqueta de advertencia hace casi dos años, pero Monsanto presentó una demanda en oposición a la medida.

La firma, que pronto será absorbida por el gigante agroquímico Bayer, acusó a la Oficina Estatal de Evaluación de Riesgos de Salud Ambiental, una rama de la EPA del estado, de “manipular” la ciencia para justificar una etiqueta de advertencia. En marzo último, un juez de la Corte Superior del estado falló en contra de la compañía y liberó así el camino para la decisión de este lunes.

“La decisión de California convierte al estado en líder nacional en cuanto a la protección de las personas ante los pesticidas cancerígenos”, afirmó Nathan Donley, científico sénior del Center for Biological Diversity, uno de los grupos que impulsaron la prohibición al glifosato. “La EPA federal debe ahora dar un paso al frente y reconocer que la evaluación más transparente y científica del mundo ha vinculado el glifosato con el cáncer”.

Donley se refirió así a la International Agency for Research on Cancer, parte de la Organización Mundial de la Salud. Los críticos sostienen que la agencia se centró en el peligro planteado en cualquier dosis, en lugar de en los riesgos asociados con el tipo de exposición que se espera en granjas y jardines.

Un vocero de Monsanto informó que la empresa “continuará desafiando fuertemente” la decisión judicial.

 Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°